Secciones: Fútbol Nacional

Con todas las limitaciones: Hace 28 años, gritamos, celebramos…

ESPAÑA.- Se cumplieron  28 años con cinco días de aquella épica e histórica hazaña de la selección nacional, que hizo ver mal a la anfitriona España en el Mundial de 1982, cuando tuvieron que sufrir para empatarle a Honduras en el memorable 1-1.

Este es el equipo hondureño, que debutó por primera vez en un mundial de fútbol.

En esa época los 4 millones de hondureños vivieron el mejor momento del fútbol, el mundo estaba maravillado por lo hecho por un país que muchos desconocían por estar en un rinconcito del mapa mundi, la representación hizo que se conociera y se respetara.

Ads

Diario LA TRIBUNA tituló “Frente al Rey, Honduras le tocó la Corona a España”. En el estadio Luis Casanova estaban 50 mil espectadores apoyando a los españoles y el Rey Juan Carlos sumado a los seguidores del cuadro local, sufría ante la garra de los catrachos.

En la crónica dice “apenas transcurrieron dos minutos de observación, moros y cristianos se dieron cuenta rápidamente que Honduras no estaba impresionado por su primer adversario mundialista.

Ads

Honduras sorprendió a los siete minutos, Zelaya aprovechó un pase de Prudencio “Tecate” Norales, y con disparo bajo venció a Arconada. A los 65 minutos, el árbitro argentino Arturo Ithurralde sancionó penal a favor de los españoles por falta contra Satrustegui y López Ufarte concretó, para volver las esperanzas al equipo dirigido por José Emilio Santamaría.

El zaguero hondureño Efraín Gutiérrez, marca al ariete español López Ufarte, en una de las acciones del juego.

El entrenador nacional José de la Paz Herrera,  a quien le consideraron un “pequeño Napoleón” dijo: “que el ogro español no se pudo comer al patito feo”.

Las agencias de prensa calificaron como castigo el penal sancionado a Honduras, ya que consideraron que la generosidad del réferi favoreció a los anfitriones.

Previo al juego se decía que sería un choque de un gigante contra el “pulgarcito”. Satrustegui dijo que se conformaban con ganar 1-0.

Así se escribió esa historia el 16 de junio de 1982. Ahora, la selección es otra, con jugadores diferentes, entrenador extranjero, futbolistas militando en el fútbol internacional ganando jugosas cantidades de dinero, con todas las comodidades habidas y por haber.

La gran similitud de ambos equipos es que les tocó enfrente a España, en  condiciones distintas, solo que una jugando en  la Madre Patria y la otra en territorio africano. 

Cómo vivió aquella Selección

Julio César Arzú se estira para tratar de evitar que el balón ingrese a las redes, impulsado desde el manchón de penal por López Ufarte.

El combinado mundialista de España 82, una vez en la competencia recibía 25 lempiras diarios de viáticos o sea 12.50 de dólar y los premios fueron negociados así: 1000 dólares por juego ganado, 500 por empates, 15 mil lempiras por clasificar a octavos de final, 20 mil por llegar a cuartos, 30 mil por semifinal y 50 mil por ganar el mundial.

Por la clasificación, cada jugador titular recibió 12 mil lempiras, suplentes 9 mil y seis mil a los que no jugaban. Con esa cantidad y algunos ahorros, muchos de esos seleccionados construyeron su casa como César Efraín Gutiérrez.

Aunque los tiempos son cambiantes, el fútbol es el mismo, solo con diferentes formas de trabajar utilizando métodos más científicos. Los trabajos de la selección estaban más enfocados en la parte técnica y táctica, y en menor grado lo físico que consistía en correr, reacción de velocidad y salto. El preparador físico Clovis Morales, era el responsable de la parte física, los jugadores recuerdan que en Valle de Ángeles corrían por veredas de la casa de concentración al lugar de entrenamiento.

Aquel equipo antes de viajar a España, tenía como campo de concentración la casa de Mario Rivera López (fallecido) en el sector de Valle de Ángeles,  dormían en camas sencillas con delgados colchones y cuando entrenaban en la Escuela Militar Francisco Morazán se hospedaban en el Hotel Centenario, de donde salieron hacia España el 10 de junio.

Jaime Enrique Villegas hace la cobertura, para evitar el pase del jugador español.

La alimentación era la que consume actualmente cualquier persona de clase media baja. Los carbohidratos los encontraban en los espaguetis y arroz y un poco de carne. José de la Paz Herrera, les daba miel de abeja, y dulces para conseguir los energéticos del cuerpo. El sacrificio era general en el plantel, había “hambre” de triunfar y dar a conocer a Honduras.

Las vicisitudes siempre estuvieron presentes, pero no fueron ningún obstáculo para aquel equipo. En lo que sí aventajaron a la actual selección, fue en los fogueos que fueron contra equipos de nivel.

El trabajo psicológico cumplió con las exigencias, y los futbolistas supieron asimilar las recomendaciones del psicólogo Teodosio Mejía.

ALINEACIONES
HONDURAS:
Julio César Arzú (21), Efraín Gutiérrez (2), Jaime Villegas (3), Allan Costly (5), Fernando Bulnes (4), Gilberto Yearwood (20), Héctor Zelaya (15), Ramón Maradiaga (6), Roberto Figueroa (10), Porfirio Betancourt (9), Prudencio Norales (13).

ESPAÑA: Miguel Arconada (1), Antonio Camacho (2), Miguel Tendillo (5), Ramón Alessanco (6), Rafael Gordillo (3), Alonso Joaquín (8), Abel Alonso (4), J. M Zamora (10), Juanito Gómez (7), Jesús Satrústegui (9), López Ufarte (11).

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies.