Connect with us

Fútbol Internacional

Simeone-Godín, Messi, Cristiano, Esteban, Julio César y N’Diaye

‘CHOLO’ SIMEONE/DIEGO GODÍN

La Liga más atractiva e igualada de la última década tuvo un gran protagonista. El ‘Cholo’ Simeone fulminó la bipolaridad que marcaba el campeonato español, con el gran mérito de transformar la mentalidad de un equipo y convertirla en ganadora. Tanto que tras su gran torneo se vio destinado a conquistar el título sin su estrella, Diego Costa, con el marcador en contra y el Camp Nou alentando a un Barcelona que se encontraba una Liga inmerecida. Sacando el máximo posible de cada jugador llegó al éxtasis.

INTERLo hizo con un testarazo de Diego Godín, sacando oro de una nueva acción de estrategia. El central que recuperó su pegada de infancia en su temporada más goleadora. En Rosario, de su Uruguay natal, se proclamaba máximo goleador cada temporada antes de retrasar su posición y convertirse en un gran central. El líder de la zaga rojiblanca pasó a la historia con un tanto inolvidable que puso el broche a una gran Liga 18 años después.

— LIONEL MESSI.

En su temporada más gris, Messi tuvo la oportunidad de guiar al Barcelona a un título que hiciese olvidar las malas sensaciones de un equipo que se lanzó al final de un ciclo. En esta ocasión no fue el líder que marcó el camino y su imagen levanta interrogantes por responder para muchos, pero no a una directiva que le mejora una temporada más su contrato.

La imagen de Messi desconectado de los partidos se ha repetido en demasiadas ocasiones esta Liga. Problemas físicos en algún momento y quien sabe si falta de actitud en otros, con una sombra por ahuyentar en el Mundial. El día más importante de la temporada no apareció. No pudo maquillar la salida de su compatriota, el ‘Tata’ Martino, ni la sensación de fracaso con la que cierra un año para el olvido en el banquillo azulgrana.

— CRISTIANO RONALDO.

El día que conquistó el trofeo de máximo goleador de la Liga y compartía la ‘Bota de Oro’ con Luis Suárez, Cristiano Ronaldo encendió las luces de alarma en el madridismo. En el calentamiento previo al duelo con el Espanyol sintió molestias musculares y se retiró. De ser titular a la grada tras una prueba médica que confirma una contractura y deja en entredicho a Carlo Ancelotti que horas antes aseguró que estaba totalmente recuperado.

Ha quedado demostrado que ni el técnico ni nadie en el Real Madrid manda más que Cristiano. Es el portugués el que decide cuando juega y cuando deja de hacerlo. Quería la ‘Bota de Oro’ en solitario y apuró todo lo posible para jugar. Cuando sintió el riesgo que tenía de perderse la final de Liga de Campeones paró. Tiene al madridismo en vilo. Su importancia es vital para la conquista de la ‘Décima’. Tanto como lo ha sido su ausencia en la recta final de una Liga en la que el conjunto madridista bajó los brazos antes de tiempo.

— ESTEBAN SUÁREZ.

A sus 38 años, el ‘abuelo de la Liga’ rechaza la opción de seguir escribiendo su historia en la Liga BBVA y descenderá al infierno de Segunda B para ayudar al Real Oviedo de su corazón. Él nunca dejará de ser un portero de Primera, admirado por compañeros y rivales. Ejemplo de máxima profesionalidad y dedicación al fútbol. El jugador que más minutos disputó en la temporada siendo el más veterano y con actuaciones decisivas para la salvación de la UD Almería.

Por Esteban no pasan los años. Junto a Corona han sido los líderes de un vestuario joven para guiar al equipo a la salvación. Ambos cierran un ciclo en Almería. Se marcha guardando el ascenso como uno de los grandes momentos de su larga carrera. Ese reto es el nuevo que marca en su camino. Con el Oviedo. Con la misma profesionalidad que se auto exige para competir con compañeros que casi podrían ser sus hijos mayores. Su última imagen en el club almeriense es sacando una a bocajarro a Guillermo del Athletic Club. Una nueva parada para el recuerdo que precedió un homenaje más que merecido.

— JULIO CÉSAR.

EL porteo brasileño del Getafe sintió en 90 minutos todas las sensaciones que puede experimentar un futbolista. Pasó de la desolación a la exaltación. Su equipo se acercaba a la salvación en Vallecas, cuando cometió un fallo garrafal a una falta de Roberto Trashorras. Se lanzó con los brazos mal colocados y vio pasar el balón junto a su cuerpo antes de besar la red.

El tanto premiaba el esfuerzo del Rayo que tuvo en su mano mandar al vecino a Segunda. Fue cuando apareció Julio César con una parada milagrosa, respondiendo a un testarazo tras saque de esquina a un minuto del final. El portero que llegó por la lesión de Moyá y que quitó la titularidad a Codina por una mala tarde en el Vicente Calderón, se reivindicó. Ya vivió una salvación con el Granada. Más agónica que la del Getafe no tendrá ninguna.

— ALFRED N’DIAYE.

En tiempos en los que el racismo ha vuelto a marcar momentos desagradables en los estadios españoles, la imagen del bético N’Diaye sacando un niño de la avalancha humana a un niño aficionado del Osasuna tras derribarse una valla de un fondo de El Sadar, fue la escena de la última jornada de la Liga BBVA.

La alegría por el primer tanto del partido que alimentaba la esperanza de la salvación se pudo convertir en tragedia. Una valla cedió y decenas de aficionados cayeron al césped. En ese momento el fútbol pasa a un segundo plano. N’Diaye se olvidó de la frustración y tuvo el gesto más humano. Rápidamente se dirigió a la masa humana para sacar a un niño herido. Como él más jugadores ayudaron a los aficionados en un día durísimo en Pamplona. EFE

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Internacional