Connect with us

Baloncesto

Bulls despiden al técnico Tom Thibodeau

En cinco temporadas bajo las órdenes de Tom Thibodeau, los Bulls de Chicago llegaron a niveles que no había alcanzado desde la época en que Michael Jordan y Scottie Pippen acumulaban campeonatos.
Sin embargo, nunca alcanzaron la cima con él y ahora ha quedado fuera.

Los Bulls despidieron el jueves a Thibodeau, rompiendo lazos con el técnico de fuerte determinación que llevó al equipo a los playoffs de la NBA en cada una de sus cinco campañas sólo para atestiguar cómo su éxito era opacado por su tensa relación con los directivos.

“Creemos firmemente que necesita existir una cultura de comunicación que se base en una confianza a trust a lo largo de esta organización desde los jugadores a los entrenadores a la dirección y a la gerencia, una cultura en que todos apunten a la misma dirección”, dijo el gerente general Gar Forman. “Cuando esa cultura es sacrificada, se torna extremamente difícil evolucionar y crecer”.

Thibodeau tuvo marca de 255-139 con los Bulls, lo que representa un promedio de victorias de .647 y que lo convierte en el séptimo técnico más ganador entre todos aquellos que tienen por lo menos 200 juegos al frente de un equipo. El guió a los Bulls al primer lugar en los playoffs durante sus primeras dos temporadas y fue elegido el

Técnico del Año en la NBA en 2011, el mismo año en que Derrick Rose se convirtió en el basquetbolista más joven en ser nombrado el jugador más valioso.

El entrenador agradeció a los aficionados de Chicago, sus jugadores, personal y sus familias “que han honrado a mí y a los Bulls por su esfuerzo, amor, dedicación y profesionalismo”.

“Estamos orgullosos de todos nuestros logros, de haber luchado contra la adversidad, y de tratar de dar a nuestros aficionados el pleno compromiso de excelencia que se merecen”, declaró Thibodeau en un comunicado.

Chicago avanzó a las finales de la Conferencia del Este esa temporada, pero es la única vez que los Bulls fueron más allá de la segunda ronda con Thibodeau, a quien le quedaban dos años de su contrato. El entrenador de la Universidad Estatal de Iowa, Fred Hoiberg, que no ha regresado a un cargo de tiempo completo desde que se sometió a una operación a corazón abierto en abril, es visto por muchos como el principal candidato para reemplazarlo.

La decisión se da dos semanas después de que Chicago fue eliminado por Cleveland en una indiferente actuación en el sexto partido de las semifinales de la Conferencia del Este que puso fin a una temporada de 50 triunfos plagada de lesiones.

“Cuando se contrató a Tom en el 2010, era la persona indicada para nuestro equipo y para nuestro sistema de entonces y en los últimos cinco años tuvimos algunos resultados con Tom como técnico”, expresó Forman. “Pero mirando hacia el futuro y analizando cómo podemos crecer y mejorar, estimamos que hacía falta un cambio de perspectiva”.

De cualquier forma, el golfo entre el entrenador y sus jefes resulto demasiado extenso para tender un puente sobre él.

El presidente de los Bulls Jerry Reinsdorf dejó eso en claro a través de un largo y mordaz comunicado en que señaló que la organización ha tenido éxito en parte debido a “una tendencia a participar en un flujo libre de información” y que “las discusiones internas no deben ser consideradas una invasión al terreno, y deben mantenerse privadas”.

“Los equipos que rinden continuamente al más alto nivel registran una unidad entre todos los sectores, personal, jugadores, técnicos, gerentes y propietarios”, dijo Reinsdorf. “Cuando todos tiran para el mismo lado, se genera confianza y los equipos pueden crecer y lograr resultados. Lamentablemente, nos hemos alejado de esa cultura. Para asegurar que los Bulls de Chicago pueden seguir creciendo y teniendo éxito, hemos decidido que se requiere un cambio de entrenador en jefe”.

Thibodeau no es el primer entrenador exitoso de los Bulls en perder en una mala relación con la gerencia. Phil Jackson perdió ante Jerry Krause después de ganar seis campeonatos en ocho años, y la dinastía de la era de Jordan fue desmantelada.

Esta vez pareció haber un cortocircuito entre el técnico y la gerencia en torno al tiempo de juego que se le debía dar a Derrick Rose, Joakim Noah, quien venía de una operación en una rodilla, y al veterano Kirk Hinrich.

Se esperaba que los Bulls disputaran el campeonato este año tras contratar al español Pau Gasol y recuperar a Rose, que no jugó la mayor parte de las dos temporadas previas por lesiones. Pero Rose no tuvo un rendimiento constante y el equipo sufrió lesiones y altibajos. Cosecharon 50 victorias, lo que no está mal, pero tampoco es lo que buscaban.

“Este equipo tiene potencial para más”, dijo Gasol al terminar la temporada.

Deja tu comentario

Recomendamos - Baloncesto