Connect with us

Fútbol Internacional

Luis Figo revela finalmente porqué se fue del Barcelona al Real Madrid

Luis Figo no suele referirse demasiado al polémico traspaso que protagonizó en el verano de 2000, cuando abandonó el FC Barcelona para fichar por el Real Madrid, que pagó su cláusula de rescisión de 60 millones de euros. Pero coincidiendo con el inicio de la Champions el ex futbolista portugués hizo una excepción y en una amplia entrevista al diario AS explicó qué sucedió para que diera ese paso.

“Todo empezó por el cabreo de que en tu trabajo no te reconocen lo que haces” apuntó. “Habría que escuchar la versión de Núñez (presidente del Barça en aquella época)” manifestó Figo a la pregunta directa de por qué fichó por el Real Madrid.

“Mi agente me comunicó que existía interés por parte de un candidato a las elecciones, Florentino, que no era conocido en el fútbol” rememoró como primer contacto. “A partir de ahí las cosas se fueron desarrollando”.

Figo mantiene que la responsabilidad de su marcha del Barça al gran enemigo fue del ex presidente del club azulgrana:

“Cuando hablé con él pensó que era un farol mío para mejorar mis condiciones económicas”. Y, de hecho, fue cuando tomó conciencia de dar el paso.

“Yo no estaba nada convencido. Estaba de vacaciones en Cerdeña y no había firmado nada; era mi agente (Veiga) quien había firmado” recordó el portugués, quien voló a Lisboa “para reunirme con la comitiva del Madrid. Aquella misma noche liberé a mi agente de cualquier compromiso firmado”.

Ya tenía madurada su decisión.

“Era un paso muy importante. Sabía que iba al Madrid con el objetivo de ganar más prestigio y títulos. Y en mejores condiciones económicas. Era, en el fondo, un reconocimiento” desveló, admitiendo aunque sin afirmarlo abiertamente que le costó muchísimo el paso final.

“No te reconocen lo que haces y dices, ‘ok, voy a dar el paso… Pero cuando todo se vuelve tan serio dices… ¡Ostras! Debes decidir y lo hice porque cuando sientes que transmites algo y no te reconocen o no te escuchan pues…” concluyó para explicar un caso que provocó un auténtico terremoto en Barcelona. Y eso condujo a un divorcio pleno que al cabo de 16 años permanece en el plano.

De hecho, su regreso al Camp Nou con la camiseta del Madrid fue todo menos agradable.

“El partido se calentó tanto que se escapó del control de todos” rememoró Figo, cuya figura fue, y sigue siendo, muy cuestionada desde los medios cercanos al Barça.

“Si la prensa se sintió ofendida por algo, creo que no fui yo quien dio el primer paso para que ocurriera, pero cuesta asumir cuando se meten con tu familia, lo demás no importa” manifestó el luso.

RECUERDOS EN AZULGRANA

“A mi nadie me escuchará hablar mal nunca del Barça, independientemente de mi final allí” sostuvo Figo, quien en su discurso mantuvo que la del Barcelona “fue una etapa fantástica que me ayudó a crecer mucho como jugador. Disfruté mucho los cinco años y nunca reniego de mi pasado”.

El ex jugador portugués repitió que el Barça “me permitió ser lo que fui como profesional y solo tengo cosas buenas que hablar”, por mucho que las circunstancias, después, ya vestido de merengue, fueran muy distintas.

De hecho, hasta se acordó de un cántico de celebración que protagonizó como azulgrana. El famoso ‘Blancos, llorones, saludad a los campeones’.

“Eso fue de cachondeo, es una chorrada, es anecdótico” sentenció argumentando que cantó aquello “porque ese año ganamos el doblete y ellos (el Madrid) lloraron mucho en la prensa por supuestas ayudas”.

De aquella etapa en Barcelona, Figo guarda momentos especiales y personajes indiscutibles, Cruyff por encima de todo.

“Era un tío especial. Fue una suerte conocerle porque conocí una filosofía que, después de 30 años, sigue a la vanguardia y para un jugador de ataque disfrutar de esos entrenamientos, exigentes pero siempre con balón fue fantástico”.

Y un amigo del alma, Pep Guardiola, que sin que quizá sea muy conocido permanece al cabo del tiempo y que fue alguien especial para Figo.

“Pep es super perfeccionista, un loco del fútbol. Cuando jugaba ya se notaba que le gustaba dirigir y demostraba que quería hacer las cosas bien. Tirar del equipo de esa manera en un Barça o Madrid es un desgaste… Un año en el Barça con ese perfil son tres o cuatro en cualquier otro equipo”. Sentenció. (Cortesía ESPN)

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Internacional