Connect with us

Más de Honduras

Deportistas se enfrentarán con problemas físicos y emocionales después de pandemia

Al regreso de los deportistas a los entrenamientos, una vez que se haya suspendido el aislamiento por el coronavirus, se encontrarán con problemas físicos y emocionales que deberán ser vistos por especialistas.

Para conocer un poco que tendrán que haces las federaciones de deportes individuales y de conjunto, se ha consultado a la psicólogo deportiva Likza Ramírez para conocer su posición.

¿Qué afectará más a los deportistas después de la pandemia, lo físico o psicológico?
-Cualquier razón para dejar de entrenar de manera habitual, impacta sobre la degradación de las condiciones físicas. Y una crisis altera el funcionamiento adecuado del individuo.
Los que afronten mejor el confinamiento, lograran el mínimo de degradación física. Porque permanecen enfocados en el cumplimiento de la planificación, tienen hábitos y rutinas de auto-cuidados como la alimentación, horas de sueño y suplementación. Otros abandonaron o están descuidando lo que tienen que hacer.

Después de la pandemia, como resultado, unos deportistas llegaran más afectados que otros. Por eso, un enfoque importante será la atención y preparación individualizada en ambas esferas cuando regresen. Esto para todos los niveles, desde las categorías infantiles, juveniles, profesionales y del alto rendimiento. Sin embargo, se espera una mejor respuesta de estos últimos. Ya que cuentan con recursos mentales como madurez deportiva, carácter, disciplina, autodominio, optimistas, con capacidad de adaptarse y afrontar momentos críticos.

¿Cómo trabajar con los atletas después de esta crisis?

Si las disposiciones de la OMS llaman a “la normalidad”, las ciencias del deporte van a tener que integrarse en un verdadero trabajo de equipo, más que meros asesores. Por ejemplo, se deben establecer protocolos y controles de seguridad sanitaria para los entrenamientos, logrando adherirlos y familiarizarlos; calendarizar las competencias es urgente, pues psicológicamente el deportista responde y se prepara para competir; el trabajo individualizado va a adquirir relevancia a nivel de todas las preparaciones.

El entrenador tiene que orientarse hacia un lado más humano y psicosocial. Va a encontrar deportistas que pasaron por pérdidas humanas irreparables, sobrevivieron al contagio o pasaron por serias dificultades económicas. Mostrarles un interés genuino como personas será importante. Además, propiciar determinadas actitudes que ofrezcan soluciones positivas a “la nueva normalidad”.

Tenemos que conocer qué cómo piensan y cómo se comportan, para facilitar una correcta focalización del pensamiento para que haga lo que tiene que hacer, y ayudarles a establecer compromisos físicos y psicológicos. La mentalidad va a adquirir un papel importante. Son muchas las variables psicológicas a considerar, como deseos, motivaciones, expectativas, opiniones, enfoque, hábitos, estrés, estados anímicos, la cohesión, comunicación, etc. Si tratamos con deportistas jóvenes y niños, se debe considerar el trabajo educativo con las familias.

El temor al contagio podría bajar el nivel en los deportes de conjunto ¿Cómo les puede ayudar?

La situación aún no es clara, lo cual genera mayor incertidumbre. Hasta ahora, la principal medida de prevención ha sido el distanciamiento físico. Si al suspenderse el confinamiento, hay que mantener la misma distancia de 1.5 metros, no solo el temor al contagio estará latente en el deportista, sino que será difícil que el deporte vuelva a “la normalidad”.
Lo pertinente es apegarse a las disposiciones de la OMS, de las respectivas federaciones internacionales y de los organismos nacionales en materia de salud.
El temor va a regularse en la medida que la organización deportiva garantice seguridad sanitaria dentro de sus instalaciones, confiar en los protocolos y regulaciones en el entrenamiento, la percepción de acompañamiento y atención de distintos profesionales de la salud.

¿Qué efectos dejará el confinamiento?

Distintos expertos han señalado que el confinamiento traerá estrés, ansiedad, miedo y sentimientos de soledad. Los efectos dependerán en gran medida por la vulnerabilidad a nivel de salud mental, situaciones de riesgo y de los recursos personales para afrontar los efectos naturales de este distanciamiento físico. En el deporte, pérdidas económicas, evidenciar los verdaderos compromisos y liderazgos.

¿Qué deberán hacer las federaciones en el aspecto psíquico?

-Junto a los entrenadores, trabajar inmediatamente en crear protocolos y reglamentos de seguridad sanitaria para los entrenamientos.
– Rediseñar el calendario de competencias, mediante una planificación que adecue las metas y objetivos que se tenían antes. Esto es fundamental, ya que el sentido de la competencia moviliza toda la estructura psíquica del deportista. Aquí, cada deporte debe ajustar a las propias necesidades.
– Brindar un especial énfasis de atención a los entrenadores, ya que ellos van a liderar la visión, el trabajo y a unos atletas afectados moral y físicamente. Hay que prepararlos a ellos antes de llegar a los deportistas.
– Asumir una visión más humanista frente a los deportistas. Considerando la urgencia por la salud mental y la adaptabilidad a la “nueva normalidad”.
-Ofrecer acompañamiento, asesoría y formación mediante sistemas virtuales.
-Considerar la figura del psicólogo especialista en psicología deportiva. (RH).