Rusia se ve inmersa ahora en los escándalos de la FIFA - Diario Deportivo Más
Connect with us

Fútbol Internacional

Rusia se ve inmersa ahora en los escándalos de la FIFA

Rusia se ve inmersa ahora en los nuevos asuntos del ‘FIFAGate’: la justicia estadounidense afirmó por primera vez que habría habido sobornos para la concesión de sede del Mundial de 2018 a ese país, una acusación que Moscú negó de manera categórica.

El documento publicado el lunes por el fiscal federal de Brooklyn afirma que dos entonces dirigentes de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) habrían votado en favor de Rusia a cambio de importantes cantidades de dinero, en la elección que tuvo lugar a finales de 2010 para designar el país anfitrión de la Copa del Mundo de 2018.

La fiscalía, encargada de la primera oleada de investigación del caso conocido como ‘FIFAGate’, que desde 2015 aborda las redes de corrupción en el seno de la gran organización del fútbol mundial, no había mencionado hasta ahora directamente a Rusia.

Es también la primera vez que la justicia de un país afirma que las votaciones que designaron a Rusia y Catar para albergar los Mundiales de 2018 y 2022, que tuvieron lugar a la vez, estuvieron acompañadas de irregularidades.

“Rusia obtuvo de manera totalmente legal el derecho a organizar el Mundial. No estuvo ligado a sobornos, desmentimos eso categóricamente”, respondió el martes el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Catar también desmintió “firmemente” haber pagado sobornos por lograr el Mundial de 2022 y dijo que las acusaciones “no tienen fundamento”.

Hasta ahora, la investigación, que conllevó la imputación de unas 45 personas físicas y morales, se centró especialmente en los derechos de difusión televisiva.

– Millones de dólares –
Concretamente, dos altos dirigentes de la FIFA luego destituidos, el trinitense Jack Warner y el guatemalteco Rafael Salguero, habrían sido sobornados para favorecer la candidatura rusa, según la fiscalía de Brooklyn.

El primero habría recibido cinco millones de dólares a través de una compleja red de empresas-pantalla, con la ayuda de un “asesor cercano al presidente de la FIFA” de entonces, el suizo Joseph Blatter, que en 2015 tuvo que anunciar su renuncia al cargo cuando estalló el escándalo del ‘FIFAGate’.

Rafael Salguero habría acordado por su parte que iba a recibir un millón de dólares.

Ambos exdirigentes, ya condenados en otros casos relacionados con sus actividades en el fútbol, fueron suspendidos por la FIFA en 2015. Warner se refugia en Trinidad y Tobago, donde escapa a las acciones penales de la justicia estadounidense, que le ha juzgado ya en el plano civil.

Preguntado por la AFP, Sepp Blatter negó su implicación en este caso.

“Nunca hubiera dicho a un consejero que interviniera”, aseguró el expresidente suizo del fútbol mundial.

La FIFA, por su parte, indicó en un comunicado que apoya “todas las investigaciones sobre presuntos actos penalmente castigables” y que continuará “cooperando con las autoridades judiciales”.

– Nuevo contratiempo –
Sobre Catar, organizador del Mundial de 2022, los estadounidenses aportan elementos concretos en este caso, que también es objeto de una investigación en Francia.

Según la fiscalía, varios dirigentes recibieron dinero para comprar sus votos, entre ellos el brasileño Ricardo Teixeira, ya implicado en otros asuntos del FIFAGate y que escapa a las acciones estadounidenses por falta de acuerdo de extradición.

Blatter explicó que la concesión del Mundial de 2022 a Catar fue por “una invervención política” de Francia. Esa cita iba a otorgarse inicialmente a Estados Unidos, según la idea general que tenían los responsables de la organización.

Para Rusia, este caso no hace sino dañar su imagen, ya ensombrecida seriamente por el caso de dopaje institucional que le tiene apartada del deporte mundial en los últimos años.

El presidente Vladimir Putin había hecho de la organización del Mundial-2018, así como de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi-2014, un motivo de orgullo nacional.

Las autoridades rusas han aludido en el pasado a una especie de complot desde los países occidentales para dañar su imagen internacional mediante los casos de corrupción en el deporte.

“Rusia organizó el mejor Mundial de fútbol de la historia. Estamos orgullosos de ello”, insistió este martes Dmitri Peskov. AFP

Recomendamos - Fútbol Internacional