Connect with us

Fútbol Internacional

Duelos de ilustres en el camino hacia Bakú

La puesta en escena de alguno de clubes ilustres del Viejo Continente ilumina los cuartos de final de la Liga Europa, que retorna este jueves en la antepenúltima estación hacia Bakú, escenario del último partido y que determinará al próximo campeón.

La carrera por la corona que el pasado año conquistó el Atlético Madrid entra en su fase decisiva. Equipos históricos habituales en las competiciones europeas que ya han ganado esta competición, como el Chelsea, el Valencia, el Nápoles, el Eintracht Fráncfort o el Arsenal forman parte de los supervivientes del torneo, que tiene como gran aliciente, además del título en sí, el pasaporte para la próxima edición de la Liga de Campeones.

Al margen del Slavia Praga, casi sin relevancia europea, solo el Villarreal, que llegó a estar a un paso de una final de la Champions, carece de antecedentes brillantes en la Liga Europa. Es el cuadro de Javier Calleja, precisamente, el que comparte con el Valencia el único duelo local de estos cuartos de final.

El choque entre el Villarreal y el Valencia, además de estimular el interés competitivo de la ronda, asegura la presencia de un español en las semifinales.

El encuentro de ida se disputará en el estadio de La Cerámica con el conjunto castellonense como anfitrión. El cuadro de Calleja asume el reto europeo inmerso en puestos de descenso en la competición española después de caer el domingo contra el Betis. El Valencia, que pierde a Geoffrey Kondogbia pero puede recuperar a Francis Coquelin y Cristian Piccini, fue frenado por el Rayo Vallecano después de una racha de diecisiete encuentros sin perder.

El Chelsea, uno de los grandes favoritos, ganador del torneo en el 2004, habitual de la Liga de Campeones que conquistó en el 2012 y del que fue finalista en el 2008, visita el jueves al Slavia Praga, el conjunto con menos relevancia de los supervivientes.

No pasa por su mejor momento el cuadro de Mauricio Sarri, que en la Premier puja por un puesto en la próxima edición de la Champions y que se aferra a la Liga Europa como salvación del curso.

El choque del Emirates entre el Arsenal y el Nápoles es el más lustroso de los cuartos. El conjunto de Unai Emery, que perdió el domingo contra el Everton recibe en la ida al único representante italiano descolgado de la pelea por el título de la Serie A.

La historia de ambos contempla una larga experiencia europea. El Arsenal fue finalista de este torneo en el 2000. También de la Liga de Campeones, en el 2006. El Nápoles conquistó este trofeo en 1989.

Los enfrentamientos de cuartos se completan con el duelo entre el Benfica y el Eintracht Fráncfort. Líder de la Liga de Portugal, el cuadro luso es un histórico que insiste en un torneo que ha ganado en dos ocasiones a pesar de haber perdido otras cinco finales. El Eintracht ha crecido en los últimos años y aspira a recuperar la relevancia de antaño, cuando era un clásico continental.

De hecho, el equipo germano ganó la Liga Europa en 1980, después de llegar a ser finalista de la Copa de Europa en 1960. EFE

Recomendamos - Fútbol Internacional

s