Connect with us

Tenis

Notable remontada de Sharapova

La Rod Laver Arena, central del Abierto de Australia, fue testigo del escalofrío de la rusa Maria Sharapova, que salvó dos bolas de partido ante su compatriota Alexandra Panova, en la jornada más calurosa hasta el momento (32 grados) y de las dudas del suizo Roger Federer, con problemas en uno de sus dedos de la mano derecha, testado por el italiano Simone Bolelli.

Como le sucedió el martes al español Feliciano López, que salvó tres bolas de partido, Sharapova, segunda favorita, tuvo que vencer el escalofrío de la derrota en dos ocasiones ante Panova, 150 del mundo, de la fase previa, antes de avanzar a los dieciseisavos de final, por 6-1, 4-6 y 7-5

Con 51 errores no forzados en su cuenta, Maria tuvo que templar los nervios en esos momentos, calmar sus latidos cuando Panova se dispuso a servir para ganar el encuentro y encontrar las líneas para abortar la que hubiera significado la mayor sorpresa del torneo.

“Estuve a un punto dos veces de salir del torneo. Ella jugó todo el partido con mucha inspiración”, dijo la ganadora de cinco grandes sobre su rival, de 25 años, que no ha ganado todavía ni un solo partido en un cuadro de esta categoría.

Panova disfrutó de la ocasión de su vida con 5-1 en el tercer set, y una vez desperdiciada, se hundió en la desesperación mientras Sharapova ganaba seis de los últimos siete juegos, y se apuntaba la victoria en dos horas y 32 minutos, con 32 grados al sol.

“Con dos roturas en el tercer set, en lo único que pensaba es en mantener los intercambios”, dijo Maria, que admitió que luego su experiencia le abrió el camino hacia el triunfo.

“Gracias a la experiencia subes de nivel mental y físicamente”, dijo Maria, que el pasado año sufrió un despiste con mayores consecuencias cuando fue eliminada en los octavos de final por la eslovaca Dominika Cibulkova.

“Solo tenía que ganar otro punto, pero ella comenzó a golpear segura con ganadores”, dijo Panova. “¿Qué podía hacer, jugar mejor o mantenerme con calma?”, se preguntó Panova. “Ella es una gran luchadora y una gran campeona, para ganarla necesitas algo extra”, añadió.

Federer sufrió el primer susto del torneo ante el italiano Simone Bolelli, pero cedido el primer set desarboló luego a su rival por 3-6, 6-3, 6-2 y 6-2.

Durante los 33 minutos del primer set, Federer no encontró manera de frenar la regularidad del italiano de 29 años, y fue hasta el octavo juego del segundo parcial, cuando el ganador de 17 torneos del Grand Slam, no dio el golpe de efecto necesario para cambiar el destino del partido.

Rompió entonces Federer por primera vez y fue en ese momento cuando el suizo gritó su célebre “vamos” en tres idiomas diferentes. De todas formas, las cámara de los fotógrafos se pusieron al rojo vivo cuando el suizo solicitó atención médica para tratarse un dedo de la mano derecha durante ese segundo parcial. EFE.

Deja tu comentario

Recomendamos - Tenis