El calvario judicial del futbolista bareiní en Tailandia - Diario Deportivo Más
Connect with us

De Todo Un Poco

El calvario judicial del futbolista bareiní en Tailandia

Foto: AFP

El futbolista barení Hakeem Al Araibi seguirá al menos hasta el 22 de abril en una prisión de Tailandia, donde fue detenido por una demanda de extradición de su país pese a estar reconocido como refugiado por Australia. Estas son las cinco claves de su calvario:

1. Huida a Australia en 2014.

Al Araibi fue detenido en 2012 por su participación en las revueltas de la Primavera Árabe y, según denuncia, torturado en comisaría. Tras salir en libertad bajo fianza, se le permitió viajar con su selección a Catar desde donde huyó hasta llegar en 2014 a Australia, que le reconoció el estatuo de refugiado en 2017.

2. Condena en rebeldía a 10 años.

Una vez fuera del país, la justicia bareiní le condenó por terrorismo por su participación en una protesta que causó destrozos en una comisaría de policía. Human Rights Watch (HRW) defiende la inocencia del jugador, quien disputaba un partido televisado con su selección en el momento que ocurrieron los disturbios.

3. Viaje y detención en Tailandia.

Enrolado en un equipo semi-profesional de Melbourne, Al Araibi viajó a Tailandia con su mujer para pasar la luna de miel. A su llegada a Bangkok el 27 de noviembre, fue detenido debido a una alerta de Interpol que luego fue retirada. La alerta emitida por Baréin violaba las normas de Interpol, que no acepta notificaciones en contra de refugiados por parte del país del que han huido.

4. Campaña #SaveHakeem.

Tras la detención, se sucedieron las demandas de liberación -incluidas las del gobierno y la federación de fútbol de Australia, y la FIFA- y las campañas en favor del futbolista. Uno de los más activos es el excapitán de la selección australiana, Craig Foster, secundado por otra iniciativa de HRW que busca el apoyo de atletas y personalidades del mundo del deporte.

5. La extradición en manos de la justicia tailandesa.

El 1 de febrero la fiscalía tailandesa presentó ante un tribunal de Bangkok la demanda de extradición solicitada días antes por Baréin. Al Araibi gritó “¡No me enviéis a Baréin! al comparecer hoy con uniforme de recluso, descalzo y con grilletes ante la corte. El tribunal alargó la prisión provisional hasta la próxima vista del caso fijada para el 22 de abril. EFE

Recomendamos - De Todo Un Poco