Connect with us

La Bicolor

Los secretos de “Chelato” en España 1982

Por: Geovanni Gómez
@geovannygo

José de la Paz Herrera Uclés, “Chelato”, es una leyenda viviente del fútbol hondureño, ingresó a la historia al llevarnos por primera vez a un mundial adulto en España 1982, y no solo eso, hizo un gran papel en un grupo complicado con rivales europeos, empezando por el local y continuando con Irlanda del Norte y la antigua Yugoslavia.

“Chelato Uclés”, una vida dedicada al fútbol hondureño.

“Chelato Uclés”, una vida dedicada al fútbol hondureño.

A pesar de que se han repasado muchos hechos que sucedieron antes y durante el Mundial de España 1982, el exmundialista en un diálogo muy interesante nos ha confiado detalles pocos conocidos, como la escogencia de los 22 mundialistas, las causas del porqué este grupo de exfutbolistas ha sido distinto a todos los que le han seguido, y por supuesto algunos trucos utilizados para despistar a los rivales, quienes buscaron información de Honduras, pero no consiguieron la correcta.

A pesar del paso del tiempo, casi han transcurrido 32 años del debut en un mundial, el exmundialista se siente orgulloso de lo realizado, y tal como lo dijo en otra entrevista para Más, ese grupo selecto de futbolistas abrieron la brecha para que Honduras fuera conocida y respetada en el fútbol mundial.

Producto de lo anterior es que el soberano Congreso Nacional de la República lo condecorará con una medalla de oro a su trayectoria por más de 50 años al servicio del fútbol hondureño.

¿Qué significó llevar a su país al mundial?

Fue una elección de Dios, él me tenía planificado este destino, ya que eligió a una persona que nació en un pueblito como Soledad, El Paraíso. Lo más bonito es revisar los videos de ese tiempo, lo que decía la prensa internacional de nuestra participación, incluso de los mexicanos que muy poco queremos, ellos fueron los que más elogios nos dieron.

¿Su grupo de jugadores se convirtió en una especie de familia?

Cuando se pierde un partido o una eliminatoria se nota realmente la unidad de un grupo, el que tuvimos fue muy sólido, al extremo de que ellos siguen reuniéndose y preocupándose por lo que hacen los otros, aunque estén en el extranjero. Verdaderamente quedaron como amigos, como una familia, es un logro admirable porque han pasado más de 30 años. El equipo tuvo un crecimiento moral y espiritual, y eso al final ayuda para conformar un verdadero grupo.

Habla de un grupo sólido en todo sentido, ¿se revelaron alguna vez?

Como un talentoso seleccionador escondió algunas armas, entre ellas, cambiar de zaguero a mediocampista a Gilberto Yearwood.

Como un talentoso seleccionador escondió algunas armas, entre ellas, cambiar de zaguero a mediocampista a Gilberto Yearwood.

Imagínese que cuando venimos del mundial a nadie se le ocurrió reclamar un premio por nuestra participación, el que ascendió a 600 mil dólares, todo ese dinero fue directo a la Federación de Fútbol. Nadie se quejó ni internamente y mucho menos en entrevistas, simplemente fuimos a representar a nuestro país con amor. Lo más bonito es recordar que ninguno de nosotros teníamos solvencia económica en ese tiempo, no había carros, ni casas, simplemente hicimos lo que debimos hacer por la patria.

¿Cómo hizo para unificar ese grupo, con jugadores de distintos extractos sociales?

Uno precisa de personas que le ayuden un poco en varios temas, por ejemplo en la última etapa de preparación se sumó al equipo de trabajo a Teodosio Mejía como sicólogo. Luego un pastor evangélico nos ayudó mucho, fue el que creó la canción que cantaban siempre los muchachos, se emocionaban al decir que no hay Dios tan grande como tú y él le agregó a la letra, en España no seremos avergonzados porque el Señor nos sostendrá con su mano. También había un cura de Alajuela, Costa Rica, de apellido Huerta, quien estaba en la iglesia de Los Dolores, daba muy buenos sermones, yo le pedí que si nos podía dar algunas misas para inyectarles una visión distinta, quizás éramos enanos por fuera, pero eso nos agigantó, eso valió mucho porque crecimos espiritualmente. Otro aspecto que ayudó a la familiaridad del grupo es que la base del equipo yo lo tuve desde juvenil en el España, entre ellos Gilberto, quien llegó a los 15 años, así como Julio Arzú, Allan Costly, Jaime Villegas y otros que no fueron al mundial como Jimmy Bailey y Walter Jiminson.

¿Por qué nombró a Ramón Maradiaga como su capitán?

Era un hombre muy querido por todos, un punto clave en el grupo. Tenía una buena comunicación con todos, como capitán lo respetaban. Muchos cuestionaban porque no puse a Villegas, pero yo les dije que él no había estado en la fraternidad, pero era el segundo abordo y luego puse de tercero a “Azulejo” Bulnes, el otro experimentado del grupo. Maradiaga era tal que en una gira de 18 días jugó los 8 partidos completos.

¿Qué tipo de comodidades tuvieron en el proceso?

“Chelato Uclés” supo armar una familia en la selección de España 1982.

“Chelato Uclés” supo armar una familia en la selección de España 1982.

Ninguna, comíamos en un comedor de carretera, no teníamos una cocina con todos los alimentos que se precisaban, siempre ingerimos comida casera en Valle de Ángeles. Nosotros no conocimos los hoteles de 5 estrellas en el proceso.

¿Por qué hizo el listado del mundial en enero de 1982?

En ese momento había crisis de jugadores, porque no nos inscribimos para el mundial de Argentina 1978, había escasez con el perfil de ser mundialistas. Los mejores delanteros eran extranjeros, y los pocos nacionales, por uno u otro motivo no reunían los requisitos para suplir a un jugador tan valioso como Jimmy Bailey, tuve que recurrir al veterano, ya en el retiro Jorge “Indio” Urquía, a pesar de las críticas groseras de la prensa que querían imponer jugadores nacionales y extranjeros. También fue importante porque trabajé con el grupo que iba al mundial, ya que tuvimos la gira por Lejano Oriente, partidos en Estados Unidos y los otros de cierre en casa, pero incluso en ese lapso se nos lesiona Tony Laing, quien llega justo al mundial.

¿O sea que viajó con la noticia de que Laing no podía jugar ante España?

Yo sabía que no podía contar con él en ese primer partido, pero si para Irlanda del Norte, con tan buena fortuna que en su primera jugada hace un golazo, no se imaginaron que ese delgadito les iba a ganar en el salto a los grandotes zagueros de Irlanda, él siempre tuvo un buen resorteo y tuvo la dicha de anotar el segundo gol en el mundial.

¿Sacrificó algún jugador de última hora para llevarlo al mundial?

Incluí en la nómina de última hora a Salomón Nazar en sustitución de Óscar Banegas. Nazar había estado en el proceso en 1980, pero en 1981 hizo su servicio como médico, no podía pedirle que dejara el estudio, pero consideré de prestigio llevarlo porque ya iba como médico graduado, además era un gran portero.

¿Pero el que jugó la eliminatoria de 1980 fue “Nino” Rivera?

En enero de 1982 definió el elenco mundialista, no tuvo dudas en los 22 convocados.

En enero de 1982 definió el elenco mundialista, no tuvo dudas en los 22 convocados.

Hizo un buen trabajo, pero tenía problemas familiares en ese momento, se salía fuera de la concentración a fumar y lo notaba nervioso, incluso por eso en el juego decisivo ante Guatemala me decido por Jimmy Stewart, quien era un témpano de hielo y nos salvó en el juego, fue una acertada decisión ponerlo en el Mateo Flores.

¿No le quedó remordimiento por no llevar a un jugador?

Yo tuve mi conciencia tranquila, porque armé un equipo donde tenía jugadores que participaban en varios puestos, entre ellos “Azulejo” que jugaba en las bandas y en la central, igual Domingo Droumond y Luis Cruz, Pecho jugaba de central y volante de contención, el único que jugaba un solo puesto fue Javier Toledo. En el puesto de Tecate Norales jugaban Caballero y Laing, quien además jugaba de centrodelantero. Quizás pudo entrar en la nómina Óscar García, el papá de Boniek, pero él solo jugaba de central izquierdo, así que era limitado en ese tema.

¿Por qué jugó “Pecho de Águila” Zelaya y no Toledo en el mundial?

“Pecho” fue un jugador muy potente, que además de ser buen defensor iba bien al frente, recuerde que llegó de delantero al Motagua y eso le benefició al momento de llegar a la selección. Prueba de ello fue el gol que le hizo a Arconada, la definición fue muy buena al levantarle la pelota. Además en el proceso “Pecho” jugó de titular en juegos claves como contra Canadá y México, donde necesitaba más marca en la mediacancha, ya que consideré que nos iban a atacar mucho, y él se convertía en un central más al momento de que un zaguero abandonara su puesto para marcar. Además hice pruebas con Toledo y me di cuenta que no tenía oficio para convertirse en defensa e incluso en un partido ante Independiente de Argentina nos hizo un autogol con el que perdimos. Yo tuve esa duda para armar mi 11, “Pecho” y Toledo, pero al ver el gol que hizo con España y el juego que desarrolló quedé tranquilo, porque había tomado una buena decisión.

