Connect with us

De Todo Un Poco

Para los trabajadores migrantes en Catar, los sueños no siempre se cumplen

Publicado

En los últimos años miles de migrantes llegaron a Catar para trabajar en grandes proyectos de construcción para el Mundial de fútbol. Pero sus sueños no siempre se han hecho realidad.

Atraídos por la perspectiva de ganar más dinero del que podrían obtener en su país, los migrantes representan casi el 90% de los 2,8 millones de habitantes de Catar.

La mayoría procede del subcontinente indio y de Filipinas. Otros llegan de países africanos como Kenia y Uganda.

El emirato del Golfo se enfrenta a duras críticas por las muertes, las lesiones y el impago de salarios a los trabajadores extranjeros.

Catar ha introducido reformas para mejorar la seguridad de los trabajadores y castigar a los empresarios que infringen las normas. También ha pagado cientos de millones de dólares en indemnizaciones por salarios perdidos y lesiones.

Pero los grupos de derechos humanos creen que los cambios han sido demasiado pocos y tardíos.

En vísperas del Mundial, la AFP habló con trabajadores migrantes de India, Bangladés y Filipinas, así como con sus familias, sobre sus experiencias.

Estas son sus historias:

– El hijo afligido –

Sravan Kalladi y su padre Ramesh trabajaban en la misma empresa, que construía las carreteras que llevan a los estadios del Mundial.

Sin embargo, solo Sravan regresó a su casa en India.

Un día, tras un largo turno, su padre, de 50 años, se desplomó y murió en el campamento donde vivían.

«El día que mi padre murió, le empezó a doler el pecho cuando estaba trabajando», cuenta Kalladi. «Lo llevamos al hospital (…) Les dije a los médicos que intentaran una y otra reanimarlo», recuerda el joven de 29 años, con la voz quebrada.

Las condiciones de trabajo no eran «nada buenas», con largas jornadas laborales y horas extras mal pagadas.

Su padre, que era conductor, «solía ir a trabajar a las 03h00 de la mañana y volvía a las 23h00».

Entre seis y ocho personas vivían juntas en una habitación del campamento en la que «ni siquiera cuatro personas podían sentarse bien». «Teníamos que trabajar en condiciones climáticas extremas y la comida que recibíamos no era buena», recuerda.

Padre e hijo se fueron a Catar con la esperanza de una vida mejor. Pero después de llevar el cuerpo de su padre de vuelta a casa, en el estado indio de Telangana (sur), Kalladi nunca regresó.

Se fue de Catar cobrando solo el salario de un mes como compensación de la empresa. Ahora su casa en India sin terminar es el recordatorio de los sueños rotos de la familia.

En los seis años transcurridos desde entonces, Kalladi ha ayudado a otras familias a repatriar los restos de parientes fallecidos en los países del Golfo.

Pero ahora quiere volver allí para ganar el dinero suficiente para terminar la casa.

«Somos parte de la compañía cuando estamos vivos, pero no cuando estamos muertos», dice. «Confiamos en ellos y por eso dejamos nuestras casas y nos fuimos a trabajar para ellos, y nos defraudaron».

– El deudor –

El reluciente mármol del estadio internacional Khalifa de Doha, que acogerá ocho partidos del Mundial, fue instalado en parte por el albañil bangladesí Aupon Mir.

Pero después de cuatro años en Catar regresó a casa sin nada, dice a la AFP.

«Es un estadio muy bonito. Es increíblemente bonito. Pero lo triste es que, aun formando parte de esta gigantesca y hermosa construcción, no nos pagaron. Mi capataz nos quitó las hojas de asistencia, retiró todo nuestro dinero y huyó», asegura.

Mir dejó su casa en Sreepur, en la zona rural del oeste de Bangladés, y se fue a Catar en 2016, con la esperanza de ganar suficiente dinero para transformar su vida.

Pagó el viaje gracias a sus ahorros y a los préstamos de su padre y de otros familiares.

Y aunque trabajó para una empresa constructora india en siete de los estadios del Mundial, como no tenía un permiso de trabajo válido, fue detenido en 2020 y deportado.

«Me gasté casi 700.000 takas [7.000 dólares] para ir a Catar y cambiar mi destino», dice el hombre de 33 años.

«Volví a casa con 25 riales [8 dólares]. Esto es lo que Catar ha aportado a mi vida», asegura este padre de dos hijos, frente a su casa y su tienda donde vende té.

«Soñaba con construir una casa mejor, vivir una vida mejor, enviar a mis hijos a mejores escuelas. Pero ninguna de esas esperanzas se hizo realidad. Solo reuní un montón de deudas y ahora llevo esa carga», dice.

Mir cuenta que se despertaba de madrugada para tomar el autobús hacia las obras y luego trabajaba durante 10 horas con un calor abrasador.

Pasaba días sin comer cuando no tenía dinero, y a veces dormía en la playa cuando no podía pagar el alquiler.

«Sudábamos de pies a cabeza todos los días de trabajo», dice. «Pero solo para que nos echaran sin dinero y sin honor».

– El constructor –

Los trabajadores que van a Catar y otros países del Golfo aspiran a ganar mucho más dinero que en sus países de origen. Para algunos, esos sueños se hacen realidad.

Abu Yusuf, que pidió no usar su nombre real porque quiere regresar al país anfitrión del Mundial el mes que viene, pagó 680.000 takas bangladesíes por su viaje a Catar.

Allí trabajó como conductor, obrero de la construcción y soldador, incluyendo varios meses en un cuartel de bomberos dentro de un estadio.

Ganaba unos 700 dólares al mes y estaba «más que contento» con su sueldo, dijo. «Son buena gente, muchos cataríes me ayudaron», afirma.

Aunque un contratista le robó parte de su sueldo, el joven de 32 años sigue alabando a las autoridades de Catar.

El mes pasado regresó a Sadarpur, una ciudad en el centro de Bangladés, donde fue criado por una madre soltera en condiciones de extrema pobreza.

Ahora, con lo que ganó en Catar, está construyendo una casa de dos plantas, se ha comprado una moto nueva y se hace cargo de los gastos de siete personas, incluida su madre y la familia de su hermano ciego.

Es un hincha acérrimo de Argentina y le gustaría poder ver un partido en el estadio Al Bayt, donde trabajaba como soldador.

«Es un estadio precioso. Me siento orgulloso de haber estado entre los trabajadores que construyeron el estadio. Me gustaría ver un partido allí», dice, esperando poder trabajar otros diez años en Catar.

– El ciego –

En una obra en construcción cerca de Doha, el trabajador bangladesí Babu Sheikh cayó desde cuatro metros de altura y se fracturó el cráneo.

Pasó cuatro meses en coma en un hospital. Cuando se despertó, estaba ciego.

«Pregunté a mi hermano si el lugar estaba a oscuras. Me dijo que estaba bien iluminado. No podía creer que había perdido la vista», explica.

«No tenía idea de cómo habían pasado cuatro meses y cómo ocurrió todo», agrega.

Necesitó 18 meses antes de poder salir del hospital. Los gastos fueron pagados por su familia.

Las autoridades cataríes abrieron una investigación contra su empleador, pero este fue sobreseído y Babu Sheikh no recibió ninguna compensación, según cuenta el propio damnificado.

Sheikh permanece la mayor parte del tiempo sentado en el jardín de adelante de su casa. Algunos días su hijo lo lleva a un mercado cercano o a un puesto de té por la tarde donde puede charlar con amigos de la infancia.

«No quiero vivir de esta manera», dice. «Quiero trabajar. No puedo dormir por la noche ya que estoy preocupado por el futuro de mi familia, mi hijo y mi mujer».

Su niño, de cinco años, nació cuando Sheikh se encontraba en Catar. Su padre nunca lo ha visto.

«Lo único que quiero es recuperar la vista. Quiero ver a mi hijo. ¿Tiene mi aspecto? ¿Se parece a mí?»

– A la cárcel para comer –

Cuando el empleador del trabajador de la construcción filipino Jovanie Cario dejó de pagarle en 2018, este se hizo detener a propósito para poder comer en la cárcel.

Cario, que pasó seis años en Catar, afirma que se trataba de una práctica común entre los migrantes filipinos que luchaban para sobrevivir.

Los trabajadores hambrientos mostraban documentos vencidos a la policía catarí, que se los llevaban presos por una noche, les daban de comer y los liberaban.

«Cuando éramos liberados y volvíamos a nuestro alojamiento, teníamos el estómago lleno», cuenta a la AFP Cario, de 49 años, recordando que en la cárcel había «mucha comida».

Cario llegó a Catar en 2012, dos años después de que el país obtuviese la organización del Mundial.

Instaló vidrios y paneles de aluminio en muchos proyectos en construcción, incluyendo el estadio Lusail cerca de Doha, con capacidad para 80.000 personas y escenario de la final el 18 de diciembre.

La paga mensual en Catar era más alta que su salario básico como vendedor de productos de Nestlé en Filipinas, y aumentaba cuanto más se quedaba.

Envió la mayor parte del dinero a su familia en la provincia central de Negros Occidental.

