Connect with us

Más de Honduras

Falleció ex presidente campeonísimo con Olimpia

Una triste noticia se ha dado a conocer en las últimas horas, el fallecimiento del coronel Mario Flores Theresín, quien fue un brillante militar, político y dirigente deportivo que gozaba de la admiración y el respeto de la sociedad hondureña.

Enérgico en sus determinaciones, siempre supo que camino tomar y en el caso del deportes, desde muy joven formó parte de la cúpula directriz del Olimpia con recordaos dirigentes como Rubén Callejas Valentine, Armando Uclés Sierra, los generales Oswaldo López Arellano y Juan Alberto Melgar Castro, quienes junto a otros quijotes celebraron por todo lo alto el 50 aniversario del Olimpia que activaba en se momento en el fútbol, béisbol y baloncesto.

El coronel por mucho tiempo estuvo formando parte de la junta directiva merengue, pero fue hasta en 1982, en el 70 aniversario del club,  tomó la batuta como presidente armando un equipazo con extranjeros como los argentinos Alberto Centurión, Alberto Mereles y el chileno Mario Hernán Juvini Carreño, logrando coronarse campeonísimo por primera vez en su historia con el recordado técnico uruguayo José Luis Materas Teglia.

En su gestión en una acto publico en 1982 retiró oficialmente la camisa 11 del Olimpia, que portó muchas años el delantero Jorge Alberto Bran Guevara, como un gesto de agradecimiento por su amplia trayectoria en la institución, pero 20 años después se la asignaron a Wilmer Velásquez.

Mario Flores Theresín

También fue dirigente visionario que adquirió la ficha deportiva del internacional hondureño Juan Alberto Flores Maradiaga, uno de los mejores goleadores de la historia del Olimpia, el que le costó cinco balones de fútbol y un uniforme para el equipo que lo lanzó al estrellato en su pueblo natal, El Porvenir, Francisco Morazán.

Apoyó a la novena pionera del béisbol y regularmente disfrutaba de los grandes duelos ante Medias Verdes y FAH en el diamante Lempira, así como apoyó al equipo de baloncesto en el Gimnasio Rubén Callejas Valentine, en la recordada Liga de Nacional de Baloncesto que presidió su hijo Jorge Flores Callejas.

Durante toda su vida apoyó al deporte en general, bajo su faena en la Conapid, todos los deportes incluido el fútbol tuvieron su atención, pero su gran amor fue el Olimpia, donde ya no figuraba como directivo activo, pero si en forma honoraria hasta el final de sus días.

Se ha ido un león de corazón, amante del equipo al que hizo grande en su gestión administrativa, una baja difícil de llenar, pero queda en la lista de los grandes olimpistas  que hicieron más grande su historia. (GG).