¿Cuál fue la reacción de Toledo al no jugar un partido en el mundial?

Estaba consciente de que le había dado oportunidad en el proceso, que yo le había traído de Pinalejo al Marathón. Además él siguió en el siguiente proceso, ya que “Pecho” se lesionó y abandonó el fútbol. Tomé en cuenta la personalidad de “Pecho”, es un tipo seguro de sí mismo, mientras Toledo era lo contrario, lo miraba nervioso en los entrenamientos, eso al final me hizo tomar esa decisión.

¿Cómo llega Betancourt a la selección?

La selección de España 1982: “Chelato Uclés”, Jimmy Stewart, Efraín Gutiérrez, Julio Arzú, Roberto Figueroa, Jaime Villegas, “Pecho de Águila” Zelaya, Gilberto Yearwood, Salomón Nazar, Porfirio Betancourt y Allan Costly. Agachados: Carlos Caballero, Ramón Maradiaga, Luis Cruz, Javier Toledo (QDDG), Fernando Bulnes, Celso Güity, Juan Cruz Murillo, “Tecate” Norales, Domingo Droumond (QDDG), “Tony” Laing y Roberto Bailey.

La selección de España 1982: “Chelato Uclés”, Jimmy Stewart, Efraín Gutiérrez, Julio Arzú, Roberto Figueroa, Jaime Villegas, “Pecho de Águila” Zelaya, Gilberto Yearwood, Salomón Nazar, Porfirio Betancourt y Allan Costly. Agachados: Carlos Caballero, Ramón Maradiaga, Luis Cruz, Javier Toledo (QDDG), Fernando Bulnes, Celso Güity, Juan Cruz Murillo, “Tecate” Norales, Domingo Droumond (QDDG), “Tony” Laing y Roberto Bailey.

Hacía años que se había ido a estudiar a los Estados Unidos, y en eso de la crisis de delanteros, Jaime Villegas me dijo que en una revista aparecía que Betancourt estaba sobresaliendo en el campeonato universitario. Pedí que me consiguiera el teléfono, le felicité y le pregunté que si estaba dispuesto a venir a una prueba, me dijo que sí, llegó muy profesional, se sacrificó y se puso muy a tono, hasta el extremo que debutó haciéndole gol a Venezuela, fue el goleador de los amistosos, previo al mundial, pasándole a “Macho” Figueroa.

¿Es cierto que Betancourt era el que iba al Murcia y no “Macho”?

El empresario vino a llevárselo, pero yo le dije que ya había fichado para un club francés, y que le recomendaba al otro goleador del proceso “Macho” Figueroa, me hizo caso y Figueroa respondió bien en Murcia.

¿Su mejor refuerzo en el mundial fue Gilberto?

Gilberto se fue a España en 1976, por recomendación de Enrique “Coneja” Cardona, quien lo vio, aunque en el primer partido que presenció jugó lesionado ante Universidad, y no se vio también, pero lo esperó, y luego lo recomendó para que fuera al Elche donde hizo una gran trayectoria pasando luego al Real Valladolid, donde lo vieron los grandes Real Madrid y Barcelona.

¿Por qué no lo llamó a la eliminatoria?

El quería venir, pero Real Valladolid quería cobrar 75 mil dólares por prestarlo y los federativos dijeron que era una cifra impagable por poco tiempo, no a tiempo completo como todo el grupo, además un futbolista de primera categoría no podía venir a hospedarse como los demás en las condiciones que tuvimos en la eliminatoria.

¿Y Gilberto como se adaptó al grupo?

Siempre ha sido una buena persona, con su liderazgo internacional no reclamó ni la capitanía de la selección, y se adaptó muy bien a los compañeros, creo que en parte de su actitud se debía a que yo lo hice debutar de 15 años en el España, siempre me ha respetado mis decisiones, eso se lo agradezco. Tuvo muchos detalles, me traía regalos desde España y una vez me fui a visitar a Choluteca cuando dirigía al Broncos.

¿Cuántos partidos de fogueo hicieron en 1982?

Jugamos 15 partidos, iniciamos con tres en Venezuela, luego cuatro en el Lejano Oriente, mientras pasamos por Estados Unidos con otros tres, y cerramos en casa enfrentando al Real Madrid, Borussia Dourtmond, Gremio, Brujas y un equipo yugoslavo.

¿Qué pasó por su mente al saber que El Salvador un día antes perdió 1-10?