Pero había momentos en que su salario se atrasaba meses y se veía forzado a pedir prestado a amigos, parientes o usureros.

A inicios de 2018, Cario dejó de percibir su salario de manera repentina. Siguió trabajando, sin saber que su empleador había caído en bancarrota.

Luego de tres meses, Cario logró obtener una compensación de parte del Ministerio de Trabajo catarí y se volvió a su país. AFP

De Todo Un Poco

Pepe es el tercer jugador de campo más veterano en jugar un Mundial

Publicado

Por

(HN)

El central Pepe se convirtió en el tercer jugador de campo más veterano de la historia de los Mundiales después de haber comenzado como titular con Portugal en el choque contra Uruguay en Catar.

El jugador de 39 años sustituye al lesionado Danilo, que sufrió una rotura de costillas, y es uno de los tres cambios realizados por el seleccionador portugués Fernando Santos.

El camerunés Roger Milla sigue siendo el jugador de campo de mayor edad que ha disputado un Mundial, en Estados Unidos 1994, con 42 años.

En esta misma edición de Catar, participa también el canadiense Atiba Hutchinson, que tiene un par de semanas más que Pepe.

Sin embargo, hay dos porteros que superan a Milla.

El egipcio Essam El-Hadary tenía 45 años cuando jugó en Rusia 2018, mientras que el arquero colombiano Faryd Mondragón lo hizo con 43 años en Brasil 2014. AFP

Ver Más

De Todo Un Poco

El dato de la esperanza para México

Publicado

Por

(HN)

A México solo le vale ganar para estar en los octavos de final de un Mundial por novena participación consecutiva, pero para no depender de nadie necesita superar, además, la diferencia de goles (2) que tiene frente a Polonia o los 3 con Argentina; una circunstancia poco alentadora tras no haber anotado en ningún partido de lo que llevamos de torneo, pero los precedentes contra conjuntos asiáticos invitan al optimismo para el ‘Tri’.

Hay cuatro precedentes de enfrentamientos de México contra selecciones de la Confederación Asiática de Fútbol (AFC) en un Mundial. Todos ellos acabaron con victoria, aunque, eso sí, de repetir algunos de esos resultados frente a Arabia Saudí en la última jornada, el miércoles a las 22:00 hora local (-3 GMT), dependerían de que Argentina perdiera para poder pasar de ronda.

Un historial positivo contra equipos asiáticos que empezó en el Mundial de México’86, con victoria en la fase de grupos por 0-1 contra Irak. Doce años después, ganó 3-1 a Corea del Sur, idéntico resultado por el que se impuso a Irán en el Mundial de Alemania de 2006.

El último precedente es del último Mundial, en Rusia 2018. 2-1 frente a, también, Corea del Sur en el que, curiosamente, es el último encuentro en el que México anotó un gol en el Mundial. Marcaron Carlos Vela y Chicharito, ambos en activo aún en la MLS pero sin ser convocados por el ‘Tri’, y desde entonces 384 minutos sin ver puerta en este torneo, la racha más larga de su historia.

Un dato frente a selecciones asiáticas que les da a los del ‘Tata’ algo a lo que agarrarse, aunque no será sencillo, como se pensaba antes del Mundial, vencer a una Arabia Saudí que ganó a Argentina (1-2) en su debut y, aunque perdió 2-0 frente a Polonia, tuvo ocasiones para obtener un mejor resultado.

Eso sí, volviendo al histórico, en los tres precedentes entre México y Arabia Saudí, dos resultados le darían el pase a octavos de final, ya que en 1997 venció 0-5 al conjunto saudí y en 1999 5-1. El primer encuentro entre ambas selecciones, en 1995, se resolvió con victoria 0-2 a favor de la ‘tri’. Todos estos partidos se dieron en la Copa Confederaciones de la FIFA.

– Historial de México contra equipos de la Confederación Asiática de Fútbol (AFC):

MÉXICO’86: Irak 0-1 México.

FRANCIA’98: México 3-1 Corea del Sur.

ALEMANIA 2006: México 3-1 Irán.

RUSIA 2018: México 2-1 Corea del Sur. EFE

Ver Más

De Todo Un Poco

DT de EEUU se disculpa por controvertida modificación de la bandera iraní

Publicado

Por

(HN)

El seleccionador Gregg Berhalter se disculpó este lunes en nombre del equipo de Estados Unidos por la modificación que hizo su federación de la bandera iraní antes del decisivo partido que les enfrentará en el Mundial, donde estará en juego la clasificación a octavos.

Berhalter ha tratado en los últimos días de rebajar la carga política alrededor de un duelo futbolístico entre dos países que no tienen relaciones diplomáticas desde hace más de 40 años.

