Connect with us

Más de Honduras

No fue tan caballero, pero si un héroe para Motagua

Por: Geovanni Gómez

@geovannygo

En la tercera ocasión que los dos grandes clubes de Honduras, Olimpia y Motagua se vieron las caras, Apertura 1999-2000, se repitió la historia de la anterior, ya que fue el mismo ganador y por la vía de los penales, aunque en los tiempos normales empataron 1-1.

Esta vez la figura fue otro portero del “ciclón azul”, Hugo Rolando Caballero Martínez, quien ingresó, porque el titular, el argentino Diego Vázquez, quien salió expulsado, por lo que fue un héroe inesperado pero inolvidable para la afición “azul”.

En esta edición el técnico campeón fue Luis “Chito” Reyes, ya que el mexicano José “Pepe” Treviño tuvo que irse en julio debido a compromisos con el Monterrey, tampoco estuvo el zaguero Nimrol Medina, quien fue contratado por Toros Neza de México, mientras en el lado “albo” nuevamente fracasaba el uruguayo Julio César González.

EMPATE QUE DEJABA

TODO PARA LA VUELTA

El primer partido de gran final se disputó el domingo 20 de agosto del 2000, empate a uno en un gran partido que aventajaba Motagua con gol del argentino Juan Francisco Moles a su paisano Carlos Prono, reaccionando los albos para empatar con anotación del zaguero Jorge Samuel Caballero, al portero Noel Eduardo Valladares.

Al estadio Nacional llegaron un total de 19 mil 526 aficionados que dejaron en recaudación un millón 677 mil, 290 lempiras; siendo el árbitro del partido el progreseño Vivian Rodríguez, quien fue auxiliado por Carlos Pastrana, Mario Duarte y Nelson Rutilio Cálix.

Rodríguez expulsó al zaguero del Olimpia, Fabio Renán Ulloa y además amonestó a sus compañeros: Nerlym Membreño, Samuel Caballero, Elmer Marín y el capitán Nahún Espinoza. También le mostró papeleta amarilla a los motagüenses Milton Reyes, Juan Carlos Raudales y Ramón Romero.

HUGO LA FIGURA

EN LOS PENALES

El juego decisivo de la tercera final entre “albos” y “azules” se disputó nuevamente en sábado, el 26 de agosto, donde nuevamente en los 90 minutos e incluso en los 30 adicionales el partido finalizó igualado 1-1 teniéndose que definir el título en penales.

En los 90 reglamentarios, el portero argentino Diego Vázquez salió expulsado en una jugada que el árbitro Argelio Sabillón catalogó como penal y exclusión. Es por ello que a los 66 minutos el técnico Luis “Chito” Reyes sacrifica al delantero Jairo Martínez para que ingrese el portero Caballero, quien entró a tratar de tapar el penal cobrado por el argentino Danilo Tosello, pero fue misión imposible.

Motagua con 10 hombres miraba la final cuesta arriba, pero en una incursión veloz de Francisco Ramírez por la izquierda es derribado en el área, no vaciló Sabillón en sancionar penal que cobró magistralmente el capitán Reynaldo Clavasquín para poner el marcador 1-1 en los 90 minutos.

Olimpia quiso aprovechar la ventaja numérica, pero en los 30 minutos se emparejaron, ya que Néstor Emilio Peralta salió expulsado también.

Ya en los penales aparece el héroe inesperado, el teleño Hugo Rolando Caballero, quien le tapa penales decisivos a Denilson Costa, Cristian Santamaría y Wilmer Velásquez, mientras que, por sus compañeros, únicamente falló Juan Manuel “Gato” Coello.

Junto a Argelio Sabillón estuvieron de árbitros sus auxiliares Walter Rivera, Reynaldo Salinas y Marcio Carranza en un estadio que recortó la asistencia récord de todas las finales con 37 mil 321 aficionados que dejaron en recaudación 3 millones 673 mil, 740 lempiras.

Motagua esa noche de tercera coronación ante Olimpia salió con: Diego Vázquez, Milton Reyes, Iván Guerrero, Reynaldo Clavasquín, Jorge Lozano, Óscar Lagos, Mario Chirinos, Francisco Ramírez (Juan Coello), Amado Guevara, Gustavo Fuentes (Roberto Rojas) y Jairo Martínez (Hugo Caballero).

 

Deja tu comentario

Recomendamos - Más de Honduras