Connect with us

Más de Honduras

“Dios me salvó de la muerte”: Luis Guzmán

Tras superar el coronavirus el futbolista Luis Guzmán asegura que es una persona nueva y que Dios hizo el milagro al salvarlo de la mortal enfermedad.

El experimentado volante de 40 años estuvo casi una semana interno en el Hospital del Tórax, y relató en entrevista a HRN, toda su vivencia y padecimiento que tuvo mientras peleaba por su vida.

“Esto es como volver a nacer diría yo, nosotros los futbolistas profesionales no estamos protegidos para esto. Es algo que nadie se lo espera y a cualquiera le puede pasar. Es algo complicado uno como ser humano tiene sus sistemas de defensas, yo ya me había hecho dos pruebas de COVID y me salían negativas, fue al médico y me revisaron, me decían que era dengue, o amigdalitis, después me fui complicando y estuve con oxígeno en mi casa, y llegué a una fase que tuve que internarme, porque ya estaba mal”.

Guzmán, no escondió que mientras estuvo ingresado, pasaron muchas cosas por su cabeza, y que las mismas le han servido para fortalecer su espiritualidad y agradecimiento a Dios.

“Sentí muchas cosas, miedo, dolor, pero esto me ha ayudado a fortalecer mi espiritualidad, Dios me salvó de la muerte, él siempre ha tenido el control de mi vida y miré como la mano de él se movió de forma sobrenatural”.

“Le digo a la gente que nos sigamos cuidado, que cuidemos a la familia, que sigamos confinados, debemos de doblar rodillas, y por eso pido a la gente que crean en la enfermedad, es algo real y mortal.

El jugador agradeció a todo el personal de salud que lo atendieron y que trabajan arduamente para ayudar a los enfermos de este virus y a todos los que estuvieron pendientes de su salud y que le dejaron mensajes.

“Agradezco a las personas que están al frente de la batalla en esta pandemia, ellos están metiendo el pecho por las personas, trabajan con muchas carencias y aún así lo hacen de gran forma”.

“Estando interno no tuve comunicación con la familia, pero tampoco no estás con las condiciones humanas para estar hablando, cuando salí del hospital, mi esposa me mostró los muchos mensajes que recibí.

SEGURO

El jugador lamentó que los futbolistas no tengan un seguro para estas contingencias y que en estos momentos los directivos de la Liga Nacional solo estén pensando en reanudar el torneo y no en cómo están pasando los jugadores nacionales.

“Los futbolistas estamos desprotegidos, gracias a Dios me dio a mí, quizás hay futbolistas que están más desprotegidos que yo, aquí solo se habla de reanudar ligas, que no hay fútbol, pero nadie habla, quien está enfermo, quien está comiendo, al seguro o al directivo no le interesa el futbolista”.

“El fútbol puede volver, pero el problema es si te contagias, se tiene que volver a paralizar, porque no están las condiciones dadas. Antes de pensar en eso, deben de pensar en el ser humano, los directivos no piensan en las realidades”.

“El fútbol hondureño debe de mejorar desde sus raíces, aquí solo se piensa en reanudar, en aumentar equipos, en vender, pero no buscan solucionar el verdadero problema”.

“Me duele como tratan a los futbolistas en Honduras, nosotros tenemos gran parte de culpa por ese mal trato, somos profesionales para unas cosas y para otras no. A los futbolistas de los clubes grandes no les interesas los futbolistas de los clubes chicos, porque ellos si están al día, y no les importa los demás, esto se agrava cada día más, nunca hay una solución, tengo casi 21 años de estar en el fútbol profesional y seguimos lo mismo, nosotros lo hacemos porque somos rigiosos”.

REAL DE MINAS

Guzmán relató que ya finalizó su contrato con el Real de Minas, que la directiva todavía les adeuda varios días de salario y que durante estuvo enfermo el presidente del club, Gerardo Martínez, solo le dio mil lempiras a su hermano para los gastos de la ambulancia.

“De Real de Minas no he utilizado nada, una vez se comunicó el presidente del club con mi hermano, yo llegué al Tórax por un familiar que me consiguió internarme. Mil lempiras, le dio Gerardo Martínez a mi hermano para pagar la ambulancia, el club nada, por eso lo afirmo para que después no vayan a sacar pecho que ayudaron. Es una lástima uno se rompe el pecho por el equipo. Los únicos pendientes del club fueron mis compañeros, el técnico Raúl Cáceres, también ha estado muy pendiente y también me ayudó a levantarme de la cama con sus palabras.

“A nosotros nos deben 15 días de marzo y se debe el tiempo hasta que la liga dijo que se clausuraba el torneo. A pesar de eso me gustaría seguir en el equipo, quiero seguir jugando fútbol, si no se da mi continuidad me gustaría seguir en otro club, tengo fueras para hacerlo”, aseguró. (HN).

Comentarios

Recomendamos - Más de Honduras