Connect with us

Más Deportes

El Papi se despide

Por Jacobo Goldstein

Esta semana dedicó esta columna a un gran atleta, David (El Papi) Ortiz, que anunció que se retira de las grandes ligas del béisbol profesional norteamericano. El anuncio lo hizo Ortiz el pasado 18 de noviembre, el día en que arribó a los 40 años de edad, fecha que escogió el toletero dominicano para informar que colgará el guante y el bate el año que viene.

Boston ha tenido otros grandes beisbolistas que jugaron allí a través de los años, Babe Ruth fue un gran lanzador con los Medias Rojas de Boston antes de convertirse en tremendo jonronero cuando Boston se lo vendió a los Yankees de Nueva York.

Ted Williams ha sido el bateador más famoso que ha tenido Boston. Otro gran bateador fue Carl Yastrzwmki y los lanzadores Ernie Shore, Waren Spahn, Roger Clemens y Pedro Martínez que brillaron en el montículo. Pero El Papi Ortiz hizo historia jugando en Boston y su ausencia se hará sentir pese a que todos sabemos que en deportes los años no perdonan.

Aunque cumplió los 40, Ortiz conectó 37 jonrones e impulsó 108 carreras en la temporada del 2015. A la fecha él ha sido el mejor bateador designado en la historia del béisbol, habiendo conectado 503 batazos de cuatro esquinas e impulsado 1,641 carreras durante su paso por las ligas mayores. Y tiene el récord de jonrones para los Medias Rojas, con 54 conectados en el 2005. En nueve temporadas fue nombrado al Juego de las Estrellas y tiene en su carrera haber liderado a Boston cuando ganó tres campeonatos mundiales, los del 2004, 2007 y 2013. Al haber ganado la Serie Mundial del 2004, Boston se alzó con su primera Serie Mundial desde 1918.

Así que Papi se nos va, pero Boston no olvidará cómo Ortiz le levantó la moral a esa ciudad en el 2013 cuando dos terroristas perpetraron sus ataques cuando se corría la Maratón de Boston, fue el Papi el que le levantó la moral a la ciudad y sus habitantes, bajo el grito de “Boston Puede” y fue el Papi el que ese trágico año le regresó la fe a los bostonianos al haber conquistado la Serie Mundial. Es por ello que Papi es un ícono en Boston y el próximo año los bostonianos lo despedirán con todos los honores que merece el jugador y el ciudadano que tanta honra le trajo a esa histórica ciudad.

Deja tu comentario

Recomendamos - Más Deportes