Connect with us

Otros Deportes

El legado de los Cuatro Grandes en una temporada truncada

Es un absoluto juego de suposiciones, pero que no deja de ser intrigante.

¿Se verán afectados los legados de los cuatro tenistas más prominentes y laureados en actividad — y quizás de todos los tiempos — por la truncada temporada de 2020?

¿Y cómo les irá a Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic — los Tres Grandes del tenis masculino — junto a Serena Williams, la emperatriz del circuito femenino, cuando vuelvan a la competición? (Federer estará fuera de actividad hasta 2021 tras someterse a un par de artroscopías en la rodilla derecha).

Son el Gran Cuarteto. Son los líderes del tenis dentro y fuera de la cancha. Lo han hecho hasta el punto de que sin importar cuántos triunfos y derrotas tengan el resto de su carrera, ya aseguraron su lugar en la historia.

Williams tiene 23 títulos de Grand Slam, la mayor cantidad en la era profesional. Federer tiene el récord masculino con 20, Nadal 19 y Djokovic 17; ningún otro hombre tiene más de 14.

Ellos atraen la atención de los aficionados y no seguidores del tenis por igual.

Hay que ser honestos: Lo que ocurra con ellos importa más que el resto de los jugadores, especialmente cuando Williams está buscando igualar la marca de todos los tiempos de Margaret Court con 24 títulos en las grandes citas, así como Nadal y Djokovic acercándose a Federer.

También lo que intriga: sus edades. Federer y Williams cumplirán pronto 39 años. Nadal tiene 34 y Djokovic 33.

“Podría ser que estén diciéndose, ‘realmente disfruto pasar tiempo en casa’. No están metidos en una carrera, no hay apuro. Entonces emocional y mentalmente podrían pensar, ‘¿Realmente lo quiero hacer de nuevo? ¿De verdad quiero empezar a entrenar? ¿Puedo realmente estar enfocado al 100%?”, indicó Chris Evert, ganadora de 10 títulos de Grand Slam. “O por el otro lado podrían tener un sentido de urgencia y decir, ‘OK, ahora realmente necesito valorar mi tenis por un año más y necesito alcanzar mis metas. No soy tan joven”.

Ahora mismo Wimbledon debería de estar disputándose, pero el torneo fue cancelado por primera vez desde 1945 debido a la pandemia de COVID-19. El tenis profesional fue suspendido en marzo y por el momento tiene programado volver en agosto. El Abierto de Estados Unidos inicia a finales de ese mes. El Abierto de Francia, que fue pospuesto en mayo, ahora está programado para iniciar el 27 de septiembre, dos semanas después de que termine el US Open.

“Es más fácil alistar el cuerpo a los 21 años, que el cuerpo a los 34 años. Eso es al 100%. Pero al mismo tiempo un cuerpo y mente de 34 años tienen mucha más experiencia que el cuerpo y mente de alguien de 21 años, entonces no sé que va a suceder”, analizó Nadal.

“En términos generales es mejor para una persona joven debido a que este tiempo que perdimos, una persona joven tiene tiempo para recuperarse. Un hombre mayor, en términos de ‘tiempo’”, reconoció Nadal, utilizando sus dedos para indicar comillas, “perdemos la misma cantidad de tiempo, pero en términos de perspectiva es diferente. Perder un año a los 34 o 36 o 36, no es lo mismo que perder un año a los 20, cuando tienes toda su carrera por delante”.

Quizás Nadal decida saltarse jugar en las canchas de cemento en Nueva York, donde es el actual campeón, para llegar bien descansado y preparado para para el polvo de ladrillo de París, donde pondría igualar el récord de 20 títulos de Grand Slam ahora en manos de Federer, consagrándose por 13ra vez en Roland Garros.

Quizás Djokovic prefiera ir al US Open, después de todo, tras expresarse en contra al asumir que una ausencia de Nadal le da más opciones de triunfo.

La mejor oportunidad de Federer para incrementar su cosecha será en Wimbledon, donde se ha coronado ocho veces. Cuesta aventurarse decir cuántas más las quedan.

Williams, en cambio, alcanzó las finales de los últimos cuatro grandes, perdiéndolas todas. Y pese a una inesperada eliminación en la tercera ronda del Abierto de Australia en enero, se da por descontado que intentará ir lejos en otro torneo, especialmente en el US Open, donde se ha consagrado seis veces y fue la subcampeona en 2018 y 2019.

Después de un prolongado periodo sin jugar, Williams dijo: “Siento que mi físico lo necesitaba, aunque no lo quería. Y ahora me siento mejor que nunca. Me siento más relajado, en mejor forma. Me siento como si puedo jugar en serio”. AP (HN)

Comentarios

Recomendamos - Otros Deportes