El mensaje deportivo del técnico, sin embargo, se vio socavado el fin de semana por la propia Federación de Fútbol estadounidense (US Soccer), que generó una gran polémica al publicar en sus redes sociales una versión de la bandera nacional de Irán a la que le retiró el símbolo de Alá.

Voceros de US Soccer justificaron el gesto como solidaridad con las mujeres que participan desde hace semanas en las insólitas manifestaciones antigubernamentales, desatadas por el fallecimiento de una joven detenida por supuestamente incumplir el estricto código de vestuario para mujeres.

«Los jugadores y el cuerpo técnico no sabían nada de lo que fue publicado», aseguró Berhalter en la rueda de prensa previa al juego del martes.

«Algunas veces las cosas escapan de nuestro control (…) Lo único que podemos hacer es disculparnos en nombre de los jugadores y el equipo técnico», afirmó.

La federación iraní enfureció con las publicaciones, que fueron retiradas el domingo por US Soccer, e hizo un reclamo a la FIFA.

La participación iraní en Catar ha estado marcada por el contexto político que vive su país. Sus futbolistas decidieron no cantar el himno en el primer partido en un gesto interpretado como solidaridad con las víctimas de la represión en Irán.

Berhalter hizo equilibrios para defender la posición estadounidense y a la vez centrar la discusión en lo deportivo.

«Por supuesto, nuestros pensamientos están con el pueblo iraní, con todo el país, con todo el equipo, pero nos centramos en este partido», aseguró.

A Estados Unidos, tercera del Grupo B con 2 puntos, solo le sirve la victoria para avanzar a los octavos en su regreso a una Copa del Mundo tras la dolorosa ausencia de Rusia-2018. A Irán, segunda con 3, le podría bastar con un empate, dependiendo del resultado del otro partido entre Inglaterra y Gales.

– «Soy un entrenador de fútbol» –

Durante la conferencia de prensa tanto Berhalter como el capitán estadounidense Tyler Adams recibieron numerosas preguntas alrededor de los conflictos entre ambos gobiernos, que rompieron relaciones diplomáticas después de la Revolución Islámica en Irán de 1979.

Ambos fueron interrogados sobre otros asuntos no futbolísticos, desde el racismo en Estados Unidos hasta las restricciones de visado para los iraníes que quieren viajar al país norteamericano.

«Yo no sé suficiente sobre política, soy entrenador de fútbol», replicó Berhalter a una de las cuestiones.

«Sé que muchas otras partes tienen otro sentimiento hacia el partido, pero para nosotros es un partido de fútbol contra un gran equipo, no mucho más que eso», sostuvo. «Ambos equipos están desesperados por pasar a la siguiente ronda. Y así es como lo afrontamos».

Estados Unidos e Irán ya se enfrentaron en un Mundial en 1998, con victoria de los iraníes por 2-1.

Berhalter, que participó en dos Copas del Mundo como jugador (2002 y 2006), cubrió ese partido como comentarista televisivo y dijo que todavía lo guarda fresco en la memoria.

«Aquel partido se me quedó grabado a fuego», explicó. «Lo que vi desde el pitido inicial fue un equipo que realmente quería ganar el partido y otro que no».

«Irán quería ganar el partido con todas sus fuerzas. Jugaron muy comprometidos, muy concentrados desde el pitido inicial», recordó. «Para que podamos ganar el partido de mañana esa va a tener que ser la mentalidad de nuestro grupo… No queremos cometer los errores del pasado».

Por su lado el seleccionador de Irán, Carlos Queiroz, también desvió preguntas sobre política y desechó las sugerencias de que su equipo pueda utilizar la reciente controversia sobre su bandera como motivación adicional.

«Si después de 42 años en este juego como entrenador, creyera que puedo ganar partidos con esos juegos psicológicos es que no habría aprendido nada sobre el juego», dijo el veterano entrenador portugués. «No es el caso».

Queiroz también elogió la actuación estadounidense en Catar. «Jugamos contra un equipo muy, muy bueno, muy bien organizado y con el mismo sueño y el mismo objetivo en mente», dijo Queiroz. «Espero que mañana mis chicos sean capaces de unir sus mentes, almas, habilidades y ganas de vencer». AFP

Ver Más

De Todo Un Poco

Valencia puede romper el récord que comparte con Eusebio, Rossi y Salenko

Publicado

Por

(HN)

El delantero ecuatoriano Enner Valencia ha anotado seis goles consecutivos entre el Mundial de 2014 y 2022, algo que solo habían logrado en la historia el portugués Eusebio (en 1966), el italiano Paolo Rossi (en 1982) y el ruso Oleg Salenko (en 1994).

Si Valencia (33 años) logra anotar el primer gol de la ‘Tri’ el martes contra Senegal se convertiría en el primer futbolista de la historia en marcar siete goles consecutivos.

Estos son los jugadores que en la historia han marcado seis goles consecutivos:

– Eusebio (1966)

La ‘Perla Negra’ fue el primero en conseguirlo, en la edición celebrada en Inglaterra.

Tras no marcar en el primer partido contra Hungría (3-1), anotó el segundo de los tres contra Bulgaria (3-0), pero el delantero portugués se destapó en el tercer encuentro, que Portugal ganó a Brasil por 3-1, con el segundo y tercero marcados por Eusebio.

En cuartos de final, Portugal se midió a Corea del Norte, que a los 25 minutos ganaba por 0-3, pero Eusebio lideró la remontada con cuatro goles, dos de ellos de penal, en media hora (del minuto 27 al 59).

El gol de José Augusto que puso el 5-3 final rompió la racha goleadora de Eusebio, que aún marcaría dos goles más en el torneo, en la derrota en semifinales contra Inglaterra (2-1) y uno de los dos que dieron el tercer puesto a la Seleçao (2-1 a la Unión Soviética).

– Paolo Rossi (1982)

Reaparecido a tiempo para jugar el Mundial de España, después de cumplir una dura sanción por el escándalo del amaño de partidos que se conoció en Italia como ‘Totonero’, ni los comienzos de la Azzurra ni de Rossi en el torneo hacían presagiar lo que vendría después.

Italia se clasificó como segunda de su grupo con tres empates y Rossi no logró marcar ni contra Polonia, ni Perú, ni Camerún. Eso condenó a los italianos a jugar una segunda fase, en un grupo de tres, junto a dos de las grandes favoritas, el Brasil de Zico y la Argentina de Maradona.

Italia derrotó a Argentina por 2-1, pero Rossi tampoco anotó, dejando su gran día para el siguiente partido, con un triplete a Brasil para imponerse por 3-2.

Después le marcó los dos goles a Polonia en semifinales (2-0) y abrió la cuenta en la final, en la que Italia venció a Alemania por 3-1.

Rossi fue decisivo en el triunfo de su selección, con goles en ‘cuartos’ (contra Brasil), semifinales y la final.

– Oleg Salenko (1994)

La gloria del delantero ruso fue mucho más efímera, porque cinco de sus seis goles los consiguió en un solo partido, en la goleada 6-1 contra Camerún, una victoria que no impidió la eliminación de Rusia, que en la primera jornada había perdido contra Brasil (2-0) y frente a Suecia (3-1), con el primer gol de Salenko en el torneo.

Al menos a Salenko le queda el consuelo de ser el futbolista de la historia que más goles ha marcado en un partido de Copa del Mundo (5).

– Enner Valencia (2014 y 2018)

Si los tres anteriores lograron la marca en una sola edición del Mundial, Valencia lo ha hecho en dos, con la dificultad añadida que Ecuador no se clasificó para la última edición en Rusia (2018).

Valencia anotó el único tanto de la ‘Tri’ en la derrota contra Suiza en el primer partido (2-1) y los dos en la victoria contra Honduras (2-1), pero no marcó en el 0-0 contra Francia que envió a los ecuatorianos a casa.

En Catar, el actual jugador del Fenerbahce, a sus 33 años, fue el autor de un doblete en el triunfo en el partido inaugural contra el equipo anfitrión (2-0) y el jugador que igualó el resultado contra Países Bajos (1-1) y que deja a la ‘Tri’ a un empate frente a Senegal para clasificarse para octavos e igualar el mejor papel del equipo sudamericano en sus cuatro presencias mundialistas (en Alemania-2006). AFP

Ver Más

De Todo Un Poco

Neymar no acompañará a Brasil contra Suiza

Publicado

Por

(HN)

El brasileño Neymar no acompañará a su selección en el 974 Stadium de Doha para el partido contra Suiza.

Neymar se quedará en el hotel recuperándose de la lesión de tobillo que se hizo en el partido contra Serbia, en la primera jornada de este Grupo G.

El que sí acudirá al partido será Danilo, también tocado del tobillo y que no ha podido entrar en la convocatoria contra los suizos. El jugador del Juventus Turín verá el partido desde la grada. EFE

Ver Más
Publicidad

Boletín De Noticias

Recibe las mejores historias directamente a tu correo.



TABLA LIGA NACIONAL

Publicidad
Publicidad