Connect with us

Más de Honduras

“Muñeco” Gonzales: Dejé Honduras porque nunca iba a ganar lo que me pagan aquí

Por: Rudy Urbina
@chavelachaparro

Dicen que no existe un hondureño que no tenga un familiar o amigo en España o Estados Unidos, por lo que quienes lean esta entrevista seguramente se identificarán con Miguel “Muñeco” Gonzales, el boxeador que abandonó el país para probar suerte en la “Madre Patria”.

Y como nadie es profeta en su tierra, “Muñeco” se va a abriendo paso en el boxeo español de a poco y a puño limpio, porque está seguro que triunfará porque desde pequeño le ha tocado nadar contra la corriente.

Radicado en Barcelona desde hace varias semanas, Gonzales tuvo la gentileza de dialogar con diario MÁS para contar (con su particular estilo) lo que vive lejos de su país y sus afectos, por quienes se atrevió a cruzar el “charco” para emprender esta nueva aventura, al igual que lo han hecho muchos compatriotas porque les han cerrado las puertas en su propio país.

¿Dónde está viviendo?
En una localidad muy bonita de Barcelona, llamada Terrazas.

 

A su arribo a Barcelona, España, “Muñeco” Gonzales llegó dispuesto a “noquear” la adversidad.

A su arribo a Barcelona, España, “Muñeco” Gonzales llegó dispuesto a “noquear” la adversidad.

¿Por qué se fue de Honduras?
Porque en mi país no tenía oportunidad de sacar adelante a mi familia. Tenía muchas deudas que se iban incrementando y había que hacer algo para forjar un mejor futuro para mi familia, sobre todo por mis dos hijas.

La posibilidad de viajar a España, ¿quién se la consiguió?
Le agradezco a Jorge “Chele” Munguía porque él me hizo el contacto. Antes hubo una oferta en Italia, pero el empresario cada vez le daba más largas al asunto. Al surgir esto no lo pensé dos veces. Si Dios quiere ya pronto el “Chele” se vendrá para acá y juntos triunfaremos. Es mi mejor amigo en el boxeo y estoy muy agradecido con él.

¿Con quiénes vive y bajo qué condiciones?
Vivo en un apartamento con cinco boxeadores nicaragüenses que vinieron a lo mismo que yo. Nos llevamos como hermanos y afortunadamente a todos nos está yendo bien, porque acá se pelea todas las semanas.

Su mirada dice mucho, él está dispuesto a triunfar en Europa.

Su mirada dice mucho, él está dispuesto a triunfar en Europa.

El dinero del viaje a España, ¿cómo lo obtuvo?
Un empresario de aquí me pagó el pasaje, todavía estoy pagándole ese dinero. El 10 de noviembre peleé y ya le aboné la mitad de los 1500 euros que me pagaron, es decir 750; el resto me quedó a mí.

Y en esa pelea que menciona, ¿cómo le fue?
Perdí por decisión, pero llegué de Honduras a España un día antes de la pelea y aún tenía el cansancio del viaje y el horario cambiado; aún así lo hice bien y generé buenas críticas.

¿Qué opinión le dieron sobre su pelea?
Les gustó cómo lo hice a pesar de las situaciones adversas que ya mencioné. El español se me corrió durante toda la pelea, yo le decía que se parara a pelear, pero nunca quiso hacerlo. Si se para a pelear de verdad estoy seguro que lo hubiera noqueado.

Basado en esa pelea y en lo que ha visto, ¿cree que puede triunfar en España?
Claro que tengo posibilidades, porque peleo con el corazón y para botarme hay que darme con una almágana. Me vine bien preparado por los profesores Geovanny Hernández y René Gonzales y aquí estoy continuando con mi entrenamiento. El nivel acá es bueno, pero los hondureños podemos darle pelea si están bien entrenados como yo.

¿Qué le está faltando al boxeo hondureño para terminar de desarrollarse?
Nos falta apoyo. La gente que maneja el boxeo en Honduras es solo ofrecimientos y de eso no se vive. Por una pelea en San Pedro Sula me dieron 6 mil lempiras; por la siguiente 5 mil y por la tercera 7 mil, así no podía sostener a mi familia. El gobierno y la empresa privada deben dar más apoyo.

¿Cuánto tiempo planea estar en España?
Entre cuatro y cinco años. Porque quiero ahorrar lo más que pueda para regresar a Honduras. Mi idea es poner un negocio en mi pueblo, Nueva Armenia, relacionado con el turismo, pero eso me vine acá para lograr mi sueño.

