Connect with us

Béisbol

El día que Lou Gehrig inició el camino a ser el “Hombre de Hierro”

Uno de los grandes peloteros de todos los tiempos, por records y hazañas es el ex primera base de los Yankees de Nueva York, Lou Gehrig, quien fue bautizado como el “Caballo de hierro” del Béisbol por su estabilidad en el terreno de durante 14 años que duró la racha de partidos consecutivos sin lesiones ni suspensiones.

Lou Gehrig salió a batear de emergente por el torpedero Pee Wee Wanninger en el octavo episodio en un partido celebrado el lunes 1 de junio de 1925. Gehrig comenzó de esta forma a forjar su record de 2,130 partidos consecutivos y la finalizó el 2 de mayo de 1939.

Gehrig falló con un elevado al prado izquierdo contra Walter Johnson en este partido disputado en el Yankee Stadium antes unos 10 mil aficionados donde los Senadores de Washington derrotaron 5×3 a los Yankees de Nueva York detrás del pitcheo Johnson (8-2).

El veterano lanzador de los Senadores tuvo el respaldo ofensivo del jardinero Sam Rice que bateo de 5-5 y Goose Goslin que pegó par de triples con dos remolcadas.

Sad Sam Jones (5-6) sufrió el revés por los Yankees, con salvamento para Firpo Marberry, pese a permitir 2 vueltas y un jonrón del emergente Ernie Jhonson.

De esta manera Gehrig comenzó su histórica cadena de partidos sucesivos, jugando como titular al día siguiente, 2 de junio, cuando el inicialista regular Wally Pipp, que por 15 años defendió la posición no pudo hacerlo por un dolor de cabeza.

Durante quince temporadas, soporto dolencias musculares, lesiones y hasta algunas malas rachas en el juego, dándole la oportunidad a Lou Gehrig de abrir el encuentro del dia de la molestia.

A partir de ese momento, el zurdo jugaría en los próximos 2,130 partidos sin faltar ni una sola vez — la segunda racha de partidos consecutivos más larga de la historia.

SU RÉCORD SE MANTUVO VIGENTE POR 54 AÑOS
Su récord fue batido 54 años después por Cal Ripken Jr. de los Orioles de Baltimore, quien dejara atrás a Gehrig el 6 de septiembre de 1995, marca actual que parece imposible de batir.

Gehrig sigue siendo para muchos uno de los mejores peloteros de la historia del béisbol, solo que tuvo la mala suerte de nacer en la época de Baby Ruth, el consentido de los norteamericanos.

Henry Louis Gehrig nació de padres inmigrantes Alemanes. Su infancia fue bastante tranquila e incluso cómoda, logrando concluir sus estudios de secundaria en el New York School of Commerce, para luego asistir a clases en la Universidad de Columbia.

Debutó en las Grandes Ligas 1923 con los Yankees de New York, el único equipo con el que jugaría en su carrera. Durante sus dos primeras temporadas se desempeñó como suplente de la inicial y como bateador emergente. Pero en 1925 comenzó a ver más acción con más frecuencia.

A pesar de todos sus logros ofensivos y de su participación en muchísimos encuentros de post-temporada con los dominantes Yankees, Gehrig será recordado principalmente por su seguidilla de juegos — cosa que él sabía.
Viéndose continuamente opacado por su compañero de equipo, Babe Ruth, Gehrig entendió que una marca de este estilo sería algo que los diferenciaría y que el Bambino nunca podría igualar

Gehrig y Ruth son dos nombres que prácticamente no se pueden decir por separado, y curiosamente era muy poco lo que compartían en la vida real. (GG) (Tomado de Momento Deportivo)