Connect with us

Bla Bla

Mi Tribuna: Con Pedro suman ocho

Por Jacobo Goldstein

Con la inducción, el domingo 26 de julio, del lanzador dominicano Pedro Martínez, al Salón de la Fama del Béisbol de Grandes Ligas, ya son ocho los hispanos que han logrado ese enorme honor. Pero si revisan los récords, únicamente se registran siete latinos que han logrado esa tremenda hazaña, pero insisto que son ocho.

Estos son los otros latinos que llegaron a Cooperstown, el museo donde se honra a los gigantes del béisbol: El jardinero portorriqueño Roberto Clemente, que ingresó en 1973. El lanzador dominicano Juan Marichal, inducido en 1983. El torpedero venezolano Luis Aparicio, que ingresó en 1984. La segunda base panameño, Rod Carew, que llegó a Cooperstown 1991. El primer base cubano, Tany Pérez, que llegó en el 2000, seguido por el segunda base de Puerto Rico, Roberto Alomar, electo en el 2011.

Con Martínez son siete los latinos en el Hall de la Fama, pero hay un octavo que muchos consideran que es el mejor bateador de todos los tiempos. Se llama Ted Williams, jugo más de 20 años con los Medias Rojas de Boston e ingresó al Salón de la Fama en 1966. La razón por la que le digo hispano a Williams, es que nació en San Diego, California, hasta que el falleció en el 2001 supimos que su madre era mexicana, lo que convierte en hispano al último hombre que bateó arriba de los 400 puntos, cuando en 1941 obtuvo un promedio de .406.

Entre los ocho latinos inmortalizados en Cooperstown, solo hay dos lanzadores, ambos dominicanos, Juan Marichal y Pedro Martínez, ambos superastros del montículo. Bienvenido a ese club, Pedro. Muy merecida su selección por los más de 700 periodistas que votan año tras año.

Deja tu comentario

Recomendamos - Bla Bla