Connect with us

Boxeo

Román ‘Chocolatito’ González no despierta en Nicaragua la felicidad de antes

Román ‘Chocolatito’ González ganó el sábado su primer título mundial de boxeo en cuatro años, sin embargo, no despertó la felicidad de antes en su natal Nicaragua, aparentemente por su relación de amistad con el presidente Daniel Ortega, al que organismos defensores de derechos humanos responsabilizan por la muerte de cientos de opositores desde 2018.

González noqueó al inglés Kal Yafai en el noveno round, para ganar el título de las 115 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), pero, contrario a otros años, no se escucharon cohetes para celebrar la victoria, y en las redes sociales hubo más insultos que felicitaciones para el nicaragüense.

“Es la primera vez en mucho tiempo que un atleta nicaragüense se presenta a nivel internacional y la mayoría de nicas está deseando que pierda”, dijo a Efe el periodista deportivo Miguel Mendoza, quien hizo una encuesta en su cuenta en Twitter, y descubrió que solamente el 12 % de los que respondieron deseaba que ganara ‘el Chocolatito’.

DOLOR Y RESENTIMIENTO

“Para nadie es un secreto el apoyo que ha tenido al Gobierno. El asunto es que a mucha gente le duele lo que pasa en el país, y en ese sentido, apoyar al gobierno, ha hecho que mucha gente rechace al atleta que es ‘Chocolate'”, explicó la periodista especializada en deportes, Rosa Membreño.

Los comunicadores coinciden en que los nicaragüenses, en especial los familiares de los muertos y resto de víctimas de la crisis, rechazan a un boxeador que se sube al cuadrilátero con los colores del partido oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

González no mejoró la situación tras su victoria en Texas, Estados Unidos, al utilizar un protector dental con los colores e iniciales del FSLN, y tras ganar, colgarse al cuello la bandera sandinista en detrimento de la de Nicaragua, pero además ponerse una gorra de la Policía Nacional, señalada por practicar secuestros, torturas, violaciones sexuales y otros crímenes “de lesa humanidad”.

“REPRESENTA A LA DICTADURA”

“La gente lo ve como un representante de la dictadura y no del país. Salió con una gorra de la Policía Nacional, es un golpe muy fuerte para la gente que ha sido asesinada (…) es una especie de provocación”, comentó Mendoza.

Membreño recuerda que González pasó de ser el “chavalo del barrio, que con mucho esfuerzo y talento alcanzó la cima del boxeo”, hasta ser considerado el mejor boxeador del mundo en 2017, a ser tratado con indiferencia, porque “hay un sector que no le interesa idolatrar a los atletas que apoyan al Gobierno”.

Ese sector aparentemente incluye a una parte de los empresarios, pues antes de la crisis de abril de 2018 ‘el Chocolate’ subía al entarimado con calzonetas que valían 50.000 dólares en patrocinios, pero ahora únicamente lo hace con algunos anuncios del Gobierno e inversionistas afines, según Mendoza.

“Los empresarios no quieren estar relacionados con algo que tenga que ver con el ‘Chocolate'”, sostiene el periodista, quien comentó que no cubrió la reciente pelea de González porque no encontró patrocinadores interesados en el campeón mundial.

AMIGO DE ORTEGA

Para los periodistas nicaragüenses el boxeador no es una víctima del Gobierno, ya que tiene una relación de amistad estrecha con Ortega, cuya administración, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), es responsable de la violencia en Nicaragua.

‘El Chocolatito’, de 32 años, ahora es un boxeador que tiene una brillante marca de 49 victorias, 41 ganadas por nocaut, y solamente dos derrotas, con títulos mundiales en las 105, 108, 112 y 115 libras.

Esa marca la envidiaría el mismo Alexis Argüello (1952-2009), ‘el ‘Mohamed Ali’ nicaragüense, sin embargo, en Nicaragua hoy pocos lanzan cohetes en honor del ‘Chocolatito’ González. EFE