Connect with us

Fútbol Internacional

Costa Rica salva los muebles y deja dudas para la recta final rumbo a Rusia

Costa Rica salvó los muebles en la doble jornada eliminatoria de junio como local, en la que empató con Panamá y venció con sufrimiento a Trinidad y Tobago, pero dejó muchas dudas, especialmente en el ataque, con miras a la recta final al Mundial de Rusia 2018.

El empate sin goles frente a Panamá del pasado jueves y la victoria de este martes 2-1 ante Trinidad y Tobago, permitieron a Costa Rica afianzarse en la segunda casilla del hexagonal final de la Concacaf con 11 puntos en seis jornadas, por detrás del líder México (14).

Estados Unidos es tercero con 8, seguido por Panamá (7), Honduras (5) y Trinidad y Tobago (3).

No son los seis puntos a los que aspiraba el conjunto tico en estas dos presentaciones en casa, pero combinados con los otros resultados del hexagonal le dejaron en una buena posición en la pelea por los tres boletos directos al Mundial.

El pobre nivel físico y de juego mostrado, especialmente en la zona ofensiva, deja muchas dudas sobre Costa Rica y la obligación de mejorar mucho para los partidos eliminatorios de septiembre en Estados Unidos y como local ante México.

El seleccionador Óscar Ramírez apostó frente a Panamá por Johan Venegas como único punta y el volumen de ataque fue escaso. Contra Trinidad y Tobago colocó, contrario a su estilo, a tres atacantes: Venegas, Joel Campbell y Marco Ureña, más Bryan Ruiz como ’10’ y Celso Borges como única contención delante de una desajustada línea de cinco defensores.

El resultado fue un equipo desordenado de poca marca en la mitad y que sufrió mucho en la defensa, pero que contó con el portero del Real Madrid Keylor Navas como salvador en cuatro jugadas de gol.

El bajísimo nivel físico y futbolístico del tridente de ataque fue evidente. Campbell jugó muy poco en la temporada con el Sporting portugués, mientras Venegas (Minnesota United) y Ureña (San José Earthquakes) apenas se están acomodando en sus clubes.

Bryan Ruiz, autor del golazo del triunfo, tampoco lució en esta doble jornada eliminatoria, lejos de su nivel habitual, mientras Borges, que alcanzó los 100 partidos con la selección, intentó darle posesión de la pelota a su equipo sin mucho éxito.

El seleccionador Ramírez negó que haya habido un bajo nivel de sus futbolistas y atribuyó las dificultades al desgaste ante dos rivales potentes físicamente, aunque sí reconoció que existe “un déficit en la definición”.

Costa Rica tiene la necesidad de encontrar alternativas en ataque a Ureña, Venegas y principalmente Campbell, quien no se ha logrado consolidar en Europa tras su fichaje en 2011 por el Arsenal, club que año tras año lo cede a préstamo a un equipo diferente.

La oportunidad de hallar recambios se presenta de inmediato con la Copa Oro de la Concacaf, que se jugará en Estados Unidos a partir del próximo 7 de julio.

Ramírez debe decidir si lleva al Torneo al equipo titular o dejar fuera a las principales figuras del equipo para que descansen y hagan la pretemporada con sus clubes para que lleguen en buen nivel para los partidos eliminatorios de septiembre.

Ya está confirmado que Keylor Navas no irá a la Copa Oro y es muy probable que lo mismo suceda con otras figuras como Bryan Ruiz y Celso Borges, lo que le abriría las puertas a otros futbolistas para mostrarse y convertirse en opciones para las eliminatorias.

En lo que resta del camino a Rusia, Costa Rica visitará a Estados Unidos y recibirá a México en septiembre, y para octubre será local frente a Honduras y visitará a Panamá en la última jornada.

La esperanza de los ticos es que para esas fechas, con las respectivas ligas ya en acción, el nivel de los jugadores mejore para conseguir el boleto a su quinto Mundial. EFE

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Internacional