Connect with us

Fútbol Nacional

Gilberto Reyes, un amor heredado por el fútbol

Seguramente heredar nombre y gustos de su padre es una gran bendición para muchos y con el paso del tiempo se vuelve algo muy importante en su vida, situación que vive el actual médico del Real Club Deportivo España, Gilberto Reyes, quien desde niño amó el fútbol y al equipo aurinegro, ya que acompañaba a su padre del mismo nombre a verlo dirigir como árbitro los partidos de Liga Nacional y posteriormente a entrenar a equipos juveniles de La Lima.

Don Gilberto Reyes padre fue el primer árbitro internacional hondureño, quien tuvo una carrera ejemplar que culminó en 1979 en un clásico sampedrano junto a otros ilustres “nazarenos” como José León “Chulampín” Cedillos y Alfonso López “Tile Guzmán.

Siguiendo esa huella el joven Gilberto Reyes no abandonó de todo el fútbol, pero decide hacerse médico, pero no olvidando su vocación, por lo que al ser traumatólogo pone al servicio de su amado Real España sus conocimientos de medicina deportiva donde lleva tiempo disfrutando de su doble función, gracias al interés que mostró al llegar al fútbol junto a su inolvidable padre que viajó al cielo en 1998 previo al mundial de Francia.

¿Quién fue Gilberto Reyes padre?
Mi papá fue el primer árbitro escarapela FIFA en Honduras, un impulsor importante de esta rama, ya que estuvo durante 29 años dirigiendo partidos de fútbol en todas las categorías, iniciando en La Lima.

¿Por su nombre siempre lo identificaron con su padre, el ex árbitro?
Quizás la gente involucrada en el deporte, siempre me preguntaron y me hablaban muy bien de él, es algo que siempre me agrada que lo hagan, es un orgullo llevar su nombre.

Un merecido homenaje en vida a Gilberto Reyes padre, 29 años dedicados al arbitraje nacional.

¿Qué recuerdos tiene del trabajo arbitral de su padre?
Desde muy niño, de aproximadamente ocho años acompañaba a mi padre a todas las canchas donde dirigía, es un bonito recuerdo, porque desde allí me viene la pasión por el fútbol.

¿Le contó alguna vez de lo duro que era ser árbitro?
Realmente lo disfrutaba, no tuvo mayores complicaciones, me platicaba de algunas situaciones pero siempre decía que sabía manejar las situaciones aunque parecían complicadas. También se motivó después a orientar a las nuevas generaciones de árbitros, a quienes ayudó con sus sabios consejos.

¿Pero solo fue árbitro?
El disfrutó el fútbol a plenitud, tenía equipos juveniles de La Lima, incluso de Real España, por ello mi afinidad al equipo, porque yo andaba con él en esos tiempos.

¿Se retiró como los grandes?
En un clásico realizado en 1979 entre Real España y Marathon en el estadio Morazán junto a otros grandes y amigos suyos como José León “Chulampín” Cedillos y Alfonso “Tile” Guzmán.

¿Y a usted no le hubiese gustado seguir su carrera arbitral?
Él me preguntaba si me gustaba, pero miraba más bien que me inclinaba por ser jugador y la idea le agradaba pero yo le dije que quería estudiar ya que era mejor hacerlo para tener una profesión, pero si le gustaba la idea que fuera árbitro o jugador de fútbol.

¿Su padre jugó fútbol?
Realmente fue jugador del Sula de La Lima, pero en ese tiempo cunado tenía 24 años decide retirarse ya que llevaron figuras como Arturo “Picho Pacho” Rodríguez, Porfirio Betancourt, Matías “Pando” Galindo para ser campeón y lo relegaron a la banca, eso no le gustó y decide incursionar en el arbitraje en donde se convirtió en figura y luego en instructor de las nuevas generaciones.

¿Además de árbitro y entrenador que otra actividad tuvo su padre?
Fue diputado al Congreso Deportivo de la Federación Deportiva Extraescolar de Honduras donde representó a las ligas juveniles, siempre estuvo motivado a apoyar al deporte.

¿Y su cariño al Real España también fue herencia de su padre?
Realmente sí porque cuando tenía los equipos juveniles eran reservas del club, en ese tiempo los uniformes se los daba el Real España, de hecho yo jugué allí, mi último uniforme o tuve a los 13 años, de allí mi cariño al club, al que sirvo como médico desde hace 15 años.

En un clásico sampedrano se despidió el limeño Gilberto Reyes padre junto a “Chulampín” Cedillos y el “Tile” Guzmán. En la gráfica aparece el gran capitán de Real España, Jaime Villegas.

¿Apoyo totalmente su padre su carrera profesional?
Sin duda alguna, porque incluso mi carrera general tuve que hacerla en Tegucigalpa hasta que culminé mi sueño, es algo que nunca olvidaré.

¿Qué tal le ha ido en Real España?
Llevo casi 15 años, fui a México a especializarme en traumatología y ortopedia y una sub especialización de atroscopía y cirugía percutánea de pie. Yo siempre le dije a mi padre que iba ayudar al Real España en esa labor y lo hemos conseguido ya que la meta es ayudar en este tema al club y en general al país en medicina deportiva en el país.

¿Es empleado de la institución?
Inicialmente era un colaborador pero el club requirió de mi servicio a tiempo completo y trato cumplir a cabalidad con las necesidades de los jugadores.

¿Cuáles han sido las lesiones más severas que ha atendido en el club?
En una temporada tuvimos una mal racha de tres fracturas de clavícula y luxaciones de hombros, algo no muy común. A todos los operamos y volvieron a jugar. Quizás lesiones musculares y rotura de ligamentos cruzados son las más comunes, pero todos han vuelto a jugar.

Por: Geovanni Gómez
@pdeportiva5

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional

s