Connect with us

Automovilismo

Tras espera de 12 años, Dixon gana en Indianápolis

A Scott Dixon le llevó 12 años volver al carril de la victoria en el Indianapolis Motor Speedway. Ahora planea cumplir su tercera visita el mes próximo.

Dixon, ganador de las 500 Millas de Indianápolis en 2008, puso fin a la larga espera para obtener su segunda victoria. Se impuso en la carrera Brickyard, superando a Graham Rahal por 19,9469 segundos el sábado, con lo que obtuvo su primer título de Gran Premio en la IndyCar.

“Es realmente bonito lograr otra victoria en Indianápolis, aunque no sea en la gran carrera”, dijo el neozelandés. “Es significativo ganar en este lugar. Algunas veces necesitas un poco de suerte y en otras requieres de hacer una carrera sin errores, como la que tuvimos hoy”.

El ambiente en Indy lució apagado.

Dixon utilizó mascarilla mientras levantaba los brazos y batía un puño en el aire, dentro del recién remodelado círculo de ganadores. Las gradas estaban vacías, y el ruido habitual de la celebración fue prácticamente inexistente.

Pero después de quedar segundo en tres ocasiones en esta carrera y ante un currículum en el que abundan los triunfos que se han escapado en el último instante, así como los episodios de mala fortuna en el óvalo de 2,5 millas de Indianápolis, Dixon estaba con ánimo de divertirse.

Fue evidente que saboreó la victoria, y dio la voz de arranque para la carrera de la Xfinity Series de la NASCAR, que se realizó a continuación, también en el circuito interno y no en el óvalo exterior.

Dixon no pudo haber definido una mejor estrategia para el circuito de 2,439 millas y 14 curvas.

Optó por comenzar con los neumáticos negros, más lentos, y maniobró para ganar posiciones, luego de largar séptimo. Unas vueltas después de ir a los fosos para colocar los neumáticos rojos de velocidad, Dixon recibió la oportunidad que necesitaba cuando el novato Oliver Askew se estrelló en el muro exterior mientras trataba de pasar al frente.

Fue Dixon quien supo de inmediato que tenía el mando.

“Estuvimos en la situación adecuada para presionar, fue como algo que ni siquiera pensamos mucho”, indicó. “Algunos de esos chicos se quedaron atrás con los neumáticos que tenían”.

Dixon controló buena parte de la segunda mitad de la carrera de 80 vueltas, ayudado en parte por Will Power, quien salió primero pero se atoró en los pits.

Cuando rebasó a Rahal, sólo fue cuestión de tiempo para que Dixon lograra su 48vo triunfo de por vida en la IndyCar. Sólo A.J. Foyt (67) y Mario Andretti (52) acumulan más.

La IndyCar volverá a esta ciudad para las 500 Millas de Indianápolis, que se disputarán el 23 de agosto. La célebre carrera, efectuada normalmente en mayo, se pospuso por la pandemia de coronavirus.

Los organizadores prevén permitir el ingreso de espectadores, incluso hasta ocupar el 50% de la capacidad de este autódromo. Ap (HN)

Comentarios

Recomendamos - Automovilismo