Connect with us

La Bicolor

España: "¡Campeones, campeones!" exultante con su primer Mundial

MADRID. (AFP) – “¡Campeones!, ¡Campeones!”: un clamor unánime se alzó por la noche en toda España, campeona del mundo de fútbol por primera vez en su historia tras la victoria de la “Roja” en la final contra Holanda (1-0) en Johannesburgo.

Las fuentes en Barcelona fueron inundadas de españoles, celebrando el triunfo de su selección.

En el centro de Madrid, los petardos rojos iluminaron el cielo del “Fan Park”, donde entre 150.000 y 250.000 hinchas, casi todos vestidos con la camiseta de la selección, agitaban miles de banderas españolas cuando Iniesta marcó el gol de la victoria durante la prolongación.

“¡¡¡¡¡¡¡¡Uaaaaa!!!!!”, gritó la multitud durante más de dos minutos mientras se abrazaban y saltaban.

“¡Viva España!” y “¡¡¡¡¡¡¡Yo soy español, español, español!!!!!!!!”, coreaban en millones de hogares, bares y plazas de todo el país, que era un concierto inmenso de cláxones.

“Estoy con el corazón al 200%, es una sensación extraña, de alegría”, estoy “súper nervioso”, confesaba Adolfo, un joven de 25 años.

“Estamos súper contentos, nos tocaba vivir esto” y “Casillas hizo un gran partido”, se maravillaban Ana y Jesús, de 22 y 23 años.

Las calles de Madrid fueron insuficientes para las celebraciones.

Miles de españoles iniciaban un festejo prolongado durante una noche muy veraniega antes del regreso triunfal de la selección, que el lunes por la noche desfilará en autobús por el centro de la capital.

“Estoy muy orgulloso y muy feliz, ya creía que íbamos a penaltis”, comentaba Raúl, de 18 años, que cree que ganar el mundial “es merecido después de la Eurocopa del 2008”.

En Madrid, las múltiples faltas de los holandeses crisparon a la afición, que gritaban “hijos de p…” contra los contrincantes.

Un enorme “uf” de alivio sonó en el segundo tiempo cuando el ex delantero del Real Madrid holandés Arjen Robben falló un tiro al portero Iker Casillas. “¡Iker, Iker, Iker!”, gritaban los hinchas en honor del portero español, llamado “San Iker” por sus paradas.

En Madrid entre la afición destacaba una joven disfrazada de pulpo en honor de Paul, el cefalópodo alemán que predijo la victoria de España.

La plaza del Castillo en Pamplona, España fue uno de los lugares preferidos para festejar por parte de los ibéricos.

En Barcelona, las primeras caravanas de coches, con banderas rojas y gualdas agitadas desde sus ventanas, empezaron a circular haciendo sonar sus cláxones por la Gran Vía de Barcelona con entusiastas aficionados que venían de la Plaza de España, donde unas 75.000 personas siguieron en una pantalla gigante las vicisitudes de la final.

Una final histórica y un título que fue celebrado con un inusitado entusiasmo en la capital catalana, donde los momentos previos parecían vivirse con cierta indiferencia.

En Plaza de España y posteriormente en Plaza Cataluña y sobre todo en la Fuente de las Canaletas, donde el primer equipo local, el Barça festeja ruidosamente sus títulos, se agitaron banderas españolas y pasaron coches haciendo sonar sus bocinas al grito de “¡¡¡España, España!!!”.

Un día después que una gigantesca manifestación protestó contra el recorte del nuevo estatuto de autonomía y donde llegaron a leerse pancartas con el “Catalunya is not Spain”.

La bandera de España flameó imponente en todos los rincones.

Esta noche, el centro de Barcelona volvió a ser “Spain” con una desconocida multitud de jóvenes al grito de “Campeones, campeones”.

La ciudad de Pamplona (norte), en plenas fiestas de San Fermín, la victoria coincidió con el inicio de los tradicionales fuegos artificiales que se disfrutan cada noche durante los Sanfermines que iluminaron y atronaron la Plaza del Castillo, donde una multitud vestida de rojo y blanco presenció el partido.

Deja tu comentario

Recomendamos - La Bicolor