Connect with us

De Todo Un Poco

Platini en el ecuador de su sanción

Michel Platini cumple en unas horas la mitad de los cuatro de años de sanción que le impuso la FIFA por incumplir su código ético, castigo que inicialmente era de ocho años y que logró rebajar a base de recursos, primero en la propia FIFA y después en el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS).

Su último intento por reducir un poco más un castigo que algunos de los que lo impusieron pretendían que fuese a perpetuidad se quedó solo en eso: Un intento fallido ante el tribunal supremo suizo que hace tres meses, el 6 de julio, desestimó su reclamación.

La impresión de este tribunal fue que la suspensión que cumple Platini “no parece manifiestamente excesiva”, argumento que mantiene al margen del fútbol a quien fue la imagen de este deporte y ganador de tres balones de oro (1983, 1984 y 1985), que parecía llamado a ocupar la presidencia de la FIFA.

Su última aparición pública en un entorno de fútbol fue hace algo más de un año, cuando la UEFA se reunió para elegir a su relevo en la presidencia. Resignado tras ver cómo el TAS solo le quitaba la mitad de la sanción, Platini dimitió de un cargo que había ocupado desde 2007 para que lo asumiera el esloveno Aleksander Ceferin.

Entonces dijo que “cada uno debe actuar según su conciencia”; recordó que el fútbol “es un juego que se juega en equipo”, aunque algunos quieran olvidarlo, y aseguró no estar enfadado con aquellos que no lo han apoyado.

Desde el sobresalto que supuso aquella suspensión temporal durante 90 días, el 7 de octubre de 2015, hasta el fallo definitivo del TAS, el 9 de mayo de 2016, y la palabra del tribunal suizo de mantener dos años más su calvario, Platini ha sido escrupulosamente cumplidor de todas estas decisiones.

En silencio, salvo en contadas ocasiones, el galo observa desde la grada por donde transita el fútbol, convencido de que detrás de su inhabilitación subyace una maniobra para evitar su llegada a la FIFA.

Las fechas en las que las que los órganos de ésta dictaron su castigo y resolvieron sus recursos pueden invitar a pensar como él. Los plazos le impidieron presentarse a las elecciones del 26 de febrero de 2015, en las que ganó Gianni Infantino, el candidato al que Platini impulsó porque él no podía serlo.

Primero, en octubre de 2015, fueron los 90 días de la cámara de instrucción de la Comisión de Ética, que después, en diciembre, la instancia de resolución extendió hasta ocho años. Solo dos días antes de aquellas elecciones de la FIFA, la Comisión de Apelación rebajó su sanción a seis años.

“Soy víctima de un sistema que tiene un único objetivo: impedirme presentarme a la presidencia de la FIFA para proteger ciertos intereses que me disponía a abolir. Las acusaciones contra mí no tienen fundamento, son un montaje”, sostuvo entonces, mientras se veía de nuevo junto a Blatter, compañero de castigo y en parte responsable del mismo.

 

Deja tu comentario

Recomendamos - De Todo Un Poco