Connect with us

Más de Honduras

Los exitosos cuatro años de Diego Vázquez en Motagua

Allá por el 2013 Motagua pasaba más penas que glorias, un equipo grande venido a menos, lejos de pelear títulos, pasaba apuros para mantenerse en la primera, algo que no compagina con la historia de un grande.

Entonces la dirigencia azul encabezada por Pedro Atala, hizo un fichaje inesperado, en las instalaciones de CAMOSA, los hermanos Eduardo y Pedro Atala, “cocinaron a fuego lento” sin hacer mucho escandalo la llegada de Diego Martín Vázquez, un histórico como jugador, pero que como entrenador no tenía galones para asumir un reto tan grande.

Las críticas no tardaron en llegar, los aficionados no terminaban de entender cómo era posible que la dirigencia le entregará el club que peleaba descenso a un novato, incluso a nivel de directivos no hubo consenso para el fichaje del sudamericano.

El inicio fue complicado, al equipo le costó jugar como pretendía el argentino, la afición perdió la paciencia y en los estadios se puso de moda el grito de “fuera Diego”

Pero el aficionado suele cambiar de padecer muy rápido, los resultados empezaron a llegar y Vázquez, no solo los sacó del descenso, sino que en su primera temporada los llevo hasta semifinales.

En total Diego Vázquez, ha dirigido 196 partidos al mando del azul, ha ganado tres títulos de Liga Nacional y una Supercopa, está cerca de ganar un cuarto cetro que lo colocaría junto a Ramón “Primitivo” Maradiaga, como los más ganadores en la historia del club.

LOS CAMBIOS DE VÁZQUEZ

Pese a que el inicio no fue el mejor, el argentino tenía claro lo que pretendía con su proyecto. Llegó con su gente de confianza, nombró a Ninrod Medina, su ex compañero, como asistente técnico.

Sumó a su compatriota, Patricio Negreira, para que se encargará de la preparación física y también llevó a su amigo Yanuario Paz, para que le colaborará en el armado del plantel. Hugo Caballero, fue el elegido para entrenar los arqueros, es decir se rodeó de gente de su entera confianza.

Tras un primer año en el que se quedó a las puertas de la final se deshizo de futbolistas que no entraban en su dinámica de trabajo. Salió de los uruguayos Maximiliano Lombardi y Pablo Varela, ambos ídolos de la afición por lo que fue muy cuestionado, al final el tiempo le dio la razón.

Otro aspecto importante es que casi convirtió en una norma que los extranjeros del equipo fueran argentinos. Fichó a Sebastián Portigliatti y las criticas llegaron pronto, cuestionaban desde el físico del arquero, a unos les parecía muy bajo de estatura y luego se filtró que tenía un parentesco con el entrenador, versión falsa por cierto y además el meta terminó siendo ídolo en el azul.

Los fichajes le han funcionado, salvo las fallidas incursiones de Eduardo “Chori” Sosa y Martín Pucheta, Motagua puede presumir que en los últimos años ha contado con extranjeros de calidad.

Apurado por la directiva el entrenador también les ha dado paso a jóvenes y ha cambiado la política de fichajes a nivel nacional, antes en Motagua se invertían fuertes sumas de dinero en jugadores que no correspondían, ahora se ficha de manera más discreta y les ha dado resultados.

“Tenía que jugármela, estábamos pasando tiempos complicados y Diego era una opción buena, siempre lo creí, aunque no tenía experiencia como entrenador, existen personas como él que nacen para ganar”, dijo Pedro Atala, luego que el argentino logrará su primera copa al mando del azul.

El idilio entre directivos, aficionados y Diego Vázquez, de momento no parece correr peligro y hay quienes postulan al azul como firme candidato a levantar su tercer título de forma consecutiva.

 

 

 

Deja tu comentario

Recomendamos - Más de Honduras