Connect with us

De Todo Un Poco

FOTOGALERÍA: Los peores fichajes en la historia del Barcelona

El FC Barcelona ha sido el mejor equipo del mundo en la última década; sin embargo, durante ese periodo y un tiempo atrás también se ha equivocado en algunos fichajes que llegaron como proyecto de estrellas y debieron marcharse por la puerta de atrás.

Y son tantos que hasta podrían hacerse dos equipos. Aquí algunos de los casos más sonados.

EQUIPO 1:

PORTERO:

Rüştü Reçber: Tras destacar en el Mundial de 2002 con Turquía (quedó 3o), en 2003 fichó por el Barça. Llegaba como uno de los mejores porteros del mundo, pero un joven Víctor Valdés le comió la tostada y quedó relegado al banquillo culé, de donde se fue al finalizar la temporada.

DEFENSA:

Winston Bogarde: Llegó a ganar la Champions League con el Ajax, lo que le hizo llegar al Milan. En Italia jugó solo 3 partidos, pero aun así Van Gaal confió en su compatriota. Cuando en el año 2000 se fue Van Gaal, tuvo que hacer las maletas rumbo al Chelsea, donde todavía le fue peor.

Philippe Christanval: Su apodo, ‘Christanmal’, habla por sí mismo. El Barça pagó al Mónaco más de 7 millones de euros, pero nunca encajó en el equipo y sus problemas de lesiones todavía agravaron más la situación. Finalmente pasó por la Premier y se retiró con 30 años para dedicarse a la joyería.

Francesco Coco: El italiano llegó procedente del Milan como cedido el año 2001, y a final de temporada el Barça rechazó incorporarle definitivamente. No logró continuidad y su fichaje sirvió más para hacer el juego de palabras entre Cocu y Coco que para otras cosas.

CENTROCAMPISTAS:

Fábio Rochemback: Llegó de Brasil en 2001 como una gran perla de apenas 20 años, pero no tuvo nada de continuidad. Eso sí, era muy regular; cada vez que entraba al campo veía la tarjeta amarilla en menos de 5 minutos.

Alexander Hleb: De él se decía que “si se jugara al fútbol sin porterías, sería el mejor del mundo”. Pero claro, al fútbol se juega con porterías. El bielorruso ponía de los nervios al Camp Nou con sus conducciones hasta que le quitaban el balón, y tras ganar el triplete en 2009 se fue.

Emmanuel Amunike: Se salió con Nigeria en la Copa África 1994 y los JJOO 1996, pero en 3 temporadas en el Barça jugó 19 partidos y su paso se recuerda sólo por el “Luis Enrique, tu padre es Amunike”.

Robert Prosinecki: Habilidoso mediapunta, no cuajó en el Real Madrid a causa de lesiones y salidas nocturnas. Después pasó una temporada por el Oviedo, donde recuperó sensaciones, pero al fichar por el Barça las volvió a perder.

DELANTERA:

Jari Litmanen: Es considerado el mejor jugador de la historia de Finlandia, pero claro, el listón no está muy alto. Tuvo un gran rendimiento en el Ajax, pero en el Barça jugó 21 partidos y marcó 3 goles en un año y medio.

Alfonso Pérez: Salió de las categorías inferiores del Real Madrid. Después pasó por el Betis con bastante éxito y el Barça apostó fuerte por él, pagando unos 20 millones de euros. Sin embargo, sólo marcó 2 goles en 21 partidos y el Barça lo cedió al Olympique de Marsella, donde tampoco tirunfó. Finalmente tuvo que volver al Betis.

Santi Ezquerro: El extremo llegó procedente del Athletic Club. Su papel tenía que ser el de ser un recambio de garantías para el tridente formado por Eto’o, Ronaldinho y Giuly, pero un tal Leo Messi le pasó por encima y acabó jugando 24 partidos en 3 temporadas.

 

EQUIPO 2:

PORTERO:

Richard Dutruel: Sus actuaciones le llevaron a ser internacional con Francia y a fichar por el Barça, pero no respondió a las expectativas. Empezó como titular, pero se lesionó y Reina le quitó el puesto. A la siguiente temporada, se fichó a Bonano y quedó como tercer portero.

DEFENSA:

Dmitro Chigrinskiy: Pep se encaprichó de él y la directiva se lo trajo por 25 millones procedente del Shakhtar. Entre lesiones y actuaciones lamentables, el ucraniano jugó sólo 12 partidos. Antes de que perdiera más valor, el Barça lo devolvió al Shakhtar por 15 millones, lo que hizo cabrear a Guardiola con Rosell.

Frédéric Déhu: El francés destacó en el Lens, lo que le llevó a fichar por el FC Barcelona en 1999. Pasó sin pena ni gloria por el club catalán, donde jugó sólo 11 partidos antes de volver a su país natal.

Samuel Okunowo: El lateral nigeriano vino al Barça directamente desde su país. Jugaba en el Shooting Stars Fútbol Club, y los ojeadores del Barça le vieron potencial. Entonces, tras una temporada en el filial, Van Gaal le dio la oportunidad. Después de 14 partidos lo cedió al Benfica y posteriormente al Badajoz, y ya no volvió a jugar como blaugrana.

CENTROCAMPISTAS:

Emmanuel Petit: Tras ganar el Mundial y la Eurocopa con Francia, el Barça pagó 2.600 millones de las antiguas por el centrocampista. Y fue otro de los grandes fracasos procedentes del Arsenal. El francés no cuajó y sólo duró una temporada como blaugrana.

Geovanni Deiberson: Costó unos 21 millones de euros. El Barça pagó esta millonada por el mediapunta/extremo del Cruzeiro brasileño, pero nunca los justificó. Sólo aguantó dos temporadas, después fue cedido al Benfica.

Romerito: El centrocampista de Paraguay destacó en el Fluminense, lo que hizo que en 1989 Cruyff se fijara en él para ficharle por el equipo que acabaría siendo el ‘Dream Team’, pero sólo duró unos meses en el club.

Ricardo Quaresma: El portugués estaba llamado a ser ‘el nuevo Figo’, pero no. El Barça pagó 6 millones por él el año 2003, pero no tuvo continuidad. Además, se lesionó y se perdió la Eurocopa 2004, y anunció que si seguía Frank Rijkaard se iría del Barça. Ahora juega en el Besiktas.

DELANTERA:

Dani García Lara: Salió de la cantera del Real Madrid, y se buscó la vida en el Mallorca. Tras una buena temporada en la isla, el Barça pagó 15 millones por el delantero. No empezó mal, pero las tres siguientes temporadas pasó casi inadvertido.

Christophe Dugarry: Creció en el Girondins, pasó por el Milan y casi no pisó Barcelona. El francés sólo jugó 7 partidos en medio año, y se volvió a su país.

Maxi López: ‘La Gallina’ llegó como promesa del fútbol argentino por unos 7 millones de euros. Fue el típico fichaje en mercado de invierno que no llega a triunfar nunca. En él se buscaba un delantero distinto (le llamaban ‘El Tanque’ también). Eso sí, tuvo su día de gloria ante el Chelsea. Entró con el Barça perdiendo 0-1 y remontó con un gol y una asistencia, que en realidad era un tiro malísimo que remató Eto’o.

 

Deja tu comentario

Recomendamos - De Todo Un Poco