Connect with us

Más Deportes

Complejo “José Azcona”, un cuarto de siglo al servicio del deporte

Han pasado 25 años desde que el recordado presidente de la República, José Simón Azcona Hoyo, inaugurara simultáneamente el complejo deportivo que lleva su nombre y los IV Juegos Deportivos Centroamericanos, los que sirvieron de punta de lanza para el crecimiento y proyección del deporte en Honduras.

Justamente hoy hace 25 años se inauguraba por todo lo alto los Juegos Centroamericanos en Honduras con un acto sencillo, pero colorido, con los famosos mosaicos que se estrenaban en eventos deportivos en un estadio Nacional de Tegucigalpa lleno hasta la bandera y con un colorido que solamente se había vivido en la hexagonal de fútbol, que nos clasificó al mundial de España 1982.

LAS INSTALACIONES

El logo oficial de unos juegos que nos dejaron grandes cosas en el deporte hondureño, justamente hoy hace 25 años.

El logo oficial de unos juegos que nos dejaron grandes cosas en el deporte hondureño, justamente hoy hace 25 años.

Honduras en los años 80 era un país donde el deporte se limitaba al fútbol, baloncesto, béisbol y voleibol, ya que los deportes individuales tenían una cantera de muy buenos atletas, pero con escaso apoyo y con deficiencia de instalaciones deportivas, ya que solamente contaban con el estadio Nacional, el gimnasio Rubén Callejas Valentine, la piscina Olímpica y el diamante Lempira Reina.

El Comité Olímpico Hondureño, presidido por Julio Villalta y sus compañeros de junta directiva, se interesaron con varias federaciones nacientes en adquirir el reto de organizar los Juegos Centroamericanos, hecho que solamente Guatemala había tenido, pero sin la majestuosidad requerida y para ello visitan al entonces presidente de la República, el ingeniero José Simón Azcona Hoyo, quien a pesar de ser un hombre moderado en sus gastos gubernamentales fue visionario en ver esta posibilidad como su gran aporte al deporte, dejar instalaciones y sembrada la semilla para que nuestros atletas desarrollaran su talento a través del ciclo olímpico, que inicia con los juegos de la región centroamericana.

El presidente se tomó un tiempo para dar el aval, y luego de analizarlo con sus asesores en materia económica dio el sí, y lo primero que hizo fue comprar el terreno de las famosas canchas de fútbol de la Federación, las que tuvieron un coste de un millón 337 mil 372 lempiras con 20 centavos. También se aprobaron 13 millones 18 mil 411 lempiras con 59 centavos para la construcción del complejo deportivo donde se levantaron tres gimnasios, un diamante de béisbol y el estadio Olímpico con su pista novedosa de tartán.

José Simón Azcona (QDDG), un presidente deportista a carta cabal, dejó un legado inolvidable en el deporte.

José Simón Azcona (QDDG), un presidente deportista a carta cabal, dejó un legado inolvidable en el deporte.

Además se invirtió un total de 3 millones 379 mil 610 lempiras con 84 centavos para equipamiento y mantenimiento de las instalaciones deportivas.

También se construyó una villa centroamericana a la par de complejo deportivo con 524 viviendas, a través del Inva, las que en los juegos fueron utilizadas para alojamiento de los atletas, delegados y entrenadores, pero al finalizar las mismas fueron puestas a la venta a la ciudadanía en precios cómodos, como un aporte del Estado a los capitalinos.

A pesar de que la construcción estaba contra el tiempo, la obra se realizó y de muy buena manera, ya que el propio presidente Azcona diariamente supervisaba la misma, como excelente ingeniero daba sugerencias e instrucciones de las cosas que no se estaban haciéndose del todo bien.

LOS JUEGOS
La inauguración de los juegos fue muy vistosa y en un acto solemne, presidido por el presidente Azcona, acompañado por el presidente de Ordeca, Willi Kaltschmitt, el presidente del COH, Julio Villalta Matamoros, y el vicepresidente del comité organizador, José Dalmiro Caballero.

La majestuosidad de la inauguración de los IV Juegos Centroamericanos, hoy hace 25 años.

La majestuosidad de la inauguración de los IV Juegos Centroamericanos, hoy hace 25 años.

El desfile de gala fue encabezado por la banda marcial del comando de las Fuerzas Armadas de Honduras y los caballeros cadetes de la Academia Militar Francisco Morazán, seguido de las delegaciones encabezadas por Belice, en ese momento recién ingresado a Ordeca. Luego en su orden aparecieron Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Panamá y Honduras.

Un momento emotivo fue el ingreso del fuego olímpico, traído en los últimos metros por el recordado exfutbolista y beisbolista, Zacarías Arzú, quien al encender el pebetero desató la alegría de un estadio Nacional lleno y eufórico por convertirse en ese momento en la capital centroamericana del deporte.

La natación tuvo su arranque definitivo en los IV Juegos con estrellas como las hermanas Fortín Pineda.

La natación tuvo su arranque definitivo en los IV Juegos con estrellas como las hermanas Fortín Pineda.

A los IV Juegos de Tegucigalpa llegaron un total de 1 mil 753 competidores, 1 mil 259 varones y 494 damas, en 24 disciplinas deportivas: Ajedrez, Atletismo, Baloncesto, Béisbol, Boliche, Boxeo, Ciclismo, Ecuestre, Esgrima, Fisicoculturismo, Fútbol, Gimnasia, Judo, Levantamiento de Pesas, Lucha, Natación, Polo Acuático, Raquetbol, Softbol, Tenis, Tenis de Mesa, Tiro y Voleibol.

Deportivamente hablando, los juegos los ganaron los guatemaltecos con 71 medallas de oro, 96 de plata y 73 bronces, le siguió Costa Rica con 66 de oro, 46 platas y 40 bronces, Nicaragua fue tercera con 53 oros, 38 platas y 52 bronces. El Salvador fue cuarto con 41 oros, 26 platas y 49 bronces, mientras Honduras lograba su primera gran participación con 18 oros, 42 platas y 66 bronces. Panamá sumó un oro y dos bronces y Belice apenas consiguió dos platas.

EL LEGADO
Sin duda hay dos legados de la administración Azcona Hoyo, una la construcción de instalaciones en deportes que no tenían un espacio físico para desarrollar sus actividades deportivas, ejemplos claros de voleibol, gimnasia, tenis de mesa, judo, tae kwon do, esgrima, atletismo, entre otros.

Don Zacarías Arzú fue el encargado de encender el pebetero olímpico de los IV Juegos Centroamericanos.

Don Zacarías Arzú fue el encargado de encender el pebetero olímpico de los IV Juegos Centroamericanos.

Y la otra, la masificación de los deportes porque los juegos fueron un revulsivo para que surgieran nuevos atletas en diversas disciplinas, aunque con el paso del tiempo los fondos asignados al deporte se recortan en cada administración del Estado.

La actual situación del Complejo Azcona Hoyo nos presenta hechos interesantes en 25 años, se agregó el gimnasio de raquetbol, la Casa Olímpica, edificio de Condepah, gimnasio y casa del boxeo, cancha de futbolito Furia Solís, hoteles de atletas del COH y Condepah, y canchas de tenis de campo, lo que significa una mejora importante, pero las viejas instalaciones ya tienen algunos problemas, especialmente la pista de tartán del estadio Olímpico, ya caducada por el paso de los años, que ya no le es útil a los atletas, por lo que es una asignación pendiente para la Conapid, ente que se ha encargado del mantenimiento de la instalación durante 25 años.

En resumen… la visión de un presidente deportista en toda la palabra nos tiene con vida en el deporte, por cuestiones de la naturaleza perdimos el gimnasio Rubén Callejas Valentine, pero el baloncesto vive con un gimnasio reasignado en el Complejo Deportivo, sin duda alguna que con mandatarios de esa visión, el país tuviera menos delincuencia, ya que el deporte es una válvula de escape a la violencia…

Por: Geovanni Gómez
@geovannygo

Deja tu comentario

Recomendamos - Más Deportes