Connect with us

De Todo Un Poco

Vendedor ambulante y hostigado por nazis: La historia de la nueva estrella de la NBA

Esta historia de superación constante inició en Lagos, Nigeria, con Charles y Verónica, los padres de este fenómeno llamado Giannis Antetokounmpo. La situación de la familia no era la mejor y en 1991 decidieron marcharse a Grecia en búsqueda de un futuro mejor.

Antes de convertirse en The Greek Freak, Giannis Antetokounmpo, vivió una vida llena de privaciones y preocupaciones. “Pasábamos mucho tiempo juntos, pero también fue duro. No sabíamos si íbamos a tener dinero para comer ese día o si me iba a levantar y no ver a mis padres porque los habían deportado”, expresó hace un tiempo la máxima estrella de los Milwaukee Bucks.

Giannis tuvo que quemar etapas de su infancia y ayudar a sus padres, quienes ingresaron de manera ilegal a Europa. Trabajó como vendedor ambulante por las calles de Sepolia, a sólo un par de kilómetros de Atenas, hasta 2012.

“Vendíamos un juguete, un reloj o lo que fuera y ganábamos 10 euros. Eso era bueno, porque significaba que íbamos a comer ese día”, llegó a explicar Thanasis, uno de sus hermanos, a Yahoo.

Su desembarco en el básquet se produjo en 2007, de manera fortuita, casi de casualidad. Spiros Velliniatis, scout del Filathlitikos, de la Segunda División de Grecia, vio a un joven que le llamó la atención e intentó rastrearlo para ficharlo. Se trataba de Thanasis…

En esa búsqueda se topó con Giannis, a quien vio jugar junto a sus hermanos Kostas y Alex. “Dios, cómo es posible que nadie se haya dado cuenta de las condiciones físicas y el talento de este chico”, exclamó el caza talentos en VICE Sports.

Aunque Giannis, que por ese entonces tenía solamente 13 años, prefería realizar una carrera como futbolista (como su papá), terminó aceptando el desafío bajo la promesa de que le conseguirían un empleo a sus padres.

Pese a no pisar la primera división griega ni defender la camiseta de su selección (no podía por falta de papeles), sus enormes actuaciones llamaron la atención de equipos de Europa (llegó a posar con la remera del CAI Zaragoza) e incluso distintas franquicias de la NBA, por lo que decidió ponerse como “elegible” en el Draft de 2013.

Toda esta “presión” mediática ayudó al joven a obtener la documentación pertinente para poder salir del país, lo que le valió ser atacado por Nikos Michaloliakos, uno de los líderes del movimiento neonazi Amanecer Dorado. “Si le das a un chimpancé en el zoológico un plátano y una bandera, ¿es griego?”, fue la polémica frase que esbozó el político para expresarse en contra del deportista.

Su sueño americano inició el 27 de junio de 2013, en Brooklyn, Nueva York. Esa noche fue elegido en el puesto 15 por los Milwaukee Bucks. Para triunfar en la NBA, Antetokounmpo, al igual que en su infancia, trabajó a destajo la parte físico.

Su progreso en la élite de este deporte es impresionante. Arribó siendo un joven con talento y condiciones, pero sin pulir. Lo que se llama vulgarmente un diamante en bruto.

La pasada temporada fue una especie de “explosión”, donde terminó de ganarse un lugar y acaparar la atención de toda la liga al figurar en el segundo mejor quinteto, titular en el equipo del All Star de la Conferencia Este y ser nombrado el jugador más mejorado (también firmó por cuatro años a cambio de 100 millones de dólares). “Tiene las condiciones necesarias para ser un MVP, Jason Kidd está haciendo una gran tarea, pero él está esforzándose en entender la dinámica de juego y mejorar cada día”, analizó LeBron James, una de las máximas estrellas de la competencia.

Este joven de 23 años, con brazos largos y zancadas interminables, pese a tener aún como principal déficit la falta de un tiro confiable de 3 puntos, es una máquina de generar highlights. No hay partido en el que no deje una volcada digna de recordar o una penetración capaz de mostrar como conos a sus rivales.

Pese a su juventud y no estar en uno de las franquicias más fuertes a nivel deportivo, Giannis Antetokounmpo, día a día, partido a partido, da nuevos argumentos para luchar (algo que conoce desde niño) seriamente por el MVP de la temporada.

 

Deja tu comentario

Recomendamos - De Todo Un Poco