Connect with us

Bla Bla

¡Adiós Brasil!

Este mundial ha sido de los más interesantes, de los partidos más disputados y emocionantes… y de los más sorpresivos que me ha tocado seguir.

alemaniaParece mentira pero desde ya, después de cuatro años de pasar escribiendo, comentando por la radio, analizando, imaginando y  esperando, me duele decirle adiós a la Copa del Mundo del 2014, que tanto material nos dio. El mundial nos deja toda una serie de recuerdos, algunos gratos, otros no tanto, algunos bien amargos y otros sumamente sorpresivos. Entre los gratos podemos alabar el rendimiento de tres equipos de Concacaf: México, Estados Unidos y Costa Rica. También fue más que grato ver como brilló Colombia en este mundial, con esa super estrella que se llama James Rodríguez.

Entre los sucesos no tan gratos destaca lo injusto que fue ver como a México lo eliminaron mediante un penal que no fue penal, cuando Arjen Robben se tiró a “la piscina” y el árbitro se tragó el anzuelo, algo que permitió que Holanda venciera a México, que se había echado un partidazo. Además, la actuación de Honduras nos dolió a todos.

Entre los eventos sorpresivos se destaca la paliza inesperada que Alemania le propinó a Brasil por un marcador tan abultado (7-1), que pudo haber sido peor, un hecho que desinfló e hizo llorar a un pueblo que nunca esperó ese desenlace. Otra nota buena fue como aumentó la asistencia femenina a los 12 estadios y las decenas de millones de mujeres, que en cifras records siguieron los partidos por todos los medios de comunicación posibles.

Segun la FIFA, los 10 mejores jugadores de este mundial fueron cuatro alemanes: Thomas Muller, Tony Kroos, Philip Lahm y Matts Hummels. Tres argentinos: Lionel Messi, Angel Di Maria  y Sergio Macherano. Los tres restantes fueron el colombiano James Rodríguez, el holandés Arjen Robben y el brasileño Neymar, seriamente lesionado en el partido con Colombia.

Ahora tendremos que esperar cuatro años más hasta el mundial de Rusia. Por cierto que el presidente ruso, Vladimir Putin, viajó a Brasil y estuvo ayer en el Maracaná en la gran final que coronó a los alemanes.

Comienza un nuevo calendario futbolístico de cuatro años de duración que si Dios me da fuerzas y salud, volveré a cubrir con mucho gusto, pues también traigo el fútbol metido en la sangre y esa enfermedad no se puede curar.

Deja tu comentario

Recomendamos - Bla Bla