Connect with us

Boxeo

Geovanni Hernández juró que fue un accidente

Ya pasó menos de un mes de la catastrófica noticia que se dio desde Toronto, Canadá, donde se informaba que el peleador catracho Jesús Salazar daba positivo en una prueba antidopaje, por haber ingerido Furosemida, un medicamente diurético que lo toman más que todo personas con hipertensión arterial.

Se especuló mucho sobre el caso, unos pensaron que se trataba de una droga, otros que el entrenador Geovanni Hernández se las había dado para bajar de peso, previo a su debut en los Juegos Panamericanos.

Sin embargo, hoy, Hernández da la cara por él y por el boxeador, que desde que regresó al país se refugió en su natal Copán, donde junto a su familia está tratando de asimilar lo que le sucedió.

“Juro que fue un accidente, quiero aclarar algo, por aquellos que especularon que yo le había dado las pastillas para que bajara de peso, Jesús llegó a Canadá con 700 gramos debajo de su peso, así que no necesitaba de eso”.

Esas pastillas (furosemida) las tomo yo, porque soy hipertenso, desafortunadamente él se equivocó de pastillas y se tomó las mías, repito, fue un accidente.

“Cómo se ponen a creer que después de estar casi cuatro meses fuera del país preparándonos, sacrificando la familia, incluso mi hija se graduó y yo no pude estar, para que hagamos esa tontería”.

ERROR COMPARTIR LA HABITACIÓN

Aunque aclaró que no era ninguna excusa, Hernández dijo que “es un error ubicar al atleta con el entrenador en la misma habitación, pero bueno es un error del Comité Organizador, pero repito ni los culpo ni los juzgo, fue un terrible accidente, que desgraciadamente lo cometimos nosotros”.

¿Qué fue lo que realmente pasó ese día?
R. El cuarto donde estábamos era muy pequeño, las camas estaban muy pegadas, lo único que las separaba era una mesa pequeña, donde poníamos mis pastillas (furosemida) y las vitaminas que él tomaba. En ese momento yo me metí al baño y cuando salí, observé que ya no estaban mis pastillas, asustado le pregunté a Jesús que si se había tomado las vitaminas y me dijo que sí, las que estaban en la mesa, pero por desgracia ingirió las mías.
El técnico de boxeo expresó que “aquí estoy en la villa olímpica todos los días, el medio que quiera entrevistarme aquí me localiza, yo ando con la frente en alto, porque no debo nada y con respecto a Jesús Salazar quiero decirle al pueblo hondureño que no es un drogadicto, la medicina que tomó son unos diuréticos que solo sirven para orinar para las personas que somos hipertensas”.

¿Qué va a pasar con Salazar?
R. Pues estamos esperando el castigo que le impongan, dependiendo de eso, se apelará la sanción, porque no fue por drogas, sabiendo de cuánto es, Salazar seguirá entrenando y retomará sus estudios, porque es un muchacho con mucho futuro.

Deja tu comentario

Recomendamos - Boxeo