Connect with us

Más de Honduras

Fútbol de Honduras triste por el fallecimiento de Ricardo Taylor

Por: Geovanni Gómez
@geovannygo

Escribir una nota luctuosa de un amigo muy especial es complicado, máxime cuando conocimos muy de cerca a esa persona que le abrió las puertas de su casa para departir hasta con su familia.

Ricardo Taylor Zelaya, quien falleció en la madrugada del domingo de un infarto, fue un hombre lleno de fútbol, tanto como jugador, entrenador, administrador y dirigente, quien siempre cumplió con lealtad y honestidad cada periplo en su amado fútbol. Como persona, increíble amigo, de diálogo abierto, nunca confrontativo, de pausado hablar, pero firme en sus pensamientos.

Nació en Tela, en la interminable cantera del fútbol hondureño, participó en el Tela Deportivo, luego se enlistó en el Ejercito actuando en la Selección de las Fuerzas Armadas, de donde fue observado por el Olimpia, club que lo trajo a sus filas a final de la década de los cincuenta y con quien culminó su carrera deportiva como exitoso delantero.

Jugó y compartió con los grandes del Olimpia, “Pipe” Barahona, “Reno” Rodríguez, Abrahán Pavón, “Calistrín” Suazo, “Tigrillo” Rosales y tantas leyendas del club de las hazañas deportivas dentro y fuera del país.

Con los albos fue parte de campeonatos antes y en la Liga Nacional, además hizo goles inolvidables en el torneo de Clubes Campeones de Concacaf como un cabezazo impresionante al Alianza de El Salvador.

Con el recordado entrenador brasileño Marinho Rodrigues fue parte de la Selección rumbo a Inglaterra 1966 cuya base fue el Olimpia, anotando el primer gol eliminatorio a Estados Unidos en toda la historia pre mundialista, además estuvo en selecciones juveniles del país.

Después de una agitada carrera deportiva abrazó la profesión de entrenador la que fungió en todas sus categorías, desde los más chiquitos hasta los del primer equipo de su amado Olimpia y los “pumas” de la Universidad.

Además fue parte y presidente del Colegio Nacional de Entrenadores en varias ocasiones acompañado de sus amigos Carlos Padilla Velásquez y Mario Griffin Cubas. Recientemente fungió como catedrático e instructor de la Escuela Nacional de Entrenadores de Fútbol.

Una labor poco comentada pero muy importante fue su paso por más de 40 años como administrador de la Liga Nacional en Tegucigalpa, donde era el encargado de todas las recaudaciones de los clubes Olimpia, Motagua y otros que participaron en su momento en la Profesional, haciendo un trabajo honesto y respetado por la dirigencia de los clubes.

Resumimos a ese gran hombre, quien con más de siete décadas hoy nos abandona, aunque su espíritu y recuerdo quedará siempre en la memoria de su familia y sus queridos amigos que hoy lamentamos su partido hacia el Altísimo, en paz descanse don Ricardo…

Deja tu comentario

Recomendamos - Más de Honduras