Connect with us

Mundial Rusia 2018

La Profecía de Bora

De la mano de Bryan Ruiz, Keylor Navas, Joel Campbell, Jorge Luis Pinto y compañía, Costa Rica superó la hazaña de la selección de Hernán Medford, Luis Gabelo Conejo, Ronald González y el técnico Bora Milutinovic, protagonistas en 1990 de la primera selección “tica” que llega a la segunda ronda de una Copa del Mundo.

CRICA2El equipo de Pinto pasó a la historia como el primer conjunto centroamericano que avanza a los cuartos de final de un Mundial en una dramática definición por penales ante Grecia. Se confirmó así como la gran revelación del torneo, en el que había ganado un grupo que incluía tres campeones mundiales, con triunfos sobre Italia y Uruguay y, ya clasificada, un empate de trámite ante Inglaterra que les garantizó el primer lugar de la zona.

“Llevamos años oyendo hablar del equipo del 90. Muchos jóvenes no vivieron eso, pero ahora estamos creando nuevas memorias para ellos”, declaró el volante Celso Borges. “Hemos igualado la historia y ahora queremos ser inmortales, seguir derribando mitos”.

Lo son. No sólo por haber llegado tan lejos sino por la forma en que lo hicieron. Llegaron al Mundial como los convidados de piedra y ganaron el grupo más fuerte. Y sus jugadores dejan el alma en la cancha.

LA PROFECÍA SE CUMPLIÓ…

GRAFICO-CRLos paralelos con el equipo de 1990 son notables. Tienen un técnico extranjero, el colombiano Pinto, que inculcó una enorme disciplina táctica a un equipo sin grandes nombres, con un arquero como Navas que transmite seguridad, al igual que lo hacía Conejo, y un Campbell en la delantera que atormenta defensas con su velocidad, como sucedía con Medford. Además, lo que le da un sello distintivo a esta selección es la presencia de Ruiz, el elegante jugador del PSV de Holanda que es el capitán y conductor del equipo. Además anotó el gol del triunfo 1-0 sobre Italia, un conjunto con cuatro títulos mundiales, que selló la clasificación.

Ante Grecia enfrentaron a un rival con oficio, con jugadores que llevan mucho tiempo juntos y que se codean con los grandes de Europa desde que ganaron la Eurocopa de 2004. Dio la sensación de que Costa Rica se desmoronaría en el calor de Recife cuando los griegos empataron en tiempo de reposición y forzaron un alargue.

Los “ticos”, sin embargo, no arrugaron. Se defendieron como leones y forzaron la definición por penales. “No sé si no nos hemos dado cuenta de lo que hemos logrado, porque después de esos cinco minutos de celebración en el camerino, ya todo el mundo se calma, ya viene la reflexión y pensamos en el partido que sigue”, aseguró Borges, hijo de Alexandre Guimaraes, uno de los protagonistas del episodio en Italia 1990.

El joven Joel Campbell, referente de su equipo en ataque, dice estar consciente de la nueva historia que se está escribiendo en Brasil para el fútbol costarricense, y le parece “un sueño” ser parte de esto.

“Estamos muy contentos, es una sensación muy linda porque hemos cumplido un sueño y seguimos haciendo historia. Sabemos que el grupo está para más y quiere hacer mucho más ahora en cuartos de final”, comentó Campbell. “Esto es difícil de explicar, sé que en Costa Rica la gente debe estar tirada en la calle, celebrando, en un gran fiesta. Nosotros tratamos de que Costa Rica esté orgullosa y creo que lo hemos logrado”, dijo el volante Christian Bolaños.

Se cumplió así la profecía de Bora, quien luego del sorteo dijo que “los jugadores de Costa Rica recordarán lo que pasó en el 90 y sabrán que se le puede ganar” a los grandes.

Veinticuatro años estuvo Costa Rica anhelando lo hecho en Italia 1990. El tiempo de ese recuerdo terminó. En Brasil los seleccionados “ticos” escriben un nuevo presente para volver a soñar despiertos.

Deja tu comentario

Recomendamos - Mundial Rusia 2018