Secciones: Más Deportes

Ruso Kasparov llegará a Honduras el 25 de junio

TEGUCIGALPA.- El ex campeón mundial de ajedrez y calificado el mejor de todos los tiempos, Gary Kasparov, llegará al país el próximo viernes  25 de junio aprovechando una gira de apoyo a Anatoly Karpov para la presidencia de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE).

El ex campeón mundial de ajedrez, el ruso Gary Kasparov estará de visita en Honduras.

Se está concretando reunión el día sábado 26 con el Presidente Porfirio Lobo Sosa, el alcalde Ricardo Álvarez y autoridades del deporte incluyendo a la Federación Hondureña de Ajedrez.

Ads

De acuerdo a una entrevista publicada por www.confidencial.com.ni, el ajedrecista busca el apoyo para su ex contendiente en el tablero.

El ex campeón mundial, famoso por sus legendarias batallas en el tablero cuando destronó a Anatoly Karpov, y por sus duelos contra las computadoras fabricadas por IBM, ahora está librando una nueva contienda.

Ads

Su primer objetivo es lograr la elección de Karpov, su antiguo archirrival, en la presidencia de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE). Desde hace 15 años, la FIDE está controlada por Kirsan Ilyumzhinov, una especie de peón del Kremlin en el juego global del ajedrez, quien a la postre es también presidente de la pequeña república de Kalmykia, adscrita a la Federación Rusa.

Para una mente brillante como la de Kasparov, entrenada rigurosamente para visualizar el golpe final, adelantándose a las movidas de su adversario, democratizar la FIDE es un paso clave para avanzar hacia un objetivo mayor, poner en jaque el hombre fuerte del Kremlin, Vladimir Putin, y lograr la democratización de Rusia.

En 2005, Kasparov se retiró del ajedrez profesional para involucrarse en la lucha política en Rusia. Asegura que su propósito inmediato “no es ganar elecciones, sino tener elecciones”, en alusión a la falta de garantías democráticas prevalecientes en su país. Promotor de una variopinta coalición de partidos políticos y movimientos sociales, en 2007 fue encarcelado por cinco días durante una protesta contra el régimen, y las maniobras políticas del Kremlin le impidieron inscribir su candidatura presidencial.

El pasado fin de semana, Kasparov estuvo en Managua, cabildeando con la Federación Nicaragüense de Ajedrez y con las demás federaciones de Centroamérica, para lograr su respaldo para la elección de Karpov en la presidencia de la FIDE. “Nuestras tropas avanzan desde todos lados, desde Nueva Zelanda hasta Nicaragua”, dice con optimismo, y agrega: “Esta es una pelea global contra un producto corrupto de Rusia”.

La batalla por la democracia en Rusia
¿Por qué se retiró usted del ajedrez en 2005 para dedicarse a la política en Rusia?
Creo que conseguí todo lo que podía lograr, quizá más que eso, en el ajedrez. Estuve en la cima del ajedrez mundial por 20 años. Para mí jugar ajedrez no era sólo ganar o perder. Era hacer la diferencia. Creo que ahí hice toda la diferencia que podía hacer. También, ahora estoy ayudándole al ajedrez, no haciendo movidas en un tablero, sino promoviendo cambios en la estructura de la organización. Y en cuanto a Rusia, no es el mismo juego de ganar o perder. Como siempre se dice en Rusia, no estamos tratando de ganar elecciones. Estamos tratando de tener elecciones. Estamos luchando para que el país vuelva a ser una democracia normal. Para mí es un imperativo moral. A diferencia del ajedrez, no juzgo los resultados por hacer jugadas ganadoras, sino por mantenerme firme en mis principios.

¿Es más fácil competir en un campeonato mundial de ajedrez que promover la democracia en la Rusia de Putin?
¡Es más seguro! Mucho más seguro. A veces tengo sueños que reviven mis viejos temores de que me hagan jaque mate en una combinación rápida de movidas, cuando hablamos de planes para montar protestas y conectarnos con la gente en Rusia para promover la democracia.

¿Y cómo divide su tiempo hoy día entre lidiar con Putin en Rusia y promover la candidatura de Karpov en la FIDE?
Tengo que apartar mucho tiempo para apoyar a (Anatoly) Karpov, porque creo que es muy importante para el juego que tanto amo y en el que he invertido la mayor parte de mi vida. Pero también es una lucha contra el sistema, porque (Kirsam) Ilyumzhinov, el presidente de FIDE, no viene de otra galaxia. Es uno de los productos del Estado corrupto de Rusia. Sacarlo de FIDE y hacer de la FIDE una organización transparente gobernada por gente decente con orientación de negocios, creo que indirectamente puede ayudar a la salud de Rusia.

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies.