Connect with us

Fútbol Internacional

La locura en La Cerámica anima LaLiga

La locura que invadió el estadio de la Cerámica con un final que estableció el equilibrio entre el Villarreal y el Barcelona, entreabre ligeramente la pelea por LaLiga a la que se aferra el Atlético Madrid, que el próximo sábado visita al líder en su última oportunidad de provocar el renacimiento del torneo.

Una remontada impensable del Villarreal, que dio la vuelta a una desventaja de dos goles en el estadio de La Cerámica para situarse con 4-2 se frustró con los dos tantos en el tiempo añadido del Barcelona, que recurrió al carácter y al talento de Leo Messi y Luis Suárez para esquivar su tercer revés en la competición.

Fue una noche épica. A la que recurrió, primero, el conjunto de Castellón y el azulgrana después, con todo perdido. Afrontará la cita ante el Atlético con ocho puntos de ventaja, dos menos de los que tenía al arrancar la jornada.

El Villarreal estuvo a punto de propinar al campeón la misma medicina que mal digirió el pasado fin de semana ante el Celta cuando llegó a disponer también de dos goles de renta y salió malparado de Balaídos en un choque relevante para la permanencia.

Y es que es la salvación lo que pretende el conjunto castellonense. La estancia en la máxima categoría inunda de presión al conjunto de Javi Calleja, que revitalizó su ánimo con este marcador de enjundia.

Fue Luis Suárez el que rescató, a última hora al conjunto azulgrana y evitó la derrota. Aún así, el Barcelona se dejó dos puntos que reaniman algo una competición aparentemente enterrada pero que adquiere una dimensión nueva ahora y, sobre todo, si el Atlético Madrid es capaz de salir el sábado con los tres puntos del Camp Nou. El choque entre los dos primeros de la tabla recobra relevancia.

Sufrió el Atlético más de lo esperado para superar en el Wanda Metropolitano al Girona, un equipo que se le suele atragantar. Pero el trago mereció la pena.

La fe rojiblanca se cargó de argumentos en una noche negra azulgrana. Ernesto Valverde dio descanso en Villarreal a Leo Messi, a Ivan Rakitic y a Gerard Piqué. Tuvo que rescatar del banquillo a los dos primeros, a los que dio entrada con el marcador ya cuesta arriba.

Y eso que todo transitaba al antojo del líder, que al cuarto de hora ya tenía dos goles de ventaja, anotados por dos postergados. Los brasileños Philippe Coutinho y Malcolm.

Todo dio un giro después. El Villarreal, se entonó de la mano del entusiasmo del nigeriano Samuel Chukwueze, que dejó en evidencia a la zaga azulgrana todo el tiempo. Fue el joven africano el que acortó distancias antes del descanso.

Pero el festival llegó después. En la segunda parte de ensueño para los locales. Empató el camerunés Karl Toko Ekambi en el 50 y a la hora de partido Vicente Iborra puso por delante a los de Castellón. El colombiano Carlos Bacca amplió la renta en el 80.

Aún quedaba Leo Messi, al que se aferró el Barcelona. El astro argentino puso el marcador en un puño cuando, de falta, marcó el tercero de los visitantes. Con todo perdido, en la última acción del partido, Luis Suárez superó a Asenjo para evitar la derrota.

El triunfo del Atlético Madrid fue sufrido y con suspense. Nunca hasta ahora había sido capaz de superar al Girona, verdugo también en la Copa del Rey.

Laborioso porque llegó en el tramo final. Con incertidumbre porque irrumpió gracias al videoarbitraje (VAR), que corrigió y concedió un gol de Diego Godín, en el minuto 77, que previamente había invalidado el árbitro. Después, en el añadido, Antoine Girezmann, con el choque decidido, redondeó y dio lustre a la laboriosa victoria.

El primer capítulo de la trigésima fecha de LaLiga se completó con el empate en el RCDE Stadium entre el Espanyol y el Getafe (1-1). Un equilibrio de fuerzas que dejó a medias las aspiraciones de ambos. Del cuadro local porque no termina de desviarle de la amenaza del descenso. Del madrileño porque no acaba de afianzarse en ese puesto de Liga de Campeones al que se acumulan los pretendientes.

El Espanyol fue el que tomó ventaja en el minuto 55 por medio de Borja Iglesias. Pero Ángel empató en el 72 para dejar la cuarta plaza del Getafe a tres puntos del Alavés y a cuatro del Valencia y el Sevilla. El cuadro de Rubi, por su parte, está a siete del descenso. EFE

Recomendamos - Fútbol Internacional

s