Connect with us

Fútbol Internacional

Sevilla se redime y vuelve con fuerza a su torneo talismán

Sevilla goleó 5-1 al Standard de Lieja belga y regresó con fuerza a la Liga Europa, su torneo talismán al ser pentacampeón de esta competición, y con su primer triunfo en la fase de grupos se redimió de sus dos derrotas seguidas en LaLiga.

Los sevillistas, muy efectivos ante el gol y que jugaron una buena segunda mitad, se adelantaron pronto con un golazo de falta de Banega, pero al descanso se llegó con 2-1 tras marcar Djenepo y Franco Vázquez, una ventaja que luego ampliaron en la segunda parte Ben Yedder, con un doblete, y Banega, con su segundo tanto.

Se veían el rey del torneo -cinco títulos y los tres últimos seguidos de 2014 a 2016- y un histórico que volvía a Europa tras un año ausente, rebotado de la previa de ‘Champions’ al caer con el Ajax, y ambos obligados a desquitarse de un discreto inicio en sus ligas.

Sevilla y Standard se habían medido tres veces en la Liga Europa, la última en 2014 con triunfo andaluz (3-1), y en ésta, sin los lesionados Escudero, Mercado y el francés Gonalons en los locales, ni los medios Bastien y el congolés Mpoku en los belgas, salieron con cambios en sus onces, hasta seis en el caso de los sevillistas.

El técnico Pablo Machín metió al central luso Carriço, al lateral brasileño Arana, al medio camerunés Amadou -hasta que se lesionó y lo relevó al cuarto de hora Roque Mesa- y arriba al galo Ben Yedder ayudado por el argentino Franco Vázquez y el holandés Promes. Y los hispalenses dejaron claro desde el principio que querían resarcirse.

El equipo español empezó con intensidad y buscando un fútbol rápido y la chispa del extremo Quincy Promes y de Vázquez partiendo desde la derecha, con Ben Yedder muy activo, ante un Standard cuyo entrenador, Michel Preud’homme, optó en ataque por el marroquí Mehdi Carcela y dejó en el banquillo a Renaud Emond, que lleva ya 4 goles.

Carcela avisó pronto con un lanzamiento flojo de falta, pero fue el Sevilla el que mandó en el primer cuarto de hora, aún con Amadou aportando músculo en el medio, y tardó poco en adelantarse, a los 8 minutos, con un genial tiro de falta del argentino Éver Banega, que envió el balón cerca de la escuadra izquierda del mexicano Ochoa.

El cuadro de Machín siguió con el control frente al conjunto de Lieja, ordenado y que quería imponer su físico, pero sin hallar casi nunca las vías para reponerse del mazazo, si bien los hispalenses cedieron terreno, sobre todo tras la lesión de Amadou, y, después de dos intentos lejanos de Roque Mesa y Vázquez, bajaron el nivel.

Aún, así, todo se animó cerca del descanso, sobre todo después de que el Standard empatara en el 39 por medio del joven malí Djenepo, al aprovechar un rechace en el área tras un fallo defensivo.

Pero la alegría sólo le duró dos minutos, el tiempo que el ‘Mudo’ Vázquez tardó en hacer el 2-1 con un golazo, un zurdazo desde la frontal que dio en el palo derecho y se coló en el marco de Ochoa.

En la reanudación, el partido fue más plácido para los locales, aunque los belgas buscaron sin éxito la reacción. Preud’homme sacó al campo al extremo Lestienne y al goleador Emond, por Djenepo y Sá, pero su equipo fue incapaz de crear peligro a un Sevilla que, con más espacios, fue más vertical y salió con rapidez al ataque.

Así, los sevillistas, con un juego con más criterio y mucho más efectivos en este periodo, ampliaron pronto su renta, a los cuatro minutos, con un gol de su máximo artillero histórico en Europa, Ben Yedder, que aprovechó la oportunidad que le dio Machín y logró el 3-1 al remachar dentro del área un centro de Arena.

El duelo tuvo ya poca historia, pues el Standard, inocente arriba y vulnerable atrás, se vio impotente ante un Sevilla más sólido, que logró el 4-1 en el 70 con otro gol de Ben Yedder, al recortar en el área y batir al meta mexicano después de un robo de balón de Banega.

Cerró la cuenta cuatro minutos después, en el 74, el propio Banega, al convertir en el 5-1 un penalti cometido por el belga Vanheusden sobre el argentino Franco Vázquez, que hizo un partido redondo. La goleada pudo ser mayor ante un Standard ya entregado, pero no atinaron Promes, Sarabia o Nolito. EFE.

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Internacional