Para darle una mejor vida a sus hijas, Marilys y Sulema Gonzales, decidió viajar a España.

Para darle una mejor vida a sus hijas, Marilys y Sulema Gonzales, decidió viajar a España.

¿Para cuándo está pactada su próxima pelea?
Este sábado peleo en Alemania, en categoría de 60 kilos. Aún no sé quién es mi rival, pero me servirá para seguir ampliando mi currículum en Europa.

¿Aspira todavía a pelear por un título?
Me dijeron que si sigo peleando así el 19 de diciembre voy a tener un combate por un título, pero eso todavía está por confirmarse. Por mi parte yo estoy listo para lo que se venga, porque estoy decidido a triunfar deportiva y económicamente.

¡Imagínese que el español que me venció por decisión va a pelear pronto por un cinturón!

De Honduras, ¿qué es lo que más extraña?
A mis hijas, no saben cuánto. Lo bueno es que hablo todos los días con ellas, mi esposa y mi madre. Algunas otras cosas, pero sobre todo la familia.

La calidad del boxeador hondureño cruzó la frontera y hasta los mexicanos saben de su poderío.

La calidad del boxeador hondureño cruzó la frontera y hasta los mexicanos saben de su poderío.

¿Y la comida?
Yo no tengo problemas con la comida, soy “standard”, me adapto a lo que haya, como lo que tenga que comer; las piedras no porque son muy duras, sino también las masticaba. Acá como mucha fruta, verdura, pollo y atún, comida de deportista.

¿Será complicada esta primera Navidad lejos de los seres queridos?
No va a ser complicado, el hecho de hablar constantemente con ellas me da fuerzas para mentalizarme. Yo tengo claro a lo que vine y me voy a apegar a mi plan.

En su estadía en España, ¿ha sido víctima de discriminación?
No, para nada. Será por mi forma de ser, pero yo caigo bien adonde sea que vaya. Me llevo con todos y se acercan a platicar conmigo. Por suerte no he tenido ese problema.

 ¿Qué errores ha cometido en su carrera que no volvería a incurrir?
No me arrepiento de nada, haría exactamente lo mismo que he hecho hasta hora y volvería a abrazar este hermoso deporte de la misma forma en que lo hice desde el inicio. Aunque haya pasado sufrimiento las decisiones que he tomado me han llevado a ser la persona que soy ahora.

Demostrándole a su entrenador en Honduras, Geovanni Hernández, “Muñeco” Gonzales diariamente hace 20 pechadas.

Demostrándole a su entrenador en Honduras, Geovanni Hernández, “Muñeco” Gonzales diariamente hace 20 pechadas.

Con Josec “Escorpión” Ruiz, ¿todo bien?
Todo bien, yo me llevo bien con todo el mundo. Lo que pasó fue una rivalidad dentro del ring, ya afuera es otra cosa. Lo hicimos por generar un ambiente de morbo, para ponerle ambiente y que la gente asistiera en buen número a la segunda pelea que tuvimos.

¿Podría ganar en Honduras lo que está ganando allá con el boxeo?
¡Jamás! Acá valoran al boxeador y le pagan lo que vale. En Honduras la gente que maneja el boxeo solo piensa en su bolsillo y por eso me vine porque no estaba en nada. Allá no hubiera podido ganar lo que gano acá.

¿Ya conoció el estadio Camp Nou del FC Barcelona?
No me gusta mucho el fútbol, pero quizá lo vaya a conocer más adelante por turismo. Por lo pronto yo estoy mentalizado que acá no vine a turistear sino a triunfar en todo sentido, no dejo que nada me distraiga de mi objetivo.

Por último, ¿qué mensaje desea enviar a Honduras?
Les mando un saludo y les recuerdo que su boxeador favorito, Miguel “Muñeco” Gonzales, no se ha retirado, solo cambió de continente, y que seguiré muriéndome en el ring por representar a mi país. Un saludo a Frank y a toda la gente de las glorietas que siempre me “alivianaba”, ellos saben quiénes son.

También enviarle todo mi amor a mis hijas: Marilys (4 años) y Sulema (2); asimismo a mi esposa: Mayra Vanessa Suazo y mi madre: María Gladis Mena. No se les olvide que estoy acá partiéndome el alma por ustedes. ¡Las amo!

Deja tu comentario

Recomendamos - Más de Honduras