Connect with us

Fútbol Nacional

Fiesta y tristeza

La solicitud de extradición por la justicia de Estados Unidos del expresidente de Honduras y de la Fenafuth, Rafael Leonardo Callejas, tiene felices a muchos y tristes a otros, y hasta cierto punto es lógico ambas situaciones, porque los que lo adversan y esperan justicia se alegran, pero los que tienen simpatía por él deben sentir pesar.

Pero lejos de los sentimientos y emociones de la población, la verdad es que este problema que enfrentan Callejas y el actual presidente de Fenafuth, Alfredo Hawit Banegas, es un duro golpe para el fútbol hondureño.

No es fácil, el máximo jerarca de la Fenafuth y Concacaf metido en escándalos de corrupción por soborno, le da una bofetada a la estructura futbolística, porque se mancha la institucionalidad de este deporte, especialmente en un momento crucial de la eliminatoria mundialista, de la cual Honduras está cerca de quedar eliminada en esta segunda etapa. Además ha descendido al puesto 101 del ranquin mundial de la FIFA, superado por países de menor tradición futbolística.

El balompié nacional por muchos años ha sido señalado debido a que sus dirigentes han hecho uso indebido de los fondos, particularmente en el fallido Proyecto Goal de Támara. Además, que nunca han rendido cuentas claras de los ingresos recibidos por la asistencia a los mundiales de Sudáfrica 2010 y Brasil 2014, pero acá todo pasa inadvertido, sin embargo, ahora que se ha metido la justicia “gringa” la situación toma otra dirección para bien de nuestro deporte.

No nos alegramos de lo que están pasando ambos personajes, pero si son culpables la justicia se hará cargo de aplicar lo merecido porque “dura lex, sed lex”, la ley es dura, pero es la ley.

Rodolfo Herrera
MÁS

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional