Connect with us

Más Deportes

¿Alta competencia o abuso infantil?

BEIJING, (Infobae.com).- Dos años después de los Juegos Olímpicos de Beijing, China sigue empeñada en fabricar atletas de élite. Y lo hace manteniendo los métodos de entrenamiento que ya dejaron perplejo al mundo antes de la cita olímpica, caracterizados por la dureza extrema aplicada a los niños desde su más tierna infancia.

Un reportaje fotográfico de la agencia Reuters vuelve a mostrar ahora la tremenda exigencia de los métodos a los que, en los centros de entrenamiento del país asiático, se somete a varios millones de niños con el objetivo de convertirlos en futuros coleccionistas de medallas.

Parece que, lejos de caer en el olvido una vez finalizada la cita olímpica de 2008, los éxitos de los deportistas chinos en la misma, en la que por número de medallas sólo quedaron por detrás de los Estados Unidos pero con más oros en su poder, estas prácticas se han mantenido e incluso incrementado.

 Y es que en China, donde las victorias olímpicas están generosamente recompensadas por los gobiernos locales y estatales con el objetivo de crear atletas que superen a todos los rivales, ser un campeón puede suponer un cambio de vida radical para cualquiera.

 Zhang Dongping, seleccionador español de tenis de mesa de origen chino, lo cuenta: “Un campeón olímpico tiene su vida solucionada. En Beijing el premio del Estado era de 130.000 dólares, pero los gobiernos locales dan más dinero, casa, coche… Una medalla puede suponer casi 650 mil dólares”.

La ONG Save the Children puso el foco sobre “el vertiginoso éxito” del deporte chino en veinte años y critica “los duros entrenamientos” y la “desatención en la educación”. En China hay 221 escuelas de élite, 11.600 especializadas en deportes, seis millones de jóvenes atletas… y duros métodos de entrenamiento.

Deja tu comentario

Recomendamos - Más Deportes