Connect with us

Boxeo

Estado de salud de Muhammad Alí podría ser grave

Muhammad Alí está hospitalizado en la zona de Phoenix, y dos personas familiares con su situación dijeron que podría tener un problema más serio que lo que se informó inicialmente.

El exboxeador de 74 años sufre de problemas respiratorios, que se complican por la enfermedad de Parkinson que sufre desde la década de los 80, dijeron ayer las personas a The Associated Press.

Las dos personas hablaron por separado y dijeron que la situación preocupa a los familiares del legendario púgil. Rehusaron ser identificadas porque no hablaban a nombre de la familia.

Un vocero de Alí dijo ayer en un comunicado que el excampeón mundial del peso completo era atendido en un hospital no identificado por un problema respiratorio. El vocero Bob Gunnell indicó que Alí estaba en condición estable, y que esperaban que la hospitalización fuese corta.

Gunnell dijo hoy en un correo electrónico que no había novedades sobre la condición de Alí.

El médico que ha atendido a Alí durante años por su condición de Parkinson rehusó comentar cuando la AP lo llamó el jueves por la noche.

“No puedo decir mucho más que lo que está en los periódicos”, dijo el doctor Abraham Lieberman del Instituto Neurológico Barrow en Phoenix.

Alí ha estado hospitalizado varias veces en los últimos años, la ocasión más reciente a principios de 2015 cuando fue a atendido por una infección urinaria que inicialmente fue diagnosticada como neumonía.

En sus apariciones públicas más recientes, Alí ha lucido cada vez más frágil. El 9 de abril, usó gafas oscuras y se sentó encorvado durante una cena anual en Phoenix, en la que se recaudan fondos para la lucha contra el Parkinson.

Su última aparición pública formal antes de aquel acto data de octubre, cuando estuvo en un homenaje que le rindió la revista Sports Illustrated en Louisville, Kentucky, su ciudad natal. En el acto participaron sus excontrincantes George Foreman y Larry Holmes.

Alí ha padecido Parkinson durante tres décadas. Se recuerda el momento en que, tembloroso, encendió el pebetero olímpico de los Juegos de 1996 en Atlanta.

Pese a la enfermedad, el exboxeador mantenía una ocupada agenda hasta fechas recientes. Sin embargo, no habla en público desde hace años.

Varios médicos consideran probable que la enfermedad haya sido provocada por los miles de puñetazos que Alí recibió en su exitosa carrera.

Leyenda del deporte y en algún momento el hombre más famoso en todo el planeta, Alí ha vivido lejos de los reflectores en la zona de Phoenix con su cuarta esposa, Lonnie, con quien se casó en 1986. (Cortesía El Nuevo Día)

Deja tu comentario

Recomendamos - Boxeo