Connect with us

De Todo Un Poco

Rock, política y tatuajes, la vida de Sampaoli fuera del fútbol

Enjuto, con el bíceps esculpido en el gimnasio y barnizado de tatuajes, se desgañita en la banda como en un concierto de rock y observa el juego con la misma pasión que a sus héroes musicales. Melómano empedernido, Jorge Sampaoli quiere que vuelva a sonar la música que hizo a Argentina campeón del mundo.

Sampaoli, que asumirá hoy como nuevo seleccionador de la Albiceleste, entiende el rock como una filosofía de vida que aplica a su forma de administrar los equipos, una combinación -música y fútbol- que replica de las hinchadas argentinas, acostumbradas a usar las letras de la música nacional como cánticos de cancha.

“El rock te marca el día a día, el sufrimiento, las injusticias”, aseguró en alguna ocasión quien tiene un fervor especial por Callejeros, una banda que lideró Patricio Fontanet, encarcelado junto a sus cinco compañeros por la muerte de 194 personas durante un incendio en el local porteño en el que actuaban en 2004.

A Fontanet lo visitó en la cárcel el pasado diciembre a su paso por Argentina e incluso lleva tatuado en su brazo derecho “La música no mata”, frase popularizada por el cantante, y sus seguidores, al sostener la inocencia de los músicos en la tragedia.

Este abril, en medio de los rumores sobre su llegada a la selección, un periodista le preguntó en rueda de prensa si había cerrado un acuerdo con la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y Sampaoli invocó a su amigo para regatear con la respuesta: “Como dice una canción de rock: la verdad está en la calle”, contestó.

Si Pep Guardiola motivaba a su plantilla con Coldplay, Sampaoli recurrió con el Sevilla a la canción con la que la que la disuelta banda argentina Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota cerraba sus conciertos: ‘Jijiji’.

Sampaoli dijo que es un tema que habla de la idiosincrasia de su ahora exequipo: “Este film da una imagen exquisita/esos chicos son como bombas pequeñitas”.

Esas letras también se encuentran en su colección de tatuajes, que se va ampliando con los años. Para el director técnico, Carlos ‘el Indio’ Solari, el líder de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, está ubicado en la categoría del mito, casi a la par que otro de sus referentes, esta vez futbolístico, Marcelo Bielsa.

“Hay solo dos personas a las que no me gustaría conocer: al Indio Solari y al Loco Bielsa. Son tan grandes para mí que no quiero que se me rompa el mito”, reconoció quien se confesa obseso del ‘Loco’, de quien toma un afán incorregible por el ataque como forma de juego.

Sin embargo, Bielsa dijo de Sampaoli que, más que un discípulo, es alguien que lo ha superado.

“Una de las virtudes de los entrenadores es no enamorarse de su propia idea. Yo no cedo en mis ideas y eso no es una virtud, es un defecto. Sampaoli sí cede porque tiene un poder de adaptación que yo no tengo. Eso lo hace mejor que yo, indudablemente”, expresó recientemente.

Esa huida de la rigidez, una de las características de su Sevilla, al que dejó cuarto en la Liga española, será una de las claves de su futuro como director de orquesta de la nueva Albiceleste, que tiene su primera prueba el 9 de junio en un amistoso ante Brasil en Melbourne.

Será entonces cuando el argentino vuelva a recorrer la banda de un terreno de juego chillando con su voz de pito, vestido por fin con el chándal azul marino de la selección del país que lo vio nacer a él y a muchos de sus ídolos de juventud, como Ernesto ‘Che’ Guevara.

“No se vive celebrando victorias, si no superando derrotas (sic)”, reza a pesar del error ortográfico otro de sus tatuajes emblemáticos, con una frase histórica del rosarino que quiso hacer la revolución latinoamericana.

Él aspira más alto: su revolución pasa porque Argentina vuelva a interpretar los acordes de la música que acompaña a la Copa del Mundo. EFE

Deja tu comentario

Recomendamos - De Todo Un Poco