Connect with us

Fútbol Internacional

Sampaoli, del amor al odio de Chile

Santiago (AFP). Del amor al odio hay un paso y el argentino Jorge Sampaoli traspasó esa barrera en su relación con la afición chilena, la que hace apenas seis meses lo veneraba por llevar al país a ganar la primera Copa América de su historia.

La desesperada y errática cruzada que lleva adelante el técnico por desligarse de la selección sin pagar una millonaria cláusula de salida estipulada en su contrato fue el detonante del cambio de ánimo de gran parte de la hinchada local, que tras considerarlo un “héroe” ahora estima que es un “malagradecido”.

Sampaoli manifestó públicamente su interés de dejar la banca de la ‘Roja’ pero aseguró que le era “imposible” pagar la cláusula de salida fijada en su contrato, de más de seis millones de dólares. Sin poder terminar con su contrato, se declaró “un rehén” de la selección chilena, que se aferró al contrato para retener al DT más exitoso de la ‘Roja’.

Después de cuatro reuniones de negociaciones, la Asociación Nacional de Fútbol de Chile (ANFP) dio por cerradas ayer las conversaciones con Sampaoli tras la imposibilidad de llegar a “un acuerdo sensato” con el entrenador.

“La directiva da por cerrada las negociaciones, ya que ha sido imposible llegar a un acuerdo sensato que se enmarque en el contrato”, dijo en rueda de prensa el miembro de la directiva de la federación local, Gaspar Goycoolea.

“Se respetará el cumplimiento de los contratos voluntariamente firmados; pusimos todos los antecedentes en manos de un equipo de abogados”, agregó el directivo.

“Si la ANFP lo judicializa, nosotros nos vamos a defender”, respondió por su parte en un caos de cámaras y periodistas en el aeropuerto de Santiago el abogado de Sampaoli, Fernando Baredes, en el último capítulo de una telenovela que ya tiene cansado a los hinchas locales.

Vestido con el equipo de entrenamiento del combinado chileno, un nervioso Sampaoli vivió el miércoles un día frenético con un arribo a Santiago marcado por insultos de hinchas, que le gritaron “ladrón” y “malagradecido”.

En una esperada rueda de prensa que se pensaba sería definitoria y en la que no aceptó preguntas de la prensa, Sampaoli sembró aún más dudas sobre su situación al afirmar que pensaba seguir viviendo en Santiago, sin confirmar si seguiría al frente de la ‘Roja’ o si renunciaba definitivamente.

Luego, en un periplo de entrevistas con cuatro medios lanzó frases que dejaron en una situación insostenible su continuidad al mando del campeón de América.

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Internacional