Connect with us

Fútbol Nacional

Honduras ha sido Estafada…

La participación de Honduras en el Mundial de Brasil 2014 ha sido una de las peores decepciones que ha vivido el país, en materia futbolística en su historia, porque a pesar que se logró una segunda clasificación consecutiva, los resultados y el rendimiento del equipo nacional fueron deficientes. El equipo dirigido por el colombiano Luis Fernando Suárez jugó sin ganas y con un esquema irreconocible, o sea que no jugaron a nada.

En una de sus tantas intervenciones en el micrófono ante una nación hoy amargada.

En una de sus tantas intervenciones en el micrófono ante una nación hoy amargada.

A pesar de que en el país existía una gran expectación por la presencia de la selección nacional en Brasil, esta se transformó en pesimismo después del primer partido ante Francia y se comprobó en los siguientes encuentros ante Ecuador y Suiza, donde el seleccionador hondureño fue incapaz de cambiar la imagen futbolística del equipo, apostó por los mismos jugadores y estos le fallaron notablemente, sin tener esa vergüenza deportiva que deben mostrar al defender la Bandera Nacional.

Hay que reconocer que a Suárez le quedó grande el mundial, ante vista y paciencia de los federativos de la Fenafuth, quienes defendieron un proceso que mostraba muchas irregularidades desde el mismo año 2011 que asumió el mando el entrenador colombiano, pero para suerte de ellos la clasificación y, sobre todo, el Aztecazo “limpió” un proceso que siempre fue débil en una región donde el fútbol sigue atrasado en relación a las otras confederaciones.

Lo hecho por Costa Rica es un caso aparte, una Federación seria, con un cuerpo técnico que no fue conformista y que a pesar de estar en el grupo denominado de “la muerte” con Italia, Inglaterra y Uruguay, demostraron que la planeación hecha por su técnico, el colombiano Jorge Luis Pinto y el presidente de la Fedefútbol, Eduardo Li, fue la adecuada, sin hablar mucho, los ticos callaron bocas, sudando la camisa y demostrando amor patrio.

Así llegó Suárez a tierra catracha

Después de la brillante Copa Uncaf donde el mexicano Juan de Dios Castillo ganaba el torneo para Honduras por tercera vez en la historia, la Fenafuth no valoró esa labor y se puso la meta de contratar a un entrenador mundialista para que asumiera la dirección técnica nacional, a pesar de que la afición valoraba bien que se quedara el desaparecido Castillo.

El primer termómetro de lo que nos esperaba en el Mundial 2014 fue el debut ante Francia.

El primer termómetro de lo que nos esperaba en el Mundial 2014 fue el debut ante Francia.

Callejas y sus compañeros de fórmula comenzaron la búsqueda del nuevo seleccionador y se pusieron en contacto con técnicos conocidos en la región como el brasileño René Simones, quien llevó a Jamaica al Mundial de Francia 1998, y el argentino Rubén Omar Romano, pero ambos exigieron altas pretensiones económicas impagables en nuestro medio.

La otra opción fue el colombiano Juan Carlos Osorio, pero este tenía contrato vigente con Once Caldas, club que no accedió a dejarlo en libertad, por lo que esa posibilidad también se evaporó.

Luego apareció la opción final, Luis Fernando Suárez, colombiano que había llevado a Ecuador a Alemania 2006, y que lo clasificó a octavos de final, debido a esto la idea del técnico cafetero pareció atractiva para dirigentes, prensa y afición, por lo que la Comisión Nacional de Selecciones hizo su oferta, la que fue aceptada en marzo 2011, pero es a mediados del mes que llega a Tegucigalpa para ser presentado (oficialmente) y así asumir el proyecto Brasil 2014, pero además también la responsabilidad de la sub 23 que buscaba los Olímpicos de Londres 2012.

Eliminatoria llena de espinas y un mundial para el olvido

A pesar que tuvo más de un año para preparar el equipo que afrontaría la eliminatoria y conocer a sus dirigidos, tanto legionarios como los jugadores locales, el proceso a Brasil inició tambaleante en la primera cuadrangular junto a Cuba, Canadá y Panamá. Precisamente inicia en casa ante los canaleros, con estadio lleno, y se pierde 0-2, esa derrota nos llenaba de muchas dudas, pero su triunfo categórico ante Canadá le valió para saldar esa primera grada en el camino al mundial.

En la ronda decisiva también cruza camino de espinas con derrotas en Costa Rica, Panamá y Estados Unidos, pero la tabla de salvación fue la pésima eliminatoria mexicana que incluye el primer triunfo catracho en el estadio Azteca, eso marcó la clasificación al mundial, pero al igual que en Sudáfrica 2010, en forma sufrida y como tercer lugar de la Confederación.