Lo vi como una oportunidad, porque sé que en Honduras hay mucha rivalidad con los vecinos, este es el chance de demostrar que éramos los mejores del área, ellos tenían un gran equipo. Lo usé como motivación para que lo nuestro fuera distinto, ese partido lo escuchamos por radio, ya que no fue televisado, a esa misma hora jugaba Brasil con Rusia. “Primi” comenta que hizo una llamada a Honduras para saber el resultado y le dijeron, les metieron 10. Escribí en la pizarra en la charla técnica que el mundo entero dentro de pocas horas hablará de nosotros, esa fue una frase de motivación y se le dio confianza que podíamos hacerlo, parándonos bien en el mediocampo, porque ellos tenían un pasaje muy rápido, nos plantamos con un centro del campo que les impidió progresar en las jugadas, eso nos dio ese resultado inesperado para muchos.

¿Usted escondió algunas armas antes del mundial?

Ja ja ja, claro sobre todo el tema donde iba a jugar Gilberto, ellos lo esperaban de líbero, en lugar de Costly o Villegas y lo alineé en la media, ya que le conocía bien sus virtudes. La prensa me preguntaba del tema, yo les respondía que tenía problemas en la media, pero no era la realidad, ya tenía esa sorpresa para ellos. Insistían en saber de qué iba a jugar, yo les respondía que de última hora me iba a decidir, eso ayudó mucho, no lo concibieron de mediocampista. Cuando vino el Real Madrid no lo usé, dije que estaba lesionado, no quería dar pistas de que era mi gallo tapado en la media. Tampoco utilicé a Betancourt y Figueroa, me la jugué con Celso Güity y Roberto Bailey, no importaba el resultado.

¿Por qué Jiminson y Bernárdez no fueron al mundial?

Walter Jiminson era titular, pero se fue a Estados Unidos, ya que un familiar le consiguió un buen trabajo, no pudo desaprovechar el chance y de hecho allá vive todavía, pero era un gran jugador y de los más jóvenes del grupo. El caso de Bernárdez fue distinto, goleador del proceso en 1980, pero un partido de la gira el portero del Slavan de Brastislava le hizo una entrada brutal que lo sacó del campo, de milagro no se murió, y se fue al hospital de Santander, quedando sin jugar por mucho tiempo, no volvió a ser lo mismo, incluso en la hexagonal jugó poco porque una pierna le quedó más delgada que la otra, allí ganó el puesto David Bueso. Se fue a Estados Unidos y puso excusas económicas para no volver, pero realmente él no se sentía bien.

¿La otra gran ausencia del mundial fue Jimmy Bailey?

Fue muy sensible, era nuestro goleador, jugó lesionado y terminó por dañarse más, alineó sacrificado en Guatemala cuando marcó el gol del gane, igual sucedió en el juego previo ante El Salvador, donde hizo dos goles en Tegucigalpa. Él no se recupera bien, porque al operarse en España no siguió el tratamiento adecuado, no hizo el reposo y lo perdimos. En 1981 tuve que llamar a Junior Costly y Jorge Urquía para suplir su baja.

¿Por qué decidió retornar al “Indio” Urquía a la selección?

Le vi en un partido de despedida de Jorge Bran, tenía pique y algo de potencia, y me dije, este sabe jugar, y si lo preparo me va a ayudar, hay que llevarlo. Hablé con él que iba a estar un mes de prueba porque sabía de las críticas que iban a venir por la edad. Hubo que recuperarlo de salud, tenía una dieta especial que recomendó el médico Emilson Zelaya, quien hizo un gran trabajo. Lo hago ingresar en juegos amistosos y en el tercero le hace un golazo al Español y luego le marcó al Eintrancht de Frankfurt, previo a la hexagonal. Ya en el premundial anotó y dio grandes pases de gol, todo un acierto su regreso, pese a las críticas.

¿Por qué David Bueso no jugó en el mundial?

El quedó molesto, llegó a la selección en 1981 en el puesto de Bernárdez, quien cayó lesionado. Su trabajo en la hexagonal fue excelente, pero para el mundial venía Gilberto, ya que el mediocampo nuestro era el mejor departamento. También se molestó porque en el juego ante Yugoslavia yo puse a Murillo, yo le expliqué que por su puesto de volante más adelantado no podía jugar, ya que requería alguien más de marca como Murillo, ya que yo usaba el 4-4-2, él jugó por la derecha para que se soltara Gilberto al ataque, era la sorpresa que queríamos dar a los yugoslavos. Bueso era un tercer delantero y no tanto un medio como él que necesitaba. El entendió tarde el asunto, el “Cabezón” era un problema en la integración de grupo en la selección y en el Motagua. A Gilberto le paraba la cara, y él lo encaró y le dijo, vamos hablar frente a frente, arreglémoslo de una vez, él respondió que no había problema, pero se notaba el malestar que tenía.

Deja tu comentario

Recomendamos - La Bicolor