Connect with us

Bla Bla

Tener sangre no se vale

Por: Jairo LANDA
@jairolanda1

A Emilio Izaguirre, de lo poco rescatable en la selección nacional en el mundial, se le ocurrió alzar la voz y mostrar su desacuerdo con los planteamientos ultradefensivos de Luis Fernando Suárez. Entonces, el colombiano le respondió concretamente, lo mandó la banca frente a los suizos como para dejar claro que sus órdenes no se discuten, que él es el mandamás, y que puede jugar como se le antoje dejando en ridículo a los futbolistas y al país.

EMILIOA algunos entrenadores les molesta que sus dirigidos discutan sus decisiones; otros, en cambio, resuelven la situación hablando con el jugador, pero sin dejarse llevar por el autoritarismo. Si entienden que el elemento les sirve lo mantienen en su lugar.

Suárez es de los típicos técnicos que entienden que los futbolistas simplemente deben desempeñar en el campo las funciones que se les encomienda, sin discutir absolutamente nada.

Es decir, prefieren tener 22 elementos a lo Bryan Beckeles, por mucho lo peor de Honduras en la gesta mundialista. No obstante, como nunca discute ni se inquieta por nada, siempre será titular.

El lateral derecho jamás ganó línea de fondo y sus intentos de centro siempre fueron malos, incapaz de controlar un balón, pero como nunca se quejó o discutió, se ganó la titularidad por no tener carácter.

Así con los entrenadores a veces, con ínfulas de capataz, cuyas órdenes son mandatos divinos y entonces no se vale tener sangre como la tuvo Izaguirre, porque la venganza no espera. Afortunadamente el ridículo terminó y Suárez se va a casa y ojalá que quién tomé las riendas de la bicolor no sea miedoso, ni dictador.

Deja tu comentario

Recomendamos - Bla Bla