De Rossi, última leyenda del Roma, se despide del club de su vida - Diario Deportivo Más
Connect with us

De Todo Un Poco

De Rossi, última leyenda del Roma, se despide del club de su vida

El italiano Daniele De Rossi dio su adiós al Roma, el club de su vida, en el que entró en 2000, con el que disputó 616 partidos y del que se va a los 35 años como última leyenda del conjunto romanista.

De Rossi, nacido en Ostia, localidad marítima en las afueras de Roma, el 24 de julio de 1983, disputó contra el Parma, en la última jornada de la Serie A, su último partido como romanista y se despidió en un Estadio Olímpico al que acudieron más de 60.000 aficionados.

Salió de titular, con el brazalete de capitán y con una camiseta personalizada para la ocasión, en un partido que el Roma ganó 2-1 y en el que el resultado fue intrascendente para la hinchada, conmovida por el adiós de una auténtica leyenda.

Su despedida se concretó en el minuto 82, cuando De Rossi fue sustituido por el turco Cengiz Under y fue abrazado por cada uno de sus compañeros, ante los cánticos de la curva sur del Olímpico.

No faltaron las polémicas en las últimas semanas, después de que De Rossi anunciara su despedida en una rueda de prensa en la que reconoció que se va porque el club, de propiedad estadounidense, decidió no renovar su contrato, que expira el 30 de junio.

La hinchada del Roma mostró su profundo malestar por la actitud de la sociedad y hasta organizó una concentración de protesta en el centro deportivo de Trigoria, donde se entrena el equipo, para pedir la renovación del contrato del jugador.

Una renovación que finalmente no se producirá y el futuro de De Rossi, que quiere seguir jugando, apunta al extranjero. Entre los clubes interesados en él están el Boca Júniors argentino y varios equipos estadounidenses.

“Romano y romanista”, son las cualidades que desde siempre convierten a determinados jugadores en unos ídolos inmortales de la afición del Roma. Las tuvo Giuseppe Giannini, campeón de Italia en 1984, las tuvo el eterno capitán Totti y las tiene De Rossi, el baluarte del centro del campo “giallorosso” de los últimos 18 años.

Líder anímico, centrocampista completo y reconocido por muchos de sus compañeros como un “entrenador en el campo”, De Rossi entró en el Roma con 16 años y debutó con el primer equipo en el curso 2001-2002, la temporada después del histórico título liguero ganado con Fabio Capello en el banquillo.

Su debut llegó el 30 de octubre de 2001, en un partido de la fase de grupos de la Liga de Campeones contra el Anderlecht y fue el primero de 616 encuentros con la camiseta del Roma, acompañados por 63 goles.

Entró de forma estable en el once titular del cuadro romanista a partir del curso 2003-2004 y, el año siguiente, firmó su primer gol en la Liga de Campeones. Lo hizo en el estadio Santiago Bernabéu contra el Real Madrid, en un partido que los madridistas remontaron y ganaron 4-2.

Pese a su juventud, De Rossi ya mostraba un carácter extraordinario y la afición le identificó desde sus primeros años como el “Capitán Futuro”, un apodo que tuvo durante más de trece años, antes de que Totti colgara las botas en 2017.

Debutó, y con gol, con la selección absoluta italiana en 2004 y se coronó en 2006, como titular, con el Mundial de Alemania, ganado contra Francia en Berlín.

De Rossi, titular en el equipo de Marcello Lippi en la final, tuvo que cumplir cuatro jornadas de sanción en ese Mundial, pero regresó para medirse a los franceses y también transformó un penalti en la tanda que le dio a Italia la cuarta Copa del Mundo de su historia.

Se convirtió en esos años en uno de los mejores centrocampistas del mundo y el Roma resistió a las presiones de grandes clubes europeos, como el Manchester United de Sir Alex Ferguson, que llegó a ofrecer cantidades cercanas a los 60 millones de euros para ficharle.

El título mundial es el gran triunfo de la carrera de De Rossi, que en el Roma solo ganó dos Copas Italia (2007, 2008) y una Supercopa italiana (2007). Pocos títulos que, sin embargo, no cambiaron el cariño que le tienen sus aficionados y el respeto de sus rivales.

Y es que, además de las muestras de apoyo de su hinchada, en los últimos días varias aficiones exhibieron pancartas a su favor. Hasta lo hicieron las de Juventus y Lazio, dos de los más acérrimos rivales del Roma.

Así, tras 18 años, 616 partidos, 63 goles y tres trofeos, De Rossi dio su “arrivederci” al Roma. Se cerró una etapa histórica para el jugador italiano, que sin embargo no descartó volver al club en un futuro como entrenador o directivo. EFE

Recomendamos - De Todo Un Poco