Connect with us

Fútbol Internacional

Neymar no encuentra sucesor

La doble derrota del Barcelona con el Real Madrid, tanto en la ida como en la vuelta de la Supercopa de España, ha puesto de manifiesto que el nuevo proyecto azulgrana necesita renovación y un toque de magia que se ha perdido con la marcha de Neymar.

El primer ‘clásico’ oficial sin Neymar, el del partido de ida de la Supercopa de España contra el Real Madrid, el Barcelona notó la ausencia del brasileño y, para coincidencia con su debut en el PSG en la Liga francesa, su exequipo cayó goleado contra el eterno rival.

En el Camp Nou, Ernesto Valverde optó por dar la titularidad a Gerard Deulofeu y el canterano, que ha regresado este curso al Barcelona después de cuatro temporadas fuera en el Sevilla, Everton y Milán, no se reivindicó en un choque muy difícil de digerir para su equipo.

Deulofeu estuvo plano, como todo sus compañeros, y quizá se contagió de la falta de ritmo que tuvo su equipo en la puesta de largo oficial de la temporada. Por la zona en la que jugó se esperaba más atrevimiento y más verticalidad, pero no fue su noche.

Igual que tampoco fue la noche de Denis Suárez, que lo sustituyó a los 58 minutos, con tiempo más que suficiente para demostrar sus cualidades. El jugador gallego, que tendrá una segunda temporada para reivindicar su potencial tras un curso pasado sin mucho lustre, no aportó mucho más que algo de frescura en un momento que su equipo necesitaba arrojo.

Con el resultado claramente favorable para el Real Madrid, Ernesto Valverde movió ficha en el Santiago Bernabéu para la vuelta de la Supercopa y dio la oportunidad a André Gomes, inédito en la ida.

El portugués, situado en el extremo izquierdo, ese por el que Neymar fue protagonista muchas veces, no estuvo fino desde el principio. Se mostró poco participativo, sin desborde y aportó poca velocidad en ataque a las escasas jugadas ofensivas de su equipo.

La ‘MSN’, el tridente que durante un tiempo maravilló al mundo y logró nueve títulos en tres años, se ha quedado sin uno de sus protagonistas.

El uruguayo Luis Suárez y el argentino Leo Messi se han quedado solos en el ataque azulgrana, sin un compañero de travesuras que ponga su toque de magia igual que ellos ponen calidad, carácter y gol.

El Barcelona tiene la difícil misión de encontrar un jugador de garantías para ese trío de atacantes que haga olvidar al brasileño y se convierta en un jugador importante, por sus goles y por su capacidad de desequilibrio, algo que ahora mismo le falta a este equipo.

La llegada de Paulinho, un jugador con características distintas al fútbol que viene profesando los últimos años el Barcelona, parece que no ha entusiasmado a la afición culé, que deberá dar un voto de confianza al brasileño.

Las otras dos incorporaciones ofensivas que trata de hacer el club, el brasileño Philippe Coutinho y el francés Ousmane Dembéle, sí podrían dar un buen salto de calidad a un equipo que necesita renovarse para no vivir una dura travesía en el desierto.

“El equipo no necesita fichajes por este resultado, los necesita porque hay que renovarse. Y toca. Sí o sí”, dijo Sergio Busquets, una de las voces autorizadas del vestuarios tras la primera derrota con el Real Madrid.

La Supercopa de España debe servir para hacer borrón y cuenta nueva en el Barcelona. La temporada no ha comenzado de la mejor manera pero por delante hay muchos meses de competición y retos ilusionantes, como el que está viviendo Neymar en su nueva ‘casa’, el Paris Saint Germain. EFE

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Internacional