Los tres rescatables de la selección que estuvo en Brasil, Maynor Figueroa, Emilio Izaguirre y Roger Espinoza.

Los tres rescatables de la selección que estuvo en Brasil, Maynor Figueroa, Emilio Izaguirre y Roger Espinoza.

A pesar de la clasificación que fue celebraba en todo el país, y por los hondureños residentes en todas partes del mundo, estaba una gran duda en cuanto al nivel futbolístico de Honduras, ya que la representación nacional jugaba al pelotazo buscando el oportunismo de sus dos goleadores del proceso Jerry Bengtson y Carlo Costly, quienes aprovecharon su potencia física para superar a las defensas contrarias, ejemplo de ello el triunfo en el estadio Azteca.

La parte del buen juego que siempre ha tenido la selección con grandes volantes de la historia como Ramón Maradiaga, Ramón Paz, Juan Carlos Espinoza, Alex Pineda, César Obando, Amado Guevara, Danilo Turcios, Julio César “Rambo” de León o Ramón Núñez, entre otros, no existía, nuestro equipo tenía más jugadores de marca y recuperación, por lo que nunca fue vistoso su juego en la eliminatoria, muchos menos en el mundial, donde el equipo nacional mostró que no tenía nada y que nuestra eliminatoria de Concacaf nos engañó totalmente.

Definitivamente al encarar el mundial debimos llegar mejor preparados, ya no enfrentaríamos a equipos caribeños o centroamericanos, a los cuales les ganamos a veces con dificultad, esta vez tendríamos dos europeos y un sudamericano, revelación de la eliminatoria, pero nuevamente una falsa percepción de nuestro real nivel, nos hizo soñar con lo imposible, ganar partidos sin trabajar para hacerlo, al final,el premio fue el justo, tres partidos y tres derrotas, un decepcionante lugar 31 de la copa del mundo y la peor presentación mundialista de Honduras de todos los tiempos.

Clasificación a Brasil 2014 y Londres 2012, lo rescatable

Sin duda alguna que el clasificar a una gesta mundialista es un objetivo alcanzado, pero además planificado porque para eso se le contrató, aunque además se puso las metas de ganar un partido en el mundial y buscar los octavos de final, sin embargo esos objetivos no fueron alcanzados y consecuentemente su gestión fue deficiente de acuerdo a la planeación.

Lo que vale la pena destacar fue el proceso Sub 23, con jugadores hambrientos de éxito, que defendieron con hidalguía al país tanto en el preolímpico como en Londres 2012, donde se derrotó a España, y en octavos de final se estuvo a punto de eliminar a Brasil, esa presencia fortaleció la imagen de Luis Suárez, quien el proceso mayor daba tumbos perdiendo con Panamá en el primer choque rumbo a Brasil 2014.

A pesar de todas las comodidades en la preparación en Estados Unidos de nada sirvió.

A pesar de todas las comodidades en la preparación en Estados Unidos de nada sirvió.

Esta Sub 23 dio un mensaje claro que los jóvenes estaban listos para ser considerados en el proceso mayor, pero el seleccionador no tuvo el valor de darles una oportunidad en el proceso mundialista y se quedó con la base que en Sudáfrica 2010, haciendo un pobre mundial, aunque un poco más decoroso que el recién finalizado.

Suárez, viajero permanente…

Uno de los puntos que más se le criticó al exseleccionador, Luis Fernando Suárez, fueron los contantes viajes que hizo para hablar con los legionarios que asistirían a los partidos eliminatorios y luego en el mundial, algo que se considera innecesario, si vemos los frutos, los que menos rindieron en la Copa del Mundo fueron precisamente los que militan en el extranjero, con algunas excepciones como Maynor Figueroa, Emilio Izaguirre y Roger Espinoza.

Además gozó del privilegio de irse a su país o a Estados Unidos cuantas veces quiso para encontrarse con su familia, siempre se denunció que pasó más fuera del país que trabajando con posibles seleccionados, especialmente con algunos jugadores que participaban en Liga Nacional y que tenían las cualidades para una convocatoria.

Las concentraciones innecesarias en EUA

Otro punto negativo en esta gestión no solo de Luis Fernando Suárez, sino de la Federación de Fútbol que preside Rafael Leonardo Callejas fueron las constantes concentraciones en Fort Lauderdale, las que aceptó para alejar a la selección del entorno de la prensa y la afición.

MAYNORTrabajos de playa inexplicables un mes antes del mundial, fue un punto criticado por los expertos en el manejo físico de clubes y selecciones, pero había un compromiso de la Federación de seguir en ese lugar por razones que solo los dirigentes pueden explicar.

La cantidad de dinero invertida en viajes a la Florida fueron grandes, pero según justificaron los federativos, les salía más barato hacerlo allí que en el país, algo increíble, por lo que se considera un despilfarro de dinero en forma innecesaria, aunque hay que reconocer que en Honduras no existe un Proyecto Goal como en Costa Rica para que la selección nacional se prepare para una justa mundialista.

Para colmo de males, la concentración en Fort Lauderdale ha servido para que los seleccionados hagan sus acostumbradas exigencias previas a una competencia como el mundial, exigiendo incrementos en los viáticos que los negociados anteriormente, aprovechan la lejanía para esconder su verdadero patriotismo convertido en el “bendito” mercantilismo que ha campeado en los últimos procesos mundialistas.

Un proceso de 260 millones de lempiras

A pesar de que los federativos aseguran que la mitad de los costos de clasificación fueron absorbidos por las taquillas de local, en el proceso a Brasil a 2014 se invirtieron 260 millones de lempiras, los que fueron gastados en sueldos y viáticos de jugadores y cuerpo técnico, concentraciones y pasajes desde la llegada de Luis Suárez hasta el Mundial de Brasil 2014.

Esta millonaria inversión se vio frustrada en el Mundial Brasil 2014, porque a pesar de tener muy buenos patrocinadores, la continuidad de ellos pudiera ser dudosa para Rusia 2018, ya que el producto no es tan bueno como se esperaba, sobre todo en el mundial, donde el equipo nacional dejó muchas dudas.

Convocatoria “inexplicable”

Otro punto negativo de la era Suárez es la falta de personalidad del entrenador al momento de dar la convocatoria definitiva al mundial, algo similar sufrió cuatro años atrás su compatriota Reinaldo Rueda, quienes al final tuvieron que ceder para llevar jugadores que no estaban listos para representar al país en la Copa del Mundo.

El adiós de una selección en la que el pueblo hondureño tenía confianza.

El adiós de una selección en la que el pueblo hondureño tenía confianza.

Fue un secreto a voces que jugadores como Juan Pablo Montes, Juan Carlos García, Bryan Beckeles, Luis Garrido, no entraban en planes de Suárez para ir al mundial, sin embargo aparecieron en el listado ante la sorpresa de muchos, igual sucedió para Sudáfrica 2010, con la convocatoria de Johnny Palacios en lugar de Erick Norales.

Al final el técnico pagó cara esa decisión y tuvo que acomodarse con los 23 nombres que pronunció de sus labios ante los medios de comunicación, en su rostro notamos enojo, por lo que asumimos que Suárez estaba leyendo su última convocatoria en Honduras, y no fue cierto que decidió en el mundial su salida, esa decisión, la tenía tomada desde ese día.

“Legado” de Suárez

Cuando uno habla de legado o logros, hay algo bueno, quizás Luis Fernando Suárez fue un tipo seguro que transmitió en cierto momento al jugador esa confianza en su capacidad, pero todo eso se acabó en el mundial, y los jugadores hondureños volvieron a ser los de siempre, inseguros y con poco a “amor” a la camiseta nacional.

En otro tema, no vemos ningún legado, al contrario, han pasado 8 años, donde el fútbol hondureño ha retrocedido en la parte futbolística, con estilo de pase corto y sin mayor efectividad en ataque, por lo que de cara al espectador y el experto, la selección no jugaba a nada.

ROGERTampoco en el tema educativo hubo esa proyección de Suárez con los entrenadores y con el fútbol menor, mucho menos a través de preparar a catrachos para futuras selecciones, prefirió traer profesionales extranjeros que darle la posibilidad a los entrenadores locales que son muy capaces de captar las buenas enseñanzas.

Suárez duplicó sueldo de Pinto

Parece insólito, pero es real, el exseleccionador de Honduras, Luis Fernando Suárez, devengaba un salario de 600 mil dólares anuales, superando los 380 mil que gana el mundialista y compatriota Jorge Luis Pinto, en Costa Rica.

Si nos basamos en la relación sueldo-éxito, Honduras ha sido estafada con un entrenador que clasificó a Honduras, pero perdió los tres partidos del mundial, mientras Pinto en Costa Rica está en los mejores ocho del mundo ganado casi la mitad de lo que devengaba el seleccionador hondureño.

Quizás la exigencia de la federación tica sea la diferencia, porque mientras en Costa Rica, Pinto tuvo la presión constante de la prensa, en Honduras los federativos se las ingeniaron para crearle un ambiente positivo a Suárez, aunque este al final fracasó y nos llevó a una desastrosa participación mundialista.

Por: Geovanni Gómez
Más

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional