Connect with us

Fútbol Nacional

Torneo de Reservas un gran paso hacia el desarrollo futbolístico

En el Mundial de Sudáfrica 2010, el fútbol hondureño enterró 28 años de humillación y sufrimiento, gracias a un grupo de jugadores que desde categorías infantiles se mantuvieron en una línea de trabajo constante hasta formar  un equipo sólido, que luego de adquirir experiencia en mundiales juveniles y Juegos Olímpicos logró su graduación en la competencia africana.

Sin embargo, en cada una de los campeonatos internacionales a los que acudieron los recientes mundialistas de Sudáfrica, se mostró novatez, inexperiencia, inmadurez y hasta ingenuidad, todos estos males productos de una formación básica deficiente, pero que pese a ello les ajustó para clasificar a donde se lo propusieron.

En teoría este error que se ha venido cometiendo en la formación de los nuevos valores del balompié hondureño, se sana hasta cierto punto con la implementación del Torneo de Reservas, mismo que afortunadamente mantendrá en constante práctica a los seleccionados Sub-15, Sub-17 y Sub-20.

Hasta ahora los jugadores que integraban las categorías antes mencionadas, si no lograban hacerse un cupo en equipos de Liga Nacional se perdían en el campeonato de Liga de Ascenso, donde lejos de depurar su talento, desaparecían sin pena ni gloria.

Ahora podrán competir ante jugadores de su misma edad y en escenarios de “primera”, algo que les permitirá demostrar con mayor facilidad sus verdaderas capacidades, ahora bien, para que ese Torneo de Reservas cumpla a cabalidad su función de formador, es necesario que los equipos se preocupen por el nivel que puedan tener los entrenadores.

De nada servirá tener a 200 jóvenes jugando cada fin de semana, si estos durante los días de entrenamiento no cuentan con las instrucciones de un profesional calificado para explotar sus dones futbolísticos.

Es así, que hacemos ver que la verdadera tarea, está en las unidades de trabajo, es decir de nada servirá montar un “show” si las figuras no aprendieron a actuar bien, por ello los dirigentes de Liga Nacional, no deben enfocarse solamente en lo que sus promesas puedan hacer un sábado o domingo por la tarde, deben vigilar y asegurar que sus “tesoros” futbolísticos están siendo cuidados por las mejores manos.

Sólo así es que se obtendrán verdaderas ganancias, tanto para los jugadores como para los equipos, formula indispensable para que las selecciones nacionales cada día sean más competitivas y con ello se consigan los triunfos que todos los hondureños deseamos.

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional