Connect with us

De Todo Un Poco

La amenazan de muerte tras ganar medalla en los Juegos Olímpicos

El pasado 13 de febrero debería haber sido uno de los días más felices de la vida de Kim Boutin. Esta deportista canadiense de 23 años compite en patinaje de velocidad sobre hielo y ha logrado el que, por ahora, es el hito más importante de su carrera: la medalla de bronce en la prueba de 500 metros e pista corta en los Juegos Olímpicos de Invierno que se están disputando en PyeongChang, en Corea del Sur.

Sin embargo, lo que tendría que ser un motivo de celebración se ha convertido en un sufrimiento después de que le llegaran a su Instagram más de 10.000 mensajes ofensivos e insultantes, alguno de ellos con graves amenazas de muerte. Hasta tal punto ha llegado el acoso que Kim se ha visto obligada a hacer privada su cuenta y el propio Comité Olímpico Internacional ha tenido que salir a pedir que cesen los ataques.

En el origen de la situación está la forma en que consiguió su tercer puesto. Boutin en realidad terminó en el cuarto lugar, pero fue ascendida tras la descalificación de la surcoreana Choi Min-jeong, que había acabado segunda pero en la grabación de la televisión se comprobó que había obstaculizado la trayectoria de otras patinadoras. El problema es que, a juicio de los aficionados surcoreanos, en el mismo vídeo se ve a Boutin empujando a Choi, acción por la que no recibió sanción alguna.

Esta aparente injusticia ha encolerizado a los muy fanáticos espectadores de Corea del Sur, quienes ya en ocasiones habían protagonizado episodios similares de ciberacoso. En 2014, en los Juegos de Sochi (Rusia), la británica Elise Christie fue víctima de otra campaña de insultos y amenazas porque la consideraban responsable de la caída de otra patinadora surcoreana en una de las carreras. Tan grave fue el ataque que Christie necesitó atención psicológica durante meses. En PyeongChang llegó a participar en la final, pero una caída en la última vuelta la dejó sin opciones.

El portavoz del Comité Organizador ha pedido a los aficionados de Corea del Sur que se calmen apelando “al espíritu olímpico y a la deportividad”. Está por verse si el llamamiento tiene el efecto deseado y Boutin puede salir de esta situación tan desagradable. De momento, lo que permanece es el resultado, con el bronce para la canadiense, la plata para Yara van Kerkhof (Países Bajos) y el oro en poder de la italiana Arianna Fontana. (Yahoo/deportes).

Deja tu comentario

Recomendamos - De Todo Un Poco