Connect with us

Bla Bla

Extranjeros

JULIOSAN PEDRO SULA. – La asamblea de Liga Nacional es el lugar y el momento ideal para buscar cambios que mejoren el fútbol nacional; sin embargo, son los asambleístas, representantes de los diez clubes, los que deciden si todo sigue igual o si hay cambios, y en caso que haya, ellos determinan cuáles son y cómo se darán.

Mucho se habla de temas como la posibilidad de incrementar el número de equipos participantes, reducir el número de clasificados o mantener el repechaje, aumentar el número de descendidos o buscar una serie entre el penúltimo de la primera y el subcampeón de la segunda, pero muy poco se comenta de la cantidad y sobre todo la calidad de los extranjeros.

Hay extranjeros muy buenos que han marcado época en el país y sin duda siempre serán recordados, pero en los últimos años ha venido a Honduras una gran cantidad de futbolistas extranjeros y son muy pocos los que han dejado huella o han demostrado estar arriba del futbolista hondureño.

Si a la Liga vienen extranjeros como Julio Rodríguez, Sebastián Portigliati y Leonardo Domínguez, para mencionar los mejores, que bueno porque tienen calidad; pero si hay un cupo de cuatro extranjeros para cada equipo y hay clubes que se dan el “lujo” de pagar extranjeros para tenerlos en la banca, ¿por qué no reducir el número de extranjeros?

Ya pasó de moda el argumento de que hay que traer extranjeros para competir a nivel internacional, porque la mayoría han defraudado. Todos los clubes de la Liga, excepto Real Sociedad, al contratar extranjeros solo por llenar el cupo, le quitan a muchos jugadores de reserva o sus propios lugares de origen, la oportunidad de mostrar que tienen igual o mayor capacidad que un extranjero, sin necesidad de cobrar ni siquiera la mitad de los altos salarios que se les paga, y en dólares.

No soy xenofóbico, tengo amigos y compañeros extranjeros, y admiro el trabajo de muchos de ellos, pero pienso que una forma de mejorar el nivel del futbolista hondureño es reduciendo el número de extranjeros por club en la Liga, de tal manera que en lugar que contraten cuatro malos o “cajas de sorpresa”, fichen a dos regulares, o uno bueno.

Deja tu comentario

Recomendamos - Bla Bla