Joao Félix y el espejo de la adaptación de Griezmann - Diario Deportivo Más
Connect with us

De Todo Un Poco

Joao Félix y el espejo de la adaptación de Griezmann

Llegar a un club con 19 años como la compra más cara de la historia de tu nuevo equipo y con la obligación de sustituir a un candidato al Balón de Oro no debe ser tarea fácil. A pesar de ello, el delantero portugués Joao Félix ha marcado tres goles y puede mirarse con satisfacción al espejo del inicio como jugador del Atlético de Madrid de su predecesor, el francés Antoine Griezmann.

Con apenas una temporada en el máximo nivel del fútbol europeo, 43 partidos con 20 goles en una tremenda irrupción la temporada pasada con el Benfica portugués, Joao Félix motivó que el Atlético de Madrid desembolsara 126 millones de euros, una cifra récord que puso las expectativas de su rendimiento en el máximo nivel posible.

Unas ilusiones que probablemente no habrían reparado en la necesaria adaptación que impone un cambio de club y de país a tan temprana edad, más compleja aún para un jugador de ataque dentro de la forma que tiene de entender el fútbol el entrenador argentino del Atlético, Diego Pablo Simeone.

Buen conocedor de esto es el predecesor del Joao en el puesto y en el número 7 rojiblanco, que no es otro que Griezmann. El delantero galo, actual campeón del mundo con su selección y de la Liga Europa y la Supercopa europea con el Atlético en 2018, llegó al Atlético en el mes de julio de 2014, con 23 años, procedente de la Real Sociedad.

En el conjunto donostiarra, el delantero galo tuvo tiempo suficiente para darse a conocer en LaLiga Santander, donde había disputado ya 141 partidos y marcado 40 goles antes de presentarse en el club rojiblanco, durante cinco temporadas en el primer equipo ‘txuri-urdin’ en las que jugó 202 encuentros en total, con 52 goles.

Su punto de partida, por lo tanto, era de una mayor experiencia, pero eso no le privó de un periodo de adaptación largo en el que tuvo que pasar de ser un extremo a ubicarse como delantero, y sobre todo, debió aprender las exigencias defensivas que el Atlético de Simeone requiere a sus atacantes.

Es algo que el propio Griezmann ha reconocido en varias ocasiones: “Al principio me costó mucho adaptarme a su filosofía: a defender y a correr. Al final tuve que trabajar y con la ayuda de (Diego) Godín y de otros compañeros ahora soy un jugador que puede aspirar a muchas cosas”, relató en diciembre de 2018.

De hecho, en su primera temporada de rojiblanco, Griezmann a estas alturas de campeonato solo sumaba un gol (al Olympiakos griego en la primera jornada de la Liga de Campeones) y una asistencia (ante el Sevilla en la sexta jornada liguera) en esos diez primeros partidos oficiales del curso, excluidos los dos de la Supercopa de España (titular en la ida, con una asistencia, suplente en la vuelta), competición que Joao Félix no ha jugado este curso.

A diferencia de su predecesor, el mediapunta portugués ha destapado el tarro de los goles antes, ya que lleva tres en diez encuentro, y también ha entrado con mayor rapidez en el esquema tipo de Simeone.

Joao Félix ha sido titular en los diez partidos oficiales de esta temporada, aunque solo ha acabado dos sobre el césped, mientras que en esos mismos diez primeros encuentros Griezmann fue titular solo en la mitad, y en la otra mitad ingresó desde el banquillo.

Una integración más acelerada de un jugador que, igual que Griezmann, ha tenido que adaptarse a una posición diferente: Joao, en lugar de jugar centrado y detrás de un delantero centro como hizo en el Benfica la mayor parte del curso pasado, esta vez ha alternado la delantera con la banda derecha, el lugar desde el que Simeone considera que genera más peligro por su visión de juego.

Una amenaza intermitente, eso sí, con encuentros memorables como el que hizo ante el Lokomotiv de Moscú (marcó el primer gol del 0-2), chispazos como ante el Juventus italiano o el Leganés, y actuaciones discretas como el pasado domingo en Valladolid.

Con eso y con todo, Joao Félix es a día de hoy el máximo goleador de este Atlético -en su versión menos anotadora en un arranque de temporada en las ocho campañas de la etapa de Simeone al frente, solo once goles en diez partidos- con tres tantos, por delante de sus compañeros arriba, Diego Costa y Álvaro Morata, uno cada uno.

El rendimiento de Joao Félix es, a día de hoy, superior al que ofreció Griezmann en su inicio, un jugador al que el Atlético catapultó a disputar una final de Liga de Campeones, ganar una Liga Europa o ser titular en la selección francesa campeona del mundo. Si su evolución discurre un camino similar, el Atlético puede tener delantero para muchos años y esperar de él muchas alegrías. EFE.

Recomendamos - De Todo Un Poco