Connect with us

Fútbol Nacional

Motagua sin pegada

TEGUCIGALPA . – Cuando los seguidores de Motagua y sus dirigentes esperaban que su equipo se metiera de lleno a la pelea por el título, nuevamente se han llevado una gran decepción al ver como los suyos se quedaron una vez más en el camino a manos de un Marathón que sin hacer mucho los superó.

Motagua no tuvo pegada a lo largo del torneo y al final lo pagó caro.

Motagua no tuvo pegada a lo largo del torneo y al final lo pagó caro.

Pidió el técnico Diego “Barbie” Vázquez y se le concedió, exigió la renovación de Junior Izaguirre y ganó, peleó por la llegada de Víctor Ortiz, Wilmer Crisanto y Reniery Mayorquín, deseo cumplido, levantó la mano por sus compatriotas Sebastián Portigliati y Eduardo “Chori” Sosa y se los trajeron, le firmaron a uno de los goleadores de moda, Rubilio Castillo, sus deseos fueron órdenes, pero el equipo no cumplió.

El novel entrenador no fue contratado para salvar a las “águilas” del descenso, sino para devolverle la grandeza a un club urgido de triunfos, sin embargo, volvió a evidenciar las carencias de los últimos torneos, falta de pegada en el momento justo y escaza generación de fútbol.

Empezó bien el argentino ordenando el equipo defensivamente, no obstante, nunca encontró la fórmula para convertir al Motagua en una escuadra propositiva que llegara constantemente al meta rival, incluso se atrevió a dejar en la banca por muchos duelos a Maximiliano Lombardi, uno de los mejores elementos del club.

Los dirigentes le dieron todo lo que pidió a Diego “Barbie” Vázquez, sin embargo, el azul se quedó en la repesca.

Los dirigentes le dieron todo lo que pidió a Diego “Barbie” Vázquez, sin embargo, el azul se quedó en la repesca.

Ahí arrancaron las dificultades de Vázquez, porque el charrúa sabedor que su lugar estaba siendo ocupado por alguien que no tenía las condiciones para desempeñar su función se sintió incómodo y no lo ocultó.

Corrigió con el paso de los partidos, puso a Lombardi y los azules mejoraron, pero sus atacantes estuvieron lejos de su mejor nivel.

“Chori” Sosa
Llegó el argentino Eduardo “Chori” Sosa como el “9” que ocupaba el azul profundo para remediar sus males, hoja de vida impecable que hacía ilusionarse a los seguidores y además llegó por petición exclusiva del técnico que lo conoce.

Pero el paso de los partidos descubrió a un futbolista fuera de ritmo y lejos de su mejor condición física, además enseñó muy poco, comenzó la competencia en el banco de suplentes, algo imperdonable para un equipo urgido de goles.

Las presentaciones del argentino Eduardo “Chori” Sosa fueron pobres.

Las presentaciones del argentino Eduardo “Chori” Sosa fueron pobres.

No se le vio pegada, tampoco capacidad en el mano a mano, juego aéreo menos, mostró entrega, sin embargo, con eso no basta para jugar en un grande, un gol en todo el certamen lo deja en evidencia.

Ortiz pasó de suplente en un
chico a la banca de un grande

No es menos preocupante lo del atacante ex del Victoria, Víctor Ortiz, quien nunca logró consolidarse como titular en el representativo ceibeño, sin embargo, inexplicablemente fue fichado por un grande como petición exclusiva del técnico.

En su último certamen con los lecheros, el delantero logró disputar 992 minutos en 16 partidos de los cuales fue titular en 8, misma cantidad suplente y únicamente jugó los 90 minutos en cinco ocasiones convirtiendo la paupérrima cifra de dos goles, números muy pobres para ser tomado en cuenta por un grande.

Rubilio Castillo fue el máximo anotador de las “águilas”.

Rubilio Castillo fue el máximo anotador de las “águilas”.

En Motagua jugó 396 minutos distribuidos en 16 encuentros, siendo titular en tres de ellos y no logró convertir, apenas jugó un duelo completo. Las estadísticas son claras, no cumplió y para los que se pregunten, ¿qué le vamos a exigir si jugó poco?, entonces habría que preguntarle al técnico ¿para qué lo pidió sino lo iba a poner?

Castillo y Lombardi, los goleadores
De los 20 goles que marcó el ciclón en el Clausura cinco fueron marcados por el delantero Rubilio Castillo, la cifra a lo mejor no era la esperada por los directivos y seguidores azules, sin embargo, tomando en cuenta la juventud y el cambio de un chico a un grande se puede considerar que el futbolista cumplió.

Y es que no es la misma responsabilidad cargar con el ataque de un equipo chico como Vida a ser la referencia ofensiva de un grande, además hay que destacar que en los últimos encuentros inexplicablemente Castillo perdió la condición de titular en detrimento de Sosa.

Sigue en la lista de anotadores Lombardi con cuatro unidades. Los números no mienten, Motagua fue un equipo sin pegada en el Clausura y si aspiran a cosas grandes en el Apertura urgen de la contratación de un verdadero “caza” goles.

Por: Jairo LANDA
@jairolanda